#Sociedad

Lo viejo y lo nuevo de la pobreza redescubierta en la CASEN 2009

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Luego de una larga tendencia de disminución de los chilenos pobres e indigentes , esta situación se revirtió los últimos dos años. Los primeros  llegaron al 15.1% de la población total y los segundos, a un 3.7. Con ello se totalizan 2.5 millones de pobres y 634 mil indigentes. El peso porcentual de estos grupos dentro del total de la población, aumentó sobre un 10%. Eran el 2006 un 13.7% y un 3.2%, respectivamente.

Este cambio ocurre después de una constante mejoría en los indicadores de pobreza e indigencia desde 1990, que permitió volver a situaciones perdidas luego del momento más duro de la economía chilena tras la depresión de los años 30: la crisis del año 1982. A fines de los 80 aún bajo el efecto del mejoramiento en curso, los pobres eran alrededor del 40% y en 1990 eran un 38.7% y los indigentes eran un 13.0%. 

Desde los 90, empezaron a caer notoriamente los índices de pobreza e indigencia. Los pobres descendieron al 23.2%, al 20.2%  y al 13.7% en los años 1996, 2000 y el 2006, respectivamente. Para las mismas fechas, ese descenso para la indigencia fue al 5.7, 5.6 y 3.2. Los pilares de esa disminución fueron el mayor empleo, que permitió aumentar el número de ocupados por hogar; el desarrollo de algunas políticas sociales; el mejoramiento moderado del salario medio; y el mejoramiento relativo del salario medio. 

Así, la década de los 90 permitió un balance satisfactorio por parte de las autoridades oficiales. Ello prosiguió en la década del 2000, pese a la crisis asiática y a que las tasas de desempleo subieron notoriamente a partir de esos años. El impacto de algunos programas sociales focalizados, la tendencia a la baja importante del precio de los alimentos y el vestuario -que venía desde la segunda mitad de los 90- contribuyeron a ello. 
 
Algunos límites al optimismo del avance en la superación de la pobreza
 
Sin embargo, aquel balance presentaba fenómenos complicados que limitaban una visión tan optimista de los datos. Por un lado, se comienza a hacer visible un núcleo de personas en situación de pobreza llamada “dura” respecto de la cual los chorreos del crecimiento y las políticas sociales, no alcanzaban. Por otro lado, se observa que una gran cantidad de “no pobres” estaba apenas sobre la línea de pobreza y era vulnerable a cualquier situación precaria. Es decir, “la salida” de la pobreza no era una conquista irreversible.
 
A lo anterior debe agregarse que a fines de la década, las tasas de desempleo comenzaron a subir y que cada punto de crecimiento del producto llevaba asociado menos impacto en el empleo.
 
Por último, el avance en esta superación de la pobreza empezó a mostrar los límites de estar demasiado basada en el puro crecimiento, sin una redistribución importante del ingreso. La política social solo evitó que esa distribución empeorara en los 90 y comienzos de los 2000.
 
Más allá de que los niveles de desempleo son más altos que en los años 90, hay notorias diferencias entre grupos. La tasa de desempleo de los indigentes en la última Casen alcanza el 51%, la de los pobres un 31% y un 7.9% del resto de lo trabajadores (no pobres). Así como el aumento del empleo fue clave en la salida de la pobreza oficialmente definida en los 90, la dificultad del empleo aumenta los pobres de los últimos años. 
 
Es llamativo, también, que ello está asociado a un aumento relativamente mayor de la pobreza urbana a partir del 2006. El 2009 se consolida un fenómeno: el porcentaje de pobres urbanos en relación con la población urbana es mayor que el porcentaje de pobres rurales en relación con el total de la población rural. Esto nos hablaría de un creciente número de desempleados urbanos que se han hecho pobres en el último tiempo y del probable el empeoramiento de los ingresos de algunos trabajadores cercanos a la línea de pobreza. 
 
También aparece importante considerar una alta pobreza concentrada en el centro sur del país, entre la región del Maule y Los Ríos (entre un 20 y un 27%). Llama la atención, en este sentido, que índices de pobreza altos estén en regiones dedicadas a la exportación (Araucanía y el Sur. forestales y salmones), sin que se generen efectos socio-económicos sólidos en el entorno. 
 
Por último, es muy importante destacar que de acuerdo a la encuesta, la importancia de la pobreza es mucho mayor entre los menores y los jóvenes. Así, uno de cada cuatro niños de menos de 3 años es pobre; y un poco menos de 1 de cada cuatro niños de menos de 17 años, es pobre.
 
Debemos considerar  la existencia de una gran cantidad de población vulnerable expuesta a cualquier evento negativo en relación con el empleo, salud, situaciones familiares o situación macroeconómica general y que pierde su condición de “no pobre”.  En ese marco podemos inscribir el efecto de la crisis mundial, que significó a partir del 2009 un aumento del desempleo y un aumento de los inactivos falsos (aquellos que dejan de buscar trabajo por las bajas posibilidades de encontrarlo). Con el fondo de ese problema conviene investigar en términos de su impacto en el empleo, el rol de China. Si bien ésta ha actuado como locomotora del mundo dado su crecimiento en los últimos años,  junto a la creación de empleos que genera en otros países (por su demanda) también destruye muchos empleos (en lo que Chile no es una excepción) a través de sus exportaciones voluminosamente mayores que sus importaciones. 
 
Por otro lado, los alimentos (como el vestuario), que habían tenido una importancia baja de precios desde fines de los años 90, se encarecieron violentamente entre el 2006-2007, fenómeno que aumentó la pobreza en todo el mundo. En parte, esto se explica por el uso de algunos productos agrícolas para la producción de combustibles (los agro-combustibles) y la mayor demanda China. Podemos también agregar el acentuamiento de la mala distribución funcional del ingreso, en desmedro de los asalariados los últimos años (estudio del Grupo Nueva Economía, Universidad academia de Humanismo Cristiano). Sumemos, finalmente, lo dicho sobre las limitaciones del modelo primario-exportador en la generación de buenos empleos netos en los lugares donde se dinamiza, como es el caso de las regiones del Maule hasta Los Ríos. 
 
Dos desafíos futuros
 
Desde el punto de vista de la comprensión de la pobreza, se necesita de las llamadas Encuestas-Panel que permiten seguir trayectorias de personas/familias especificas para saber qué factores concretos explican los mejoramientos o empeoramientos en términos de ingresos, trabajos y nivel de vida. 
 
Desde el punto de vista ético-político es necesario redefinir la pobreza. Ésta se ha mantenido estática por más de dos decenios. Llevar a ingresos una definición sustantiva de lo qué es lo básico. De integrar nuevas las necesidades básicas de comunicación, de recreación y otras, provenientes de la propia complejidad de la sociedad, el porcentaje de pobres hubiese aumentado, al margen de la última medición realizada. Se debe superar una definición sólo como el valor de dos canastas básicas de alimentos. Allí reaparecería un país que a veces es velado con el brillo de algunas baratijas.
 
——————————————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

El diálogo como instrumento de relaciones políticas no debe centrarse en las necesidades sino en los derechos, tal como ya se ha consensuado por la comunidad política internacional.
+VER MÁS
#Política

El debate sobre el derecho a la tierra

Para vivir una humanidad basada en el respeto, la solidaridad, el compromiso, la responsabilidad, es necesario tener internalizados de manera absolutamente conscientes sus respectivos conceptos.
+VER MÁS
#Sociedad

Conceptos para vivir

Todo se ha emocionalizado, como si la búsqueda de justicia amparada en la idea de un nosotros tribalizado y auto referenciado, fuera más importante, que lo que nos pasa a todos
+VER MÁS
#Política

Honor, sentimiento y política

Se debe realizar un cambio de fondo en la reglamentación de quienes administran la parte jurídica en las FFAA que, además, debe ser gente preparada y con el perfil profesional a la altura del cargo, a es ...
+VER MÁS
#Política

Crisis en las Fuerzas Armadas y en la credibilidad