#Sociedad

Los tiempos no han cambiado

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Los tiempos han cambiado – murmuraba

Mientras decía esto miraba el desolado galpón donde otrora se escuchaban cánticos y risas, ahora solamente habían pantallas y los escasos duendes navideños que operaban los terminales se comunicaban con sus micrófonos como si fuera un call center.

Y es que ya las fábricas de juguetes se habían trasladado a China e India, por los costos de mano de obra, ya era muy oneroso tener a duendes en el Polo Norte, con los gastos de alimentación y de hospedaje, no era muy rentable el negocio, y solamente había dejado a los supervisores que tomaban decisiones y monitoreaban el mercado.

Los tiempos han cambiado – ya la voz era más áspera y cada palabra más marcada.


Y es que ya las fábricas de juguetes se habían trasladado a China e India, por los costos de mano de obra, ya era muy oneroso tener a duendes en el Polo Norte, con los gastos de alimentación y de hospedaje, no era muy rentable el negocio, y solamente había dejado a los supervisores que tomaban decisiones y monitoreaban el mercado

Acostumbrado a leer miles de cartas ahora tenía que esforzarse para mirar la pantalla de su computador donde cada segundo se saturaba de mails, y más encima cada cierto tiempo debía llamar a su asesor para que le explicara en qué consistían los regalos que pedían los niños.

  • Un Smartphone con cámara de 41 megapíxeles y 4G
  • Un Ipad y juegos para la playstation 4
  • Un Led, 3D y que sea smart TV

Movió la cabeza, con su mano acercó una pequeña figura de madera que tenía al lado de la pantalla, la acarició y pensó en voz alta:

  • Ya hace 4 años que me dejaron, mis queridos renos, una sociedad protectora de animales me demandó y ahora están lejos, en un refugio, encerrados en una jaula de 4 x 4… Ahora no me queda más que viajar en Jet Privado y contratar los servicios de empresas de encomiendas, courier y encargos, ya que ahora ni chimeneas hay, y todo por las malditas salamandras…

Y es que el mal genio iba en aumento, y todo motivado también por una estricta dieta y por el consiguiente hambre, ya que el sobrepeso le habían dicho “No era algo muy sano y que sirviera de ejemplo para los niños” y su asesor de imagen le tenía un personal trainer y un diseñador para que su nuevo traje rojo y blanco resaltara su ahora más esbelta figura.

  • Los tiempos han cambiado – Dijo una suave voz detrás suyo, y un beso en su mejilla lo aterrizó – Viejo, no pases más rabias, si todo cambia, mírame a mí …

El duende navideño más cercano miró de reojo a la estupenda viejita, que ya se había retocado y ahora lucía con atributos que no pasaban desapercibidos.

  • Sí querida, todo cambio tiene algo positivo – Dijo recorriéndola con sus ojos – Pero… pero mira lo que estos cabros chicos piden ahora, y tengo tres bodegas completas de caballitos de madera, de soldados, de autos a cuerda, de muñecas gorditas, de figuras de trapo…
  • Viejito, si todo es para mejor… ahhh, y no te olvides de mi iPad rosado – Y se esfumó nuevamente por la puerta a la vez que le lanzaba un coqueto beso.

El Viejito Pascuero suspiró y volvió a fijarse en la pantalla, iba a digitar algo cuando descubrió un sobre debajo del teclado, miró hacia todos lados pero los duendes seguían inmersos en sus terminales comunicándose con las fábricas de China e India y pidiendo a producción más tablet, que era lo más solicitado en Navidad.

Era un sobre entre arrugado y sucio, leyó Viejito Pascuero escrito a mano y sonrió, ya que estaba aburrido de leer contacto@viejitopascuero.com

  • Veamos – dijo mientras sacaba la carta y la estiraba, pudo identificar claramente la letra de una niña, se acomodó en su silla y leyó…

“Viejito Pascuero, hola, me llamo Constanza, y preferí escribirte una carta, ya que pude haberte enviado un mail, o entrado a Internet y mandarte por tu página lo que quiero decirte, pero a veces pienso que con tanto digitar olvidamos escribir, a mano, con lápiz, y no quiero que pase eso, porque mis padres hasta para eso se han puesto cómodos, lo que cuesta encontrar un lápiz en la casa, pero computadores, encuentro por todos lados.

Bueno, ¿Cómo me he portado? Más o menos no más, a veces soy pesada y peleadora con mi hermano mayor, pero a veces lo hago para llamar la atención, y bueno, me gusta ser florerito de mesa, pero lo quiero mucho y sé que tengo que demostrarlo, a cada momento, pero se me olvida…

A mi mamá y papá les hago pasar a veces rabias, bueno, trato de que se sientan orgullosos de mí, cuido mucho eso, solamente quiero darles alegrías y no tristezas, pero a veces sin querer me porto mal y se enojan, y bueno, no es que quiera pero pasa, y no me gusta verlos así, pero, bueno, tú me entiendes…

Ahora, lo que quiero para Navidad, no me merezco mucho, mejor te voy a decir lo que no quiero y luego paso a lo que quiero ¿Ya? Mira, no quiero un celular, de esos inteligentes que dicen, porque a veces creo que el celular sigue inteligente pero el que lo usa no, y es que a veces todos están pegados a ese aparato y no conversan, están uno al lado del otro y no se pescan, entonces, ¿dónde está lo inteligente, si nos olvidamos del que está al lado nuestro? Ahh, tampoco quiero una tablet, si viene con libros quizás, pero no quiero que mis padres para tenerme ocupada me pasen todo el día ese aparato, si me lo pasan para aprender bien, a veces para jugar no hay problema, pero prefiero aprender, y si es con ellos mejor, me encanta cuando entre todos hacemos cosas entretenidas…

¿Qué quiero? Ahhh, Viejito, no sabes lo que me pone contenta al darme un regalo, sonrío, me emociono, pero sabes, lo que yo pido es algo muy simple, o muy difícil, pido… atención, cariño, preocupación, cosas como que mis papás no dejen de ir a las reuniones de mi colegio, a veces los escucho y conversan y dicen que de ciertas compañeras nunca van los padres, ¿Será porque están muy ocupados o no les interesa? Mis papás pasan muy ocupados, pero igual van, ahora, si no fueran me dolería, porque eso significaría que no les intereso ¿cierto? Ahhh, y que no dejen de hacer las tareas conmigo, ellos son grandes y saben más, bueno, a veces se equivocan, pero nos reímos y la pasamos bien, y te pido por favor que los niños y los padres respeten a los profesores, ellos no tiene la culpa de los rebeldes que a veces somos los niños o de los atrevidos que son algunos padres, que no entienden que ellos hacen tanto por nosotros y que nosotros a veces no hacemos nada por ellos.

Y por último… te pido que mis papás me quieran mucho, mucho, mucho, y a mi hermano también. Yo los amo ¿sabes?

Eso, Viejito, no quiero aburrirte, aparte que mi letra es bien malita, pero sigo aprendiendo, es la idea ¿cierto?

Y bueno, si te sobra por allí un celular, me lo regalas, pero lo usaré apenas y no andaré como zombie pegado a él.

Ya, es tarde y me tengo que dormir, mañana a estudiar, ya me dio sueño, cuídate mucho, y gracias a ti, por todo, y por hacerme soñar.”

El Viejito Pascuero dobló cuidadosamente la carta y la guardó nuevamente en el sobre, miró a sus duendes trabajar para llenar de sonrisas los rostros de los niños, pensó en el amor incondicional de su señora, recordó los viajes aventureros con los renos, rescató la esencia de la Navidad y el sentido, a veces muy comercial, de entregar un obsequio, pero cuya finalidad es entregar alegría y felicidad con algo material, pero que se traduce en abrazos, llantos de alegría, recuerdos, reconciliaciones, deseos de paz y amor. Pensó en todo eso, en un segundo, y observó detenidamente la carta que mantenía entre sus manos murmurando:

  • No, los tiempos no han cambiado

Y sonrió, y volvió nuevamente a fijar sus ojos en la pantalla del computador, que recibía incansablemente miles de sueños y deseos.

TAGS: #Navidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos