#Sociedad

Manifiesto del roto

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

 Chile tuvo un origen turbulento. Según los libros de historia en 1536 cientos de pueblos con distintos grados de formación fueron unidos por la llegada de hombres venidos desde muy al norte, conquistando todo lo que tenían a su paso en nombre de un rey extranjero; 5 años más tarde, una expedición lo transformaría todo, pasando de ser vencedores a ser vencidos para luego intentar acuerdos a medias para que pudieran pasar tras la frontera.

Esa fue la limitante para que Chile se constituyera entre Coquimbo y Concepción, dos ciudades que dependían de Santiago, un pueblo que pasó de comer ranas asadas en piso de tierra a levantar fastuosas mansiones a imitación de Europa. Cuando fue amenazada lanzó todo el poderío que concentraba. Con el tiempo, incorporó nuevos territorios, porque a la capital le hacía falta aumentar sus recursos. La hermana del sur, la heroica Concepción, siempre intentó arrebatarle el poder con constantes fracasos. Ninguno resultó: el poder capitalino era mucho.

Conforme ese cambalache problemático y febril del siglo XX avanzó sobre nuestra tierra la amenaza ya no era el poder consolidado de Santiago, sino las masas trabajadoras que se unían en pos de mejorar sus condiciones. ¿Pero, por qué confundir centralismo con problemas de masas? Simple: cuando los sectores dirigentes del país construyeron al Estado para poder consolidar su proyecto, se dieron cuenta de que había muchas personas muriéndose de hambre. El problema les estalló en la cara y, como no supieron qué hacer, aplicaron balas. Miles murieron en Iquique, otros tantos en Santiago, unos pocos en Ranquil.

Y aquí se nos cruza el problema: el discurso centralista tenía que ser el discurso de toda la nación, es decir, todos debemos imitar al centro. Cuando éste y sus vicios no son reproducidos por cualquier medio hay que eliminarlo. Y si no se puede, asimilarlo. Por ello, el invento del “roto”.

Sin embargo, ese roto jamás cambió. Aunque siempre se le define como trabajador y republicano, con un millón de otros adjetivos, esconde un carácter trabajador y un empeño que no se lo quita nadie. Siempre ha intentado llegar a acuerdos con las autoridades porque reconoce en ellas el poder, pero éstas siempre se han negado.

En el corazón de la gente nadie pide ser patrón, aunque siempre ha soñado con ganar algún juego de azar para poder pagarle para que haga lo mismo. Y el común de la gente hoy se pregunta: ¿ustedes creen que los cabros salen a la calle simplemente por alegar? ¿Los obreros del salitre salían porque querían derribar lo establecido? ¿Los mapuche queman camiones por deporte?

Ese roto que siempre es mirado, en menos en realidad no pide mucho. Quiere ponerse en igualdad de condiciones para decir “míreme, tengo dos manos buenas para trabajar, tengo las ganas de hacerlo, yo voy donde usted me mande, pero quiero que me respete porque los dos somos personas. Enséñeme y haré el trabajo que me pida, deme las herramientas y si quiere le construyo una casa gigante, deme apoyo y yo le devolveré un buen trabajo, deme tiempo y crea en mí, porque soy sincero con usted. Pero, por favor, hagamos un trato. Ayúdeme a hacer ese buen trabajo enseñándome con paciencia porque me cuesta entender las cosas a la primera, págueme lo que me corresponde porque me lo merezco sin ser arrogante y simplemente por una razón: trabajo por necesidad. Necesito llevar el pan a la casa y pagar las cuentas y por eso acudí a usted. Pero si estamos juntos rememos para el mismo lado, hagamos las cosas bien. Yo le ayudo y usted me ayuda, usted puede ser jefe y yo empleado, pero los dos podemos tratarnos de buena manera. Mirémonos a los ojos y escuchémonos con atención porque los dos tenemos algo que decir”.

Si nuestras clases dirigentes escuchar lo que ese roto nos dice, otra sería la historia. 

——–

Foto: Rotos y gañanes en la ciudad, 1906 / Memoria Chilena

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

Es importante que la labor del Estado, en este momento apoye y genere condiciones. Es preciso dejar la rigidez del proyecto político y ayudar a mejorar la salud mental de profesores y estudiantes, que por ...
+VER MÁS
#Educación

Generemos un nuevo equilibrio en el ejercicio de la pedagogía