#Sociedad

¿Los smartphones nos hacen más tontos?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Chile lidera la penetración de internet en Latinoamérica, donde los smartphones son una de las principales fuentes de acceso. Según los datos de la Subtel, el 80% de los accesos a Internet son móviles. De estos, más del 90% son a través de los smartphones.

Estas cifras no sorprenden tanto cuando uno se pasea por las calles o se sube al transporte público, y constata que la probabilidad de no ver a más de alguien metido en su smartphone, es básicamente nula. 


No es mi intención ser alarmista (tengo dos smartphones, con la potencialidad de volverme doblemente tonto), pero sí creo que hay que tener ojo.

Lo mismo pasa cuando uno sale a comer y se vuelve todo un reto que ninguno de los comensales mire su smartphone, hasta el punto de que existen restaurantes con “guarderías” para teléfonos, en una suerte de “coerción” para evitar que suceda, (según datos de Apple, el dueño de un iPhone lo opera, en promedio, 80 veces al día).

Pero este comportamiento, ¿tiene efectos en nuestro desarrollo social, emocional e intelectual? Sin duda que sí, aunque todavía no se pueda dimensionar en qué medida, pues es un hecho “nuevo”, luego, difícil de contrastar con datos científicos y variables sociales.

Sin embargo, ya existen algunos indicios. Un artículo de Nicholas Carr, autor de “¿Google nos está volviendo estúpidos?”, publicado en el Wall Street Journal, muestra un estudio de la Universidad de Texas que ya lleva bastante tiempo trabajando en cómo los smartphones pueden afectar nuestra forma de pensar.

El profesor Adrian Ward, de esta universidad, se inclina a creer que el sólo hecho de escuchar un timbre desde nuestro smartphone, por ejemplo, como el de una conocida aplicación de mensajería instantánea, ya genera serios problemas para concentrarse, más aún si uno está lidiando con un asunto de mayor complejidad, pues, al dividir la atención, se obstruye el razonamiento. Si uno está expuesto a escuchar la campanita todos los días, a lo largo de todo el día, bueno, mucho tiempo para concentrarse no queda.

El asunto se diferencia de otras fuentes de distracción, dado que el smartphone no es equivalente a ninguna: el apego a este aparato es constante. Ward tiene la impresión de que, efectivamente, la mera presencia de nuestro smartphone (sin que suene ni vibre ni nada), tenía la posibilidad de disminuir nuestra inteligencia.

Junto a otros investigadores, midieron a 520 universitarios en su capacidad para resolver un problema y para concentrarse en una tarea. La única variable fue, simplemente, el lugar donde cada uno de ellos dejaba su teléfono: un grupo lo tenía que dejar arriba de su escritorio, otro en su bolsillo y otro en una sala distinta.

Los resultados confirmaron las sospechas de Ward: a mayor proximidad con el aparato, disminuía la capacidad intelectual, teniendo los mejores resultados los que dejaron su teléfono en otra sala y, los peores, los que lo dejaron encima de su escritorio.

En cuanto a la forma como nos relacionamos, en un fundamento humanista, otro estudio, realizado en el Reino Unido, tomó a 142 personas para que dialogaran por 10 minutos. La mitad lo hizo con su teléfono presente, y la otra sin el aparato.

Al medir la “afinidad, confianza y empatía”, se obtuvo que la mera presencia de los smartphones inhibía el desarrollo de la cercanía y confianza interpersonal, además de disminuir el grado en que las personas sentían empatía y comprensión mutua. (Journal of Social and Personal Relationships, 2013).

En el libro de Manfred Spitzer (Demencia Digital, 2013), bajo la idea de que nuestro cerebro funciona de manera similar a un músculo (si se usa se desarrolla, si no, se atrofia), argumenta que, dado que los computadores en general “nos facilitan la vida”, al mismo tiempo nos quitan trabajo mental, disminuyendo la calidad y profundidad del aprendizaje, pues nuestra capacidad de rendimiento mental depende el esfuerzo mental al que nos sometamos.

En el libro, Spitzer también sostiene que la utilización de computadoras a edades muy tempranas puede motivar trastornos graves de atención.

Su exposición a una edad preescolar, trastornos de la lectura. Y ya en edad escolar, puede generar aislamiento social. Bueno, no por nada hasta Bill Gates les puso estrictas restricciones a sus hijos en el uso de las tecnologías y no les regaló un teléfono celular sino hasta que cumplieron 14 años, pese a que ellos insistían en que “todos sus amigos tenían un celular, menos ellos”.

De hecho, según un estudio de Influence Central (2016), en Estados Unidos, la edad promedio en que un niño recibe su primer teléfono es la de 10 años.

Steve Jobs tampoco se quedaba atrás y mientras los consumidores compraban y compraban I-Pads, sus hijos nunca habían usado uno, pues él también le limitaba el acceso a la tecnología. Ninguno de estos gigantes tecnológicos permitía el uso de aparatos durante las comidas.

Cuando la Internet se empezó a masificar y el acceso a la información con ella, se pensó que la web nos volvería más inteligentes. Ahora sabemos que no es tan simple, no es automático. Incluso sabemos que no necesariamente nos volverá más agudos, incluso tiene la potencialidad de ocasionar la reacción inversa.

Para Nicholas Carr, nuestros teléfonos han logrado que sea tan fácil reunir información, que es probable que nuestros cerebros le transfieran a esta tecnología su capacidad de recordar. Como es tan fácil acceder a la información, nuestro cerebro no se molesta en recordarla.

Hemos visto una serie de ejemplos, estudios y tendencias que, creo, muestran los peligros que existen en el uso de los smartphones, dadas sus características únicas: tienen el poder de suplantar nuestras funciones cerebrales, como nuestra memoria o habilidad para relacionar ideas, que es uno de los fundamentos definitorios de la inteligencia.

No es mi intención ser alarmista (tengo dos smartphones, con la potencialidad de volverme doblemente tonto), pero sí creo que hay que tener ojo.

Mal que mal, lo que nos define como seres humanos deriva de nuestros cerebros y la forma como nos relacionamos con otras personas. Y los smartphones ciertamente pueden debilitar esos dos pilares sin que nos demos ni cuenta.

TAGS: #Smartphones #Tecnologías

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

24 de octubre

Interesantisimo articulo. Si, bajo nuestra formación somos una sociedad que se atrofia. Algo personal me paso el domingo: fuí a una reunión de amantes de un modelo de moto, todos super bulliciosos en el wasap y Facebook, yo esperaba que los chiquillos (casi todos menos de 35) al juntarse serian un delirio de jolgorio, amistad, propuestas de carretes, etc.. pero no, al juntarse fisicamente sólo hablabande cuestiones técnicas, una sensación como fria, pasandose datos y como compitiendo unos con otros con los accesorios de cada moto, ¿que onda? ¿que pasa? Era la oportunidad de juntarse y compartir entre personas aprovechando algo en camun, “hechar la talla” pero ¿que paso? despues cada uno pa la casa, o sea: ¿les importa mas la moto?. ¿Que clase de sociedad hemos hecho?.

Y quedé pensando. ¿que tanto te puede servir la inteligencia, cultura, educación, hasta la amistad ¿para que si no las necesitas? Lo importante es enfocarse a mantener la neurona que te permite vivir, no necesitas mas. Si, somos como robots, pero ¿que tanto?. ¿Cuanto hubiesen soñado nuestros antepasados, que tuvieron tan poco y con tanto trabajo tan duro, de llegar a esto?.

Saludos

Pego un video que es demasiado largo para verlo entero pero algo toca esta idea unos minutos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Todos sabemos que las resoluciones del ente fiscalizador son vinculantes y es más, obligatorias, para los servicios de la administración del Estado y por ello esperaríamos que el Director de Obras inicie ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcaldesa Evelyn Matthei desobedece a la Contraloría