#Sociedad

Permitir que duela

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En Chile, un niño vive en una residencia alrededor de dos años antes de ser adoptado. Dos años sin un papá, una mamá, un hogar.

No hay que ser profesional especializado ni tener un basto conocimiento técnico para comprender, o al menos intuir, que esto no puede estar bien, porque un niñx necesita crecer en una familia.

Nos duele pensar en cómo miles (sí, son miles) de niñxs pasan sus días solos. Nos duele imaginar cómo viven la fiebre, los truenos, las pesadillas, y de qué forma comparten sus logros y sus alegrías. Nos duele pensar que muchos de ellos irán cumpliendo años hasta llegar a los 18, y tendrán que enfrentarse, solos, a una sociedad que no supo protegerlos y que ahora los juzga y les da la espalda.


En resumen, este año fue un gran año. Un año colmado de enseñanzas, esfuerzo, trabajo y mucha intensidad. Pero quizás uno de nuestros mayores aprendizajes tiene que ver con entender la importancia de las comunidades, la humildad, y la pasión.

Desde este dolor compartido nace, hace más de dos años, Apoyo Adopción. Porque esta realidad no solo nos duele, también nos moviliza y estamos dispuestos a hacernos cargo. Es por eso que estamos trabajando para que en menos de 10 años, el tiempo de espera de los niños y niñas antes de ser adoptados se reduzca a un máximo de 12 meses.

Y en este tiempo hemos dado importantes pasos. Este 2017, por ejemplo, llegamos con charlas gratuitas a la Quinta y a la Segunda Región, para familias adoptivas. También comenzamos a formular nuestro primer trabajo de investigación, que tiene como objetivo identificar los nudos claves que inciden en que el proceso de la adopción de un niño demore tanto tiempo.

Asimismo, aumentamos nuestros socios por lo que contamos cada vez con más personas que han querido comprometerse con un aporte mensual y que quizás, sin dimensionar la importancia de su apoyo, han sido pieza fundamental para crecer, trabajar día a día y concretar nuestros objetivos.

Sin embargo, quizás el hito más significativo de este año tiene relación con nuestro avance en incidencia política. Hemos logrado constituir un equipo jurídico que nos apoya con la urgencia e intensidad que necesitamos, y es gracias a esto que en este momento estamos proponiendo agregar una nueva causal a la ley de adopción que nunca antes había sido considerada. Creemos que los recién nacidos que son abandonados en hospitales o en la vía pública, deben ser considerados. Ningún niño ni ninguna niña puede esperar meses o incluso años. Pero nuestra lucha comienza hoy con intentar asegurar que los recién nacidos abandonados se incorporen a una familia (biológica o adoptiva) antes de que cumplan 6 meses de vida. Es un desafío gigante al que llegamos tarde, ya que la reforma a la ley se está discutiendo en el Congreso, lo que complejiza incorporar indicaciones como ésta. Sin embargo, no nos vamos a rendir. Quizás no sea fácil y tengamos muchos factores en contra, pero insistiremos con la porfía de quien está comprometido con cada vena, con cada célula por lo que cree y apasiona.

En resumen, este año fue un gran año. Un año colmado de enseñanzas, esfuerzo, trabajo y mucha intensidad. Pero quizás uno de nuestros mayores aprendizajes tiene que ver con entender la importancia de las comunidades, la humildad, y la pasión. De agruparnos y llegar juntos más lejos. De saber que no sabemos nada y que siempre tendremos algo que aprender, de creer fervientemente que es posible y de no cansarnos hasta lograrlo.

A días de terminar este 2017, y luego de analizar lo vivido, les tenemos una invitación: trabajemos juntos en construir un Chile más justo y más digno para todos, desde lo que cada uno de nosotros es, desde lo que cada uno de nosotros hace. La tarea es gigante y unas pocas cabezas y manos no alcanzan. ¿Cómo hacerlo? Se preguntarán algunos. Empecemos por permitir que duela, por elegir ver. Sólo una vez que nos atrevamos a ser profundamente empáticos, las acciones serán honestas. Sentiremos la necesidad real de hacer algo por el otro. Algo, por mínimo que parezca.
Finalmente, es tiempo de dejar de esperar que el resto construya el Chile que queremos dejarle a nuestros hijos, y nietos y comenzar a construirlo nosotros. Y eso es Apoyo Adopción: un grupo de personas que desde nuestras propias capacidades, voluntades y pasiones, creemos firmemente que podemos realizar los cambios que queremos.

En Chile, un niño vive en una residencia alrededor de dos años antes de ser adoptado. Dos años sin un papá, una mamá, un hogar.

No hay que ser profesional especializado ni tener un basto conocimiento técnico para comprender, o al menos intuir, que esto no puede estar bien, porque un niñx necesita crecer en una familia.

Nos duele pensar en cómo miles (sí, son miles) de niñxs pasan sus días solos. Nos duele imaginar cómo viven la fiebre, los truenos, las pesadillas, y de qué forma comparten sus logros y sus alegrías. Nos duele pensar que muchos de ellos irán cumpliendo años hasta llegar a los 18, y tendrán que enfrentarse, solos, a una sociedad que no supo protegerlos y que ahora los juzga y les da la espalda.

Desde este dolor compartido nace, hace más de dos años, Apoyo Adopción. Porque esta realidad no solo nos duele, también nos moviliza y estamos dispuestos a hacernos cargo. Es por eso que estamos trabajando para que en menos de 10 años, el tiempo de espera de los niños y niñas antes de ser adoptados se reduzca a un máximo de 12 meses.

Y en este tiempo hemos dado importantes pasos. Este 2017, por ejemplo, llegamos con charlas gratuitas a la Quinta y a la Segunda Región, para familias adoptivas. También comenzamos a formular nuestro primer trabajo de investigación, que tiene como objetivo identificar los nudos claves que inciden en que el proceso de la adopción de un niño demore tanto tiempo.

Asimismo, aumentamos nuestros socios por lo que contamos cada vez con más personas que han querido comprometerse con un aporte mensual y que quizás, sin dimensionar la importancia de su apoyo, han sido pieza fundamental para crecer, trabajar día a día y concretar nuestros objetivos.

Sin embargo, quizás el hito más significativo de este año tiene relación con nuestro avance en incidencia política. Hemos logrado constituir un equipo jurídico que nos apoya con la urgencia e intensidad que necesitamos, y es gracias a esto que en este momento estamos proponiendo agregar una nueva causal a la ley de adopción que nunca antes había sido considerada. Creemos que los recién nacidos que son abandonados en hospitales o en la vía pública, deben ser considerados. Ningún niño ni ninguna niña puede esperar meses o incluso años. Pero nuestra lucha comienza hoy con intentar asegurar que los recién nacidos abandonados se incorporen a una familia (biológica o adoptiva) antes de que cumplan 6 meses de vida. Es un desafío gigante al que llegamos tarde, ya que la reforma a la ley se está discutiendo en el Congreso, lo que complejiza incorporar indicaciones como ésta. Sin embargo, no nos vamos a rendir. Quizás no sea fácil y tengamos muchos factores en contra, pero insistiremos con la porfía de quien está comprometido con cada vena, con cada célula por lo que cree y apasiona.

En resumen, este año fue un gran año. Un año colmado de enseñanzas, esfuerzo, trabajo y mucha intensidad. Pero quizás uno de nuestros mayores aprendizajes tiene que ver con entender la importancia de las comunidades, la humildad, y la pasión. De agruparnos y llegar juntos más lejos. De saber que no sabemos nada y que siempre tendremos algo que aprender, de creer fervientemente que es posible y de no cansarnos hasta lograrlo.

A días de terminar este 2017, y luego de analizar lo vivido, les tenemos una invitación: trabajemos juntos en construir un Chile más justo y más digno para todos, desde lo que cada uno de nosotros es, desde lo que cada uno de nosotros hace. La tarea es gigante y unas pocas cabezas y manos no alcanzan. ¿Cómo hacerlo? Se preguntarán algunos. Empecemos por permitir que duela, por elegir ver. Sólo una vez que nos atrevamos a ser profundamente empáticos, las acciones serán honestas. Sentiremos la necesidad real de hacer algo por el otro. Algo, por mínimo que parezca.

Finalmente, es tiempo de dejar de esperar que el resto construya el Chile que queremos dejarle a nuestros hijos, y nietos y comenzar a construirlo nosotros. Y eso es Apoyo Adopción: un grupo de personas que desde nuestras propias capacidades, voluntades y pasiones, creemos firmemente que podemos realizar los cambios que queremos.

TAGS: #Infancia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Eliana Ojeda planteó que ya no se debía recordar solamente la muerte y el dolor de la dictadura, la memoria de los dirigentes debía construirse en base a las conquistas sociales que estos habían alcanza ...
+VER MÁS
#Sociedad

Villa Italia: recordar la muerte, resignificar la vida

Las leyes jamás deberían ser condicionadas por instituciones ajenas a los intereses de las mayorías
+VER MÁS
#Sociedad

Salud pública y religión

Educar para el nunca más desde la educación en derechos humanos, es educar para la democratización política, colectiva y ciudadana. Es educar para la paz, para el desarrollo sostenible de las sociedades ...
+VER MÁS
#Educación

Reflexiones sobre la educación en derechos humanos y el nunca más

Que la llegada de la primavera abra espacios de luz en todos, despertando -como con la naturaleza- las consciencias más elevadas. Más luz implica más sabiduría, plenitud y amor
+VER MÁS
#Ciudadanía

Equinoccio: ¡Que la primavera traiga nueva vida y sabiduría!

Nuevos

Eliana Ojeda planteó que ya no se debía recordar solamente la muerte y el dolor de la dictadura, la memoria de los dirigentes debía construirse en base a las conquistas sociales que estos habían alcanza ...
+VER MÁS
#Sociedad

Villa Italia: recordar la muerte, resignificar la vida

Las leyes jamás deberían ser condicionadas por instituciones ajenas a los intereses de las mayorías
+VER MÁS
#Sociedad

Salud pública y religión

Educar para el nunca más desde la educación en derechos humanos, es educar para la democratización política, colectiva y ciudadana. Es educar para la paz, para el desarrollo sostenible de las sociedades ...
+VER MÁS
#Educación

Reflexiones sobre la educación en derechos humanos y el nunca más

Que la llegada de la primavera abra espacios de luz en todos, despertando -como con la naturaleza- las consciencias más elevadas. Más luz implica más sabiduría, plenitud y amor
+VER MÁS
#Ciudadanía

Equinoccio: ¡Que la primavera traiga nueva vida y sabiduría!

Popular

Es momento oportuno para reflexionar sobre ¿Cómo deberá ser el aprendizaje post-pandemia? En particular de cara a las generaciones de Centennials. Se confronta el pasado y futuro
+VER MÁS
#Educación

El futuro de la Educación

Nadie sabe dónde estás ahora, nadie registró donde marcó tu última coordenada la ensangrentada rosa de tus vientos. Solo tenemos estas fotos
+VER MÁS
#Política

Antonio Aguirre, ´Gonzalo'

El proceso democrático para crear una nueva Constitución estará en serio riesgo, porque al morir los partidos que nacieron de personas que se movilizaron el 18 de octubre, el sistema le niega la particip ...
+VER MÁS
#Política

¿Genocidio político a partidos del Estallido Social?

El camino es largo y escarpado, pero ya se divisa a lo lejos la nueva patria posible, largamente buscada, emergiendo lentamente, atenta a nuestros cuidados
+VER MÁS
#Sociedad

Chile. La nueva Patria posible