#Sociedad

Más encima reclamamos: Mitos inmigrantes.

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


La media de años de estudios de un inmigrante es de 12,6. La media del nacido en Chile es tan solo de 11 años

Mis sobrinos son hijos de un inmigrante. Los adoro porque son chilenos y ecuatorianos al mismo tiempo. Por eso me duele cuando se rechaza la presencia de un inmigrante por el solo hecho de no haber nacido en la misma tierra que uno. Estos hechos, que por ahora son los pocos, se han masificado con la llegada de miles de extranjeros provenientes desde países con un menor éxito económico y político que el caso chileno. Permitiéndonos ver la permanente contraposición que el chileno promedio hace con el que llega a buscar suerte a un país que creen mejor que el suyo. La xenofobia en este país existe y, con esto, comenzó el surgimiento de mitos en torno a los inmigrantes. Así, es necesario resolver algunas dudas sobre el efecto que tiene la inmigración en el desarrollo del país.

En primer lugar, hay que considerar que todas las visas, multas, sanciones o expulsiones que regulan la entrada de personas al país están dictadas por el decreto ley 1.094 de 1975. Sí, está regulada por una ley que formuló un poder ejecutivo sin considerar la opinión y aprobación de un poder legislativo. Asimismo, su lógica centrada en la seguridad del Estado es evidente. A principios de este año, el periodista italiano, Lorenzo Spairani fue expulsado del país por el solo hecho de trabajar para mejorar la organización de los sindicatos. El proyecto donde trabajaba el italiano estaba financiado por la Unión Europea. Pero, en todo caso, la ley lo permite. El Art 15 N°1 del Decreto Ley N°1094 dispone que pueden ser expulsados quienes propaguen o fomenten, o “estén sindicados o tengan reputación” de ser agitadores o activistas de doctrinas que tiendan a destruir o alterar por la violencia, el orden social del país o su sistema de gobierno y, en general, los que ejecuten hechos que las leyes chilenas califiquen de delito contra la seguridad exterior, la soberanía nacional, la seguridad interior o el orden público del país y los que realicen actos contrarios a los intereses de Chile o constituyan un peligro para el Estado. Algo así como Mariana Aylwin para el gobierno de Cuba. Es evidente que la formación y lógica de esta ley dificulta y entorpece los procesos para la llegada y establecimiento de los inmigrantes en el país.

Partamos, ¿Los inmigrantes nos están invadiendo? La respuesta es puede ser que sí o no, depende del punto de vista. Uno de los problemas de nuestra mala ley migratoria es que vuelve completamente inútil el conteo de inmigrantes. No sabemos cuántos hay. Gracias, en gran parte, al excesivo tiempo que se requiere para obtener una residencia definitiva, lo que promueve el doble conteo de personas.  Hasta ahora, el mejor dato es el que nos entrega la encuesta CASEN con 465.319 personas que decían que su madre estaba en otro país al momento de su nacimiento. El 47,4% de esa cifra llegó al país después de 2010. Pero no hay que ser alarmistas. Esta cifra, en la actualidad, corresponde al 2,7% de la población total. Marginal si consideramos la cifra en países como Alemania (14,70%), Estados Unidos (14,53%), Inglaterra (13,12%) o España (12,60%), todos con bastante más población que Chile. Así que no, los inmigrantes no nos están invadiendo. Por ahora.

Pero, ¿Los inmigrantes que llegan a Chile no son de lo mejor de sus países? Esto también es relativo.  Quizás no sean lo mejor de sus países, pero aun así tienen un mejor nivel que nosotros en, por ejemplo, educación. La media de años de estudios de un inmigrante es de 12,6. La media del nacido en Chile es tan solo de 11 años. Asimismo, el 78,6% de la población inmigrante tiene al menos enseñanza media, casi 20% más que los nacidos en Chile (60,5%). ¿La delincuencia? Eso tampoco es precisamente cierto. Dentro de las investigaciones, se enmarca que la recurrente desconfianza hacia el inmigrante se produce debido a la contraposición cultural que la concentración de estos produce Brader, Valentino y Suhay, 2008). No es que eleven los índices de criminalidad, como cree el 49,78% de los chilenos según la encuesta CEP N°79, es que su concentración produce un rechazo en el ciudadano chileno debido a las diferencias culturales. 5.415 inmigrantes detenidos en 2015 que corresponden al 1,1% de la población migrante total. Cifra baja en relación a los 591.335 delitos con imputado conocido que declara haber investigado la Fiscalía en 2015.

La inmigración puede traer efectos positivos sobre las sociedades. Los estudios del Migration Policy Institute (EEUU) demuestran el valor que la inmigración bien regulada puede traer a un país en materia económica y social. La gran mayoría de los países con un elevado estándar de desarrollo humano han tenido oleadas de migración importantes, incluso hasta el día de hoy. Durante el siglo XIX, los países europeos obtuvieron mano de obra, para su incipiente industrialización, de territorios colonizados. Esta puede ayudar a financiar alternativas de seguridad social al incrementar la proporción de trabajadores activos. Asimismo, genera dinamismo, impulsa la competencia y favorece el sector de servicios de las economías (Gómez, 2010). No por nada el 67,3% de los chilenos, creen que los inmigrantes son más trabajadores que los chilenos, según CEP N°79. Frena la caída y, en algunas ocasiones, impulsa el crecimiento poblacional (Albo y Díaz, 2011), entre otros positivos efectos.

Lo peor es la poca motivación que los candidatos a la Presidencia parecen mostrar. Hasta ahora, solo se conocen intenciones de la candidata del Frente Amplio y el de Chile Vamos. Mientras Beatriz Sánchez trata de abogar por un nuevo modelo migratorio que vaya en búsqueda de una lógica de integración, Sebastián Piñera da un vuelco a su discurso, y propone una lógica de exclusión. Discurso ocupado sucesivamente por los sectores más conservadores de Estados Unidos y Europa. Del candidato del oficialismo aún no se sabe nada. Pareciera que, mientras la evidencia muestra que es mejor buscar fórmulas para incluir a los inmigrantes, en Chile aún no existe la voluntad política para tratar el tema. En un año electoral, las diferentes candidaturas a la Presidencia tienen que asumir un papel preponderante. Privilegiando promover regulaciones que aseguren la correcta inclusión social, económica y cultural de los inmigrantes en las esferas de la sociedad chilena, aprovechemos el potencial. No lo justifiquemos la exclusión con los mitos que nos impiden ver su real valor.

 

TAGS: #Migración #Migrantes

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera
+VER MÁS
#Política

No es tiempo de candidaturas presidenciales

 La sencilla idea es que se consideren como primera opción, alternativas tan serias como las otras que se han impuesto en siglos de colonización mental.  Es incorporar esta reflexión como una variable ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Saber y acción local sustentable: Ni pintoresco ni folclórico

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

El sujeto marginal que desconoce o que derechamente no cree en los Derechos Humanos, tampoco tiene ánimos de respetar ni garantizar los ajenos. La vida y la muerte son para él, cuestiones relativas, discu ...
+VER MÁS
#Sociedad

Crimen, castigo y viralización impulsan la catarsis colectiva del pueblo chileno