#Sociedad

Navidad de los Pobres, qué feliz Navidad

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En aquellos tiempos, de piojos y liendres. Cuando las calles aún eran de tierra y la tele aún no se llenaba de amigos zorrones con programas “callampas” que tienen menos contenido que un kinder sorpresa. En el viejo y triste pasaje esperábamos la navidad, como la instancia donde la familia olvidaba las deudas, los problemas y las peleas y nos sentábamos todos a la mesa con alguna ensalada de papas con mayo preparada por la vieja o alguna vecina que invertía todo su dinero y sus esfuerzos en visitarnos con algo para comer.


Y ahora me pregunto, ¿en qué momento las vitrinas se robaron a mis amigos? si en esos años no habían regalos, pero todos creíamos en el viejito pascuero. ¿En qué segundo los pinos se convirtieron en plástico y la celebración se volvió artificial?

Esa semana era todo carnaval, los vecinos sacaban las pocas ampolletas que tenían en sus casas y afuera se pintaban de colores y se pasaban de extremo a extremo sobre el pasaje, la noche brillaba como si fuera otra ciudad. Nada se sabía del pino navideño, salvo uno que otro vecino que iba a cortar una rama y la enterraba en algún tarro con piedras que se forraba con diario (aún recuerdo aquellos aromas). Eran días de fiesta donde todos teníamos espacio, fueron mis primeras juntas comunitarias, donde con alegría se celebraba en la calle y se compartían conversas proletarias, y los viejos contaban historias hasta las tantas de la noche y no faltaba el que sacaba una guitarra, y entre  bailes y risas una voz que cantaba, “navidad de los pobres, qué feliz navidad”.
sssMi abuela se preocupaba de que el mantel estuviera blanco y estaba días hirviéndolo en una olla gigante, mientras la señora Silvia llegaba con frutas y flores. Todo eran buenas intenciones, ilusiones y parabienes para todo el que los quisiera y así se nos iba acercando el 25. 
Todos los ojos brillaban en el pasaje, nuestra alegría no cabía en ningún lugar y como a las siete mi vieja me pescaba del brazo y me llevaba de un tirón a la “alteza” y con un calcetín viejo me sacaba el piñen y todos mis malos pensamientos, me pintaba las zapatillas con renovador y salía advertido de no ensuciarme y con la media pinta y mi “chasquila” taquillera me creía Robert Redford. Afuera me esperaban el “Churringa”, el “Cuasimodo” y uno que otro de la banda. El tiempo se nos hacía eterno, mientras los más viejos se movían de un lado a otro para que el evento no tuviera ningún percance. Y en eso, el “guatón” Ricardo que salía con pelota en mano y todos corriendo tras el trapo, tanta bella vida que no quiero olvidar.

Y ahora me pregunto, ¿en qué momento las vitrinas se robaron a mis amigos? si en esos años no habían regalos, pero todos creíamos en el viejito pascuero. ¿En qué segundo los pinos se convirtieron en plástico y la celebración se volvió artificial? ¿A qué hora todo se nos arrancó de las manos y me alejé de ti? ¿En qué época se nos fueron nuestros chistes y la realidad se nos enredó en la billetera? ¿Cuándo fue que dejamos de divertirnos y pagar nuestros sueños a cuarenta y ocho cuotas en precio contado? ¿A los cuántos meses nos encerramos en nuestras casas para no volver a ver la luz? ¿Cuantas “colas de mono” nos habrán quedado sin tomar en el congelador? ¿En qué año fue que dejamos de celebrar y nos dedicamos a aparentar? ¿Cuándo fue que los regalos se volvieron más importantes que mis abrazos?

TAGS: #Navidad #Nostalgia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Margarita

22 de Diciembre

Que manera de retroceder en mis recuerdos que bellos y mágicos tiempos yo también me pregunto cuando cambio todo. Doy gracias a Dios de ver vivido esos tiempos donde el pesebre y la misa del gallo eran lo importante y la humilde cena en familia y el rico desayuno con chocolate caliente y pan de Pascua bellos recuerdos. Margarita

ANGELITO

23 de Diciembre

PALABRAS QUE SIN DUDA ME LLEVAN A LOS MAS LINDOS RECUERDOS EN QUE MI FAMILIA ESTABA TODA REUNIDA. EN DONDE EL AMOR , EL COMPARTIR ERA LO VALIOSO, LO DEMÁS ERA INVISIBLE.

Sandu

23 de Diciembre

El olorcito a Diciembre, cómo no recordar cuando después de navidad todos salíamos al pasaje a jugar… o esas esperas agotadoras, donde siempre nos quedábamos dormidos, esperando a el viejo pascuero.

Que bonitos recuerdos…

Gisella

23 de Diciembre

Juan! Felicitaciones! Me he vuelto tu “ciber-admiradora” de tus relatos. Me traslado al lugar que tus palabras me lleven. Tienes una magia única para escribir. Me entretengo bastante.
Mucho éxito, que sigas creciendo como el buen escritor que eres.
Que tengas una linda Navidad y un Próspero año nuevo!

Marcela

24 de Diciembre

Cuantos recuerdos vinieron a mi mente!
Muchas veces de lo simple nace lo más noble

28 de Diciembre

Cierto, antes importaba más el compartir, eramos más pobres pero más felices, celebrábamos con los amigos del barrio. Hoy tenemos más cosas, pero las celebramos encerrados en hogares enrejados.

Y todo gracias a un modelo económico que nos adiestro a ser competitivos a ver al otro como rival, no como mi aliado y amigo, hoy no conozco ni a mi vecino..

Si, hoy tenemos más pero somos una sociedad estresada, deprimida y amante del siquiatra.

Saludos y gracias por hacernos revivir recuerdos a quienes tenemos más de 40 años.

30 de Diciembre

Esa pregunta tiene una respuesta: cuando cambió el modelo de sociedad que existía en Chile y fue impuesto por la fuerza en el Golpe Cívico Militar de 1973. Luego, nos dijo que era más importante “tener”, en vez de “ser”.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El toque de queda ha sido una mera referencia. Nadie se movió de las calles incluso cuando se esperaba que aparecieran hordas de uniformados atacando en piquete, se han quedado de pie, esperándoles, no se ...
+VER MÁS
#Sociedad

La dignidad y el miedo

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine