#Sociedad

Las cárceles y las personas

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las paredes de las cárceles están hechas para ser contempladas durante todo lo que dure cada condena, pero nada más que eso. La cárcel es solo el “castigo” por el delito, pero es profundamente hipócrita esperar algo más de ella si, realmente, nadie cree en ella como proceso esperanzador.

Siempre hay algo que se puede mejorar a nuestro alrededor.

El sistema carcelario en Chile es una rutina automática que hace absurdo confiar en la rehabilitación, reinserción y concientización. De hecho, es un juego que dejó de lado los conceptos más esperanzadores del discurso para convertirse en algo que simplemente ocurre sin que nadie vea algo más ahí.

Pocos son los que todavía piensan que, cada vez que un joven cae preso, se sumerge en la privación de libertad para meditar acerca de sus actos, arrepentirse, trazar un plan para su futuro y volver a la sociedad que dejó con una mentalidad distinta.

¿De qué sirve un puñado de instalaciones que privarán de libertad a los infractores de ley para así hacerlos entrar en razón y devolverlos al “mundo real” como ciudadanos conscientes de lo que han hecho y que esperan superarse en esta segunda oportunidad si, en realidad, nadie cree en ello?

Las paredes de las cárceles están hechas para ser contempladas durante todo lo que dure cada condena, pero nada más que eso. La cárcel es solo el “castigo” por el delito, pero es profundamente hipócrita esperar algo más de ella si, realmente, nadie cree en ella como proceso esperanzador.

Lo mismo pasa con las personas, y es ese el problema principal de la no superación de la delincuencia. No se puede aspirar a que las personas crean en sí mismas si nadie más cree en ellas, y no se puede esperar que estas mismas personas quieran estar a la par de ciertos estándares de conducta si la mayoría cree que no irán más que cuesta abajo.

Hablar de “delincuentes” no es lo mismo que hablar de personas. El uso de esta palabra generalmente se hace mirando hacia abajo, como si un acto fuese capaz de remover hasta la última gota de dignidad de una persona, siendo que es imposible que alguien pierda su dignidad, por más actos indignos que cometa.

La delincuencia es problema de todos, no solo en sus efectos, sino que también en sus inicios, causas y detonantes, y es en estos puntos en los que merece nuestra máxima atención si realmente queremos superarla.

Superar la delincuencia, eliminar la delincuencia, pero no eliminar personas.

Conceptos como “mano dura”, “cero tolerancia” y “eliminación” se vuelven cada vez más repetidos y escuchados en los discursos personales. Lo que realmente debemos hacer es eliminar la barrera que nos impide recordar que somos todos personas, no tolerar los prejuicios  que se interponen en nuestro camino y aplicarnos mano dura a nosotros mismos, hasta que entendamos que, si queremos ayudar, debemos ablandar la sección de nuestro cerebro que parece haberse deshumanizado de tanta mala costumbre que anda dando vuelta.

Eso es algo que podemos mejorar a nuestro alrededor y que no mejorará si es que no nos empezamos a considerar parte del rededor.

—-

Foto: Gustavo Miranda / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
INGRID VELOSO

24 de Octubre

SOY DE LA PASTORAL DE CARCEL DE VALPARAISO Y ADORO IR A VER A ESAS PERSONAS,ENTREGARLES LA PALABRA ,RESPETO ,CONOCIMIENTO DE NUESTRA IGLESIA Y SE QUE MUCHOS DE AHI SE CATALOGAN COMO ES AFUERA …..MI MAYOR IMPRESION FUE LA PRIMERA VEZ QUE ESCUCHE A UN JOVEN DECIR…” YO SOY MALO “….SE ME PARTE EL CORAZON AL VER LA REALIDAD DE ESE LUGAR Y DE LOS QUE COMPARTEN TODO DE ELLOS MISMOS,PERO DEBO DECIR QUE NOS RECIBEN CONTENTOS,PARTICIPAN Y LEEN MUCHO Y QUIEREN UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD,NOSOTROS PODEMOS AYUDAR A ESO CON LA AYUDA DE TODOS LOS QUE COMPARTEN ,GRACIAS

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador