#Sociedad

Lavado de dinero

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Toda vez que tranzamos el respeto a la dignidad y vendemos el alma al diablo aceptando –por debilidad habitualmente– realizar esfuerzos para propósitos donde la lealtad al todo está comprometida, a cambio de un dinero, ese dinero nos convierte y nos hace cómplices de una violación a derechos y deberes humanos.

Pretendiendo que nuestro Estado de Derecho efectivamente garantiza la dignidad esencial de los seres humanos, y que los responsables -los mandatados para gobernar desde los distintos poderes que tienen influencia sobre el acontecer del colectivo- tienen la jerarquía para realizar en ese orden sutil del contacto con lo real, en ese mundo, el dinero debería representar un símbolo, una herramienta para facilitar la fluida transacción de energía entre los distintos, para facilitar la coordinación, sincronización, funcionalización de la integración entre todos, para alcanzar el bien común, que en este mundo pretendido sería reconocido como único anhelo válido, legítimo, justo, inteligente y verdadero.

Si el dinero se usa, como ahora se hace, representando el sometimiento, la pasividad, la ignorancia, reflejando pervertidos patrones de relación donde se soslaya la presencia de la energía espiritual, degradando la condición de quienes sostienen ese orden de relaciones, ese dinero, que brota impregnado de oscuridad, no es combustible para el trabajo espiritual –el trabajo del ser humano. Si se claudica no obstante, y aceptamos integrarlo, eso sería lavar dinero.

¿Quién considera estar efectivamente ofreciendo trabajos para seres espirituales viviendo en materia?

¿Cuándo pago, a quién le pago? ¿Estoy comprendiendo acaso que estoy contribuyendo para que otro espíritu hermano –por ser partes del mismo todo, hijos de Dios– alcance su realización, como también yo?

La degradación del manejo del dinero, que los seres humanos aceptamos hoy en nuestros intercambios, conlleva enormes costos espirituales, la dignidad se desgasta.

Toda vez que tranzamos el respeto a la dignidad y vendemos el alma al diablo aceptando –por debilidad habitualmente– realizar esfuerzos para propósitos donde la lealtad al todo está comprometida, a cambio de un dinero, ese dinero nos convierte y nos hace cómplices de una violación a derechos y deberes humanos, refleja ignorancia, representa energía cargada con vibraciones más groseras que aquellas sutiles donde el espíritu debe habitar y funcionar.

La vida del que se somete y se esclaviza se oscurece. El miedo a  la libertad incierta nos lleva a querer asegurar, a inventar un delirio (el árbol de la ciencia del bien y el mal), que se inicia en una construcción teórica de lo que podría ser apropiado e incluso inteligente, pero que por la naturaleza de la concepción virtual, enajena.  Ego versus realidad.

Este otro dinero depurado –el mismo objeto pero cargado de otra energía– que brota desde el corazón en conciencia del espíritu, efectivamente nutre la intención trascendente.

No son pocos los que desde su actual situación evolutiva ofrecen sus sacrificios para poner energía en procesos trascendentes: reciben dineros contaminados, los depuran en el ejercicio y los tornan disponible en las condiciones adecuadas. Y nos referimos a algo distinto a caridad, que sería pasarle dinero cargado a otro.

Insistir en que depurar el dinero es tomarlo de relaciones enajenadas e instalándolo en una dinámica integrada donde el nosotros es la realidad que nos ordena.

Supuestamente los dinero más éticos, más protegidos, más puros, que son de todos, serían los que administra el Estado. Sin embargo, la administración de ese dinero aún la conducen personas sin conciencia suficiente, por de pronto, para comprender la sutileza.
Insinuaciones se hacen más recurrentes, pasando de hablar de ecología a vivir la ecología, ecología espiritualizada.

Otro plano de realidad integrándose paulatinamente, va y viene hacia la superficie y toca lo más aparente, sin embargo, el proceso está madurando alcanzado núcleos más consistentes. Seres humanos que expresan  consecuencia en su vida espiritual –un poco más, de acuerdo a sus méritos– se integran y dan la cara. Otros concuerdan plenamente con la existencia de garantías para el ejercicio de libertades individuales. El espectro es amplio para la diversidad, mientras la sintonía que nos aúna se profundiza.

* Entrada escrita por el Dr. Milton Flores Gatica

(Mandala y Foto: Nelson Palma @nepal_21)

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Las PeSD (personas en situación de discapacidad) hemos sido históricamente oprimidos por la sociedad capitalista, que consagra a la productividad y eficiencia como principios fundamentales de valoración ...
+VER MÁS
#Sociedad

Día Internacional de la Discapacidad, nada que celebrar

El reconocimiento de una subjetivación jurídica de la Naturaleza también se choca con la experiencia de la propiedad privada como regla que gobierna las relaciones entre humanos y elementos naturales
+VER MÁS
#Política

La Naturaleza como ´alguien`, no como ´algo`

No pierda de vista que los que la quieren fuera de la Defensoría de la Niñez son los mismos hipócritas que instalaron ese modelo social y económico que se fundó desde el atropello más brutal de los DDHH
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a la Defensora de la Niñez

La Nueva Constitución que emerja del Nuevo Chile, y que redunde en una nueva República, deberá proyectar una comprensión de sí mismo abierta al mundo, consciente de sus potencialidades, anclada siempre ...
+VER MÁS
#Internacional

¿Cooperación o Hegemonía?: La Geopolítica de Chile v/s la de China

Nuevos

Las PeSD (personas en situación de discapacidad) hemos sido históricamente oprimidos por la sociedad capitalista, que consagra a la productividad y eficiencia como principios fundamentales de valoración ...
+VER MÁS
#Sociedad

Día Internacional de la Discapacidad, nada que celebrar

El reconocimiento de una subjetivación jurídica de la Naturaleza también se choca con la experiencia de la propiedad privada como regla que gobierna las relaciones entre humanos y elementos naturales
+VER MÁS
#Política

La Naturaleza como ´alguien`, no como ´algo`

No pierda de vista que los que la quieren fuera de la Defensoría de la Niñez son los mismos hipócritas que instalaron ese modelo social y económico que se fundó desde el atropello más brutal de los DDHH
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a la Defensora de la Niñez

La Nueva Constitución que emerja del Nuevo Chile, y que redunde en una nueva República, deberá proyectar una comprensión de sí mismo abierta al mundo, consciente de sus potencialidades, anclada siempre ...
+VER MÁS
#Internacional

¿Cooperación o Hegemonía?: La Geopolítica de Chile v/s la de China

Popular

Por más que se crea que hay algo revolucionario tras la figura en cuestión y las palabras que salen de la boca, lo cierto es que es la revolución de la farándula, ésa en la que todo era conflicto sin q ...
+VER MÁS
#Política

La Abuela y sus ´nietitos`; no ciudadanos adultos, ´nietitos`

No promuevo la idea de que todo el mundo decida morir, pero sí creo que el tema debe ser debatible, y la medicina y parlamentarios deben abrirse a legislar según parámetros que fije la medicina
+VER MÁS
#Salud

Eutanasia en el 2020, una discusión pendiente en Chile

El nuevo Hospital Zona Norte no tendrá un adecuado nivel de acceso para el 72% de la población a la que debe atender, obligando a las autoridades a implementar medidas paliativas permanentes para brindar ...
+VER MÁS
#Ciudad

Grueso error de Mañalich al decidir la ubicación del hospital Zona Norte

La Ley y los criterios no son iguales para todos, hay perdonazos a grandes empresarios, pero, el ciudadano común nunca recibe uno. Estos hechos causan que sectores minoritarios de la sociedad obtengan impo ...
+VER MÁS
#Sociedad

El actuar irreflexivo del gobierno estimula a los violentistas