Moon river - El Quinto Poder
#Sociedad

Moon river

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Domingo por la tarde. Litoral Central nublado, otoñal, mejor dicho, casi invernal, a mitad de enero.

Suena en la radio “Moon River”.

Imposible no evocar “Desayuno en Tiffanys”. Imposible no evocar la infancia, la lejana infancia en Valparaíso. Imposible que los ojos no se transformen de pronto, como lo describe Stephen King en una novela: “como dos piedras al fondo de un arroyo”.

Debo tener 10 años, y mi hermano, 12.

Ambos subimos cogidos de la mano de nuestra madre por la serpenteante Av. Baquedano rumbo al Teatro Mauri, en aquellos años que se caminaba y no se tomaba un estrecho y maloliente colectivo (tampoco existían) para un tramo de casi 2 kms. cerro arriba.

A nuestra derecha, la bahía, con barcos zarpando y arribando al puerto, barcos con aspecto de barcos, en una época “pre-containers. Barcos de chimeneas rectas y humeantes, con guturales sirenas, con huinches sobre sus cubiertas que asemejaban afieles con sus brazos extendidos al cielo implorando el perdón del creador.

De vez en cuando me llevo la mano de mi madre a mis labios y la beso: es mi silenciosa forma de decirle “te adoro”.

Comienza la película.

Audrey Hepburn, elegante, preciosa, en la madrugada newyorquina codiciando en las vitrinas de Tiffanys las joyas que alguna vez obtendrá, a como de lugar, las obtendrá.

En fin: dejo la película hasta ahí. Si gustan bájenla, si no, lean a Capote.


La melancolía. Aquel dulce dolorcito de pecho que sentimos después de recordar el olor del ulpo al pasar frente a una tostaduría. O vernos en una foto sobre el caballito de madera del fotógrafo de cajón del Parque Italia a la salida de la matinal del Cine Metro por allá el 62’. O encontrarnos en la Feria de Antigüedades con el Silabario ABC y su tapa con un niño absorto en sus primeras letras.

De lo que quiero escribir es sobre melancolía, esta vieja melancolía que me acompaña desde esos tiempos. Ese “nudito” repentino y sorpresivo que se apodera de la garganta y que después de un largo rato descubrimos su origen, su procedencia que, invariablemente, viene del pasado. A nadie le acosa intespectivamente la melancolía por un suceso de hace dos semanas: eso más bien llámenlo ira, rabia, frustración.

La melancolía. Aquel dulce dolorcito de pecho que sentimos después de recordar el olor del ulpo al pasar frente a una tostaduría. O vernos en una foto sobre el caballito de madera del fotógrafo de cajón del Parque Italia a la salida de la matinal del Cine Metro por allá el 62’. O encontrarnos en la Feria de Antigüedades con el Silabario ABC y su tapa con un niño absorto en sus primeras letras.

Dice Picasso: “la melancolía es a la tristeza lo que la euforia a la alegría”.

Comparto plenamente con el malagueño: placer es placer, de dónde y cómo este venga.

¡Es bueno estar triste¡ ¡Es bueno hundirse en los recuerdos y que las lágrimas broten¡¿Por qué no?

No le crean a los matinales que desde 08:00 a 13:30 le presentan un mundo afectado, inexistente, de bailes insulsos, sonrisas postizas y alegría artificial: ellos ganan dinero por representar esa farsa, esa falsa y obnubiladorafelicidad.

Váyanse a la infancia, a la juventud, ¡o a donde se encuentren con la pena¡

Agradezcan día a día que sus lágrimas llegan por los que mucho amaron, por los buenos momentos y no brotan por haber sido un niño del Sename: ese sí es drama, tragedia eterna e ineludible.

¿Llorar por una tarde de cine de un domingo hace más de medio siglo atrás? Créanme: un lujo, una verdadera suerte.

TAGS: #Melancolía #Nostalgia #relatos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?