#Sociedad

Patria

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Qué hay con los que no la tenemos y de golpe nos vemos expuestos a la fuerza ideológica de esa canción? Es obsceno y torturante. No sé cuantos puedan aquilatar esa posición, pero, ciertamente, es destructiva e inusitadamente cruel.

Probablemente nadie que haya escuchado el tema “Patria” de Rubén Blades ha quedado igual, sin sentir nada. Es sobrecogedor y cualquiera sea el espectro ideológico en el que se ubique el escucha respecto de lo que debe ser, o quiere para su país, se le deben soltar los músculos de todo el cuerpo, secar la garganta y repentinamente llover, aunque sea a chispazos, en sus ojos. Esto es una verdad casi matemática y aplica lo mismo si el que la escucha es Dominique Strauss-Kahn, Pinochet, Margaret Thatcher, Salvador Allende o en ámbitos más pedestres, no lo digo de forma ofensiva sino por nuestra cotidianidad, Alejandro García Padilla, Luis Fortuño o Filiberto Ojeda.

El común denominador de todos ellos, y por añadidura a casi todo el mundo, es que tienen Patria, y la miren como la miren está ahí y se estremecen con su recuerdo.

Pero, ¿qué hay con los que no la tenemos y de golpe nos vemos expuestos a la fuerza ideológica de esa canción? Es obsceno y torturante. No sé cuantos puedan aquilatar esa posición, pero, ciertamente, es destructiva e inusitadamente cruel. Eso me sucedió el día del concierto de Robi Draco Rosa, Rubén Blades y Juan Luis Guerra. Empezaron su concierto con ese tema, hermosamente arreglado para incorporar las tres voces. Desde el punto de vista estético, incluso del ético, quedó perfecta. No sé cuantos éramos. Quizá más de cinco mil almas, como dijo Víctor Jara en su último poema antes que lo asesinaran en el Estadio Chile, y me atrevo a jurar que el único huérfano en esa multitud era yo. Es injusto, pero nadie, allí, tenía la culpa porque nadie sabía de mi orfandad. Además me gustó la sensación de soledad, dolor, pena y escalofrío que recorrió mi cuerpo cuando los escuché.

Lo que pasa es que a diferencia de todos los demás, yo no tenía un referente porque los pocos trazos que me quedan de mi país ya se han vuelto hilachas y sólo son recuerdos que de vez en cuando corren a mi memoria. Esta orfandad no es un sentimiento espontáneo ni las consecuencias, lógicas dirían algunos, de tanto tiempo que he pasado lejos del lugar que nací. Robi, entiendo nació en Nueva York y nadie se atrevería a decirle que no es Boricua.

Hay culpables, sin duda que hay culpables de las sensaciones que castigaron, de nuevo, mi cuerpo y mi inteligencia. Culpables que nunca han pagado, más aún, fueron gratificados hasta materialmente, por hacer eso. Lo complicado de este asunto es que usualmente cuando pierdes un país, si no te han matado, ganas otro por opción y luego por adopción y yo tengo la mía, que no le quepa duda a nadie. He optado, pero esta debe, necesariamente, quedarse en lo anecdótico, en la clandestinidad y trascender los formulismos burocráticos porque si los inicio me asignarán otra Patria que no es mi opción y entonces mi desorientación de pertenencia aumentará hasta enloquecer o, en el mejor de los casos, caminaría por este mundo como esquizofrénico y para eso, prefiero seguir caminando como apátrida con todo el dolor que eso signifique y aunque, ese peso, vaya empujando mis hombros a encorvarse, prefiero ser eternamente indocumentado a tener documentos de una Patria por la cual, cuando escuche a Robi, Rubén y Juan Luis, y disculpen que los tutee, no sienta ningún escalofrío, no se me seque la garganta ni se me apriete el corazón.

Así que ya lo saben, por ahora, sigo caminando solo, sin Patria, pero con la sensibilidad para estremecerme cuando la escucho, lo que es, por lo menos, un síntoma alentador y de esperanza.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
teaver

23 de febrero

Te haces la víctima…tu ideología enfermo tu espíritu y no quieres patria…los como tu son un lastre que dañan la sociedad

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera