#Sociedad

Palos y piedras

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Es hora de volver a hablar del capitalismo como se hace con la ley de gravedad, el movimiento de los astros o la caída de los cuerpos.

La carga ideológica de las discusiones y conceptos empleados en su análisis, las referencias a la política y la ética con que se lo juzga habitualmente, han pasado a constituir derivados que lo contaminan y enturbian, muchas veces gatillando respuestas automáticas que no prestan ninguna utilidad.


El capitalismo ha aprendido en su historia y ha llegado a ponerse fuera de todo riesgo. Se expande y profundiza globalmente, con distintos regímenes, formas estatales e ideologías

Hay temas de sociología y política que requieren un rigor científico distinto. Marx lo dice en su Crítica de la Economía Política: la transformación material de las condiciones de producción económica debe ser constatado con el rigor de las ciencias naturales; de estas transformaciones dependen los cambios en las relaciones de producción y de propiedad. Las superestructuras jurídico – políticas, el Estado y las formas ideológicas cambian en consonancia con estas. Las relaciones de producción pueden transformarse en pesadas trabas al desarrollo de las fuerzas productivas. Cuando ello ocurre se inicia un período de revoluciones.

¿Qué vemos hoy? El capitalismo ha aprendido en su historia y ha llegado a ponerse fuera de todo riesgo. Se expande y profundiza globalmente, con distintos regímenes, formas estatales e ideologías. Se adapta con flexibilidad a las nuevas condiciones, realiza los cambios necesarios manteniendo su esencia, dando curso al desarrollo de las fuerzas productivas de cualquier manera.

Sus problemas no derivan de las carencias y necesidades de las masas bajo su influencia sino de sus excesos y de las vías que abre para cumplir y superar sus rendimientos. Su voracidad en el consumo de recursos y haber convertido la ciencia y la tecnología en el centro neurálgico de sus negocios ponen en riesgo la existencia de la humanidad y de toda forma de vida en la Tierra.

Las sociedades actuales siguen siendo de clases sociales en lucha, con distintos intereses, pero su dialéctica de desarrollo es mucho más compleja. La lucha política requiere considerar y estudiar detalladamente esta compleja dialéctica, atendiendo y combinando de manera oportuna y apropiada los distintos órdenes de problemas y destinando a cada foco los recursos orgánicos, intelectuales y técnicos que requiere.

Lo que dentro de la lucha política se consideró hace una o dos décadas diletantismo ecológico o ambiental, una especie de sofisticada y elitista forma de retirarse de la escena, se ha transformado en problemática medular y en primera línea de cuestiones que reclaman atención urgente.

Aparecen además nuevos problemas. La fuerza del proceso de acumulación y el ciclo de reproducción del capital empieza a licuar sus bases naturales de origen, llevándolo a la creación de un sujeto histórico de creación industrial, siguiendo los pasos de la industria del deseo y cuya anatomía futura es impredecible.

Las nuevas tecnologías cambian en profundidad con naturalidad sorprendente nuestro escenario, el hogar y la familia, los lugares de trabajo, el barrio, la ciudad y todo en la aldea global a la que pertenecemos. El verdadero asalto de empresas gigantes a nuestra intimidad, con la captura y manejo de los datos del ADN de nuestra identidad, es una lucha en extremo difícil, en la que seremos ínfimos enanos si no nos unimos en una estrategia más que inteligente. Sería casi un milagro que escapáramos a su sometimiento, más aún cuando están en los umbrales o ya manejan la mejor tecnología en dos áreas decisivas: inteligencia artificial y computación cuántica.

Pese a los críticos problemas, pareciera al menos que el sistema económico produce lo suficiente y que estamos lejos de la revolución. Sin embargo, estamos frente a una difícil paradoja.

El capitalismo desarrolla las fuerzas productivas a niveles que ya traspasan en diversos puntos los umbrales de riesgo existencial, dentro de los cuales hemos sobrevivido como especie. Se avanza abriendo los sellos de seguridad que han protegido nuestra evolución por millones de años. La estructura del átomo, el genoma humano y la manipulación de la materia a escala nanométrica son ejemplos de ello. Hay varios otros en curso en los laboratorios.

Por otra parte, el modelo de desarrollo capitalista nos lleva a transgredir los límites planetarios que aseguran nuestro espacio seguro de operación. Los estudios del Stockholm Resilience Center, institución científica que definió una metodología para determinar las variables básicas del espacio vital de la humanidad, establecen que en 2015 ya habíamos transgredido 4 de los 9 límites planetarios críticos.

La paradoja salta a la vista: el acelerado desarrollo de las fuerzas productivas bajo las relaciones de producción y de propiedad capitalista arriesga llevarnos a la pérdida catastrófica del capital social acumulado por la humanidad en miles de siglos. Podríamos retroceder a la época de las cavernas o perder partes sustantivas de nuestra civilización, lo que podría ocurrir por guerras, plagas incontrolables, accidentes o terrorismo.

Incluso podría ocurrir de manera silenciosa y sin sobresaltos si simplemente seguimos como vamos. Solo el cambio climático podría destruirnos si no lo controlamos a tiempo. A las pérdidas sociales habría que agregar las enormes pérdidas de capital natural, ecosistemas y especies naturales que guardan la memoria de millones de años de evolución.

Desconozco cuanto sabía Einstein de economía, pero una de sus reflexiones nos ayuda a pensar en las encrucijadas en que está la nuestra cuando declaró: “Yo no sé que armas se usarán en la tercera guerra mundial, pero sí se que en la cuarta se luchará con palos y piedras”. Una sentencia sobre la guerra, pero también de sabia economía.

Cuando Einstein la formuló estábamos frente al primer riesgo existencial de naturaleza antrópica: las armas nucleares, la guerra atómica. Hoy estamos frente a un enjambre de este tipo de riesgos. Me habría gustado preguntarle: ¿Qué nos aconsejaría usted ahora? Creo que nos diría: “piensen como humanidad; es hora ya de pensar como especie”.

TAGS: #CambioClimatico #FuerzaDeTrabajo Capitalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de junio

Desde la 2da mitad del siglo pasado permitimos que las grandes multinacionales crecieran y acumularan tal poder, que hoy superan al de la mayoría de los países. Por esto, sus decisiones pueden cambiar imperios, destruir monedas y empobrecer a millones.

Resultado, actualmente el poder político está subordinado al poder económico, y podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que ya no gobierna la democracia, las riendas del país las lleva el ministro de Hacienda y Economía, quienes a su vez siguen las directrices del BM y del FMI.

Saludos

06 de junio

Viendo la realidad con anteojos marxistas, los aciertos y desaciertos humanos serían hijos malvados del capital y su supuesta metamorfosis camaleónica, pero si vemos el desarrollo asombroso que ha tenido el “homo sapiens” en los últimos 70 años con una mirada menos comprometida, en realidad los créditos van para su propio intelecto, es un triunfador, aun con millones muriendo de hambre y otros millones matándose, siete mil millones y medio de personas vivas es un éxito, y por cierto no se detiene, continúa su proceso civilizatorio, inventando, descubriendo, develando secretos, quizás hacia “the heaven” o “the hell” no lo sabemos, pero no hay que perder la esperanza ni el humanismo, ni siquiera el garbo, ello a pesar de Marx.

Isabel Mayorga

07 de junio

La Transparencia del Mal Baudrillarad me parece algo apropiado para complementar: el temor de mundo que se deleita de las orgías perversas a las que nos hemos voluntariamente sometido. Pero mas allá de Marx, me quedo con Bateson y su cita el hombre es más de lo que piensa. Eso me hace recuperar la esperanza de que tal vez hay un paradigma perdido, en el cual algún día nos podremos embarcar hacia un mar donde las dificultades nos harán volver a lo que realmente importa el sentido de lo humano,

09 de junio

Isabel, seria interesante conocer el significado que le da ese autor, y tu misma, a la frase “el hombre es más de lo que piensa” y la relación con el tema de la publicación que comentas. Es muy hermético tu mensaje. ¿Puedes ser más explícita?

07 de junio

Siento que todo se reduce a la idea de “poder para aplicar la suma de los razonamientos”. Ese detalle nos lleva a la sección “razonamientos”. Esto a “colección y debate de razonamientos”. Esto, a política para razonar en conjunto, desde la vía institucional, o a “herramienta no institucional para razonar” si se hace desde la ciudadanía. En el primer caso, el poder existe y hay que aplicar una metodología interna siguiendo la hebra por donde tenga que pasar. Para el segundo caso, el poder no se tiene y una de las tantas cosas por razonar, tendría que ser fijar metodología par tomar el poder y aplicar lo que se razone. Luego, la pregunta es ¿el Estado y el Gobierno razonarán por nosotros lo que haya que razonar, con el poder que tienen, o los ciudadanos tendrán que tomar el poder político para hacerlo por sí mismos?

La tendencia nos dice que lo primero no ha pasado en amplios sentidos y que lo segundo tampoco, porque la gente aún no llega a la conclusión individual que le muestre la necesidad de razonar colectivamente, de forma paralela al Estado y al Gobierno, y como no ha llegado hasta allí, no se ha creado, ni siquiera de forma pirata, una herramienta de razonamiento colectivo, que sería la máquina por inventar…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Simplemente legislando para que todo el plástico que ingresa a la economía pague una tarifa progresiva y compensatoria por los daños que genera su disposición final
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Solución de mercado para disminuir los plásticos desechables

Nuestro sello identitario se ha teñido de ideas y símbolos ajenos que han penetrado con potencia avasalladora en nuestra cultura.
+VER MÁS
#Sociedad

Chile ¿Una mala película gringa?

Todos sabemos que las resoluciones del ente fiscalizador son vinculantes y es más, obligatorias, para los servicios de la administración del Estado y por ello esperaríamos que el Director de Obras inicie ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcaldesa Evelyn Matthei desobedece a la Contraloría

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Popular

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

El problema sustantivo es que vivimos de referentes y el discurso chistoso del presidente hace daño
+VER MÁS
#Género

El discurso del rey