#Sociedad

Las alarmantes cifras de los niños migrantes

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Es un hecho que la uniformidad nos limita social y mentalmente. Hoy tenemos en frente una oportunidad histórica de ampliar nuestro conocimiento aceptando incluir, pero incluir de verdad, tolerar de verdad, acoger de verdad y bajar nuestras fronteras a los migrantes según el plan Bachelet 2014-2017, lo que nos obliga a domar también nuestra fobia a lo desconocido, a lo diferente. 


Lo que vivimos en la actualidad es una oportunidad para los chilenos de mezclar culturas, para aprender, para prepararnos desde nuestra infancia a un mundo sin fronteras.

Recibir extranjeros sin un plan concreto ni políticas de Estado ha sido un terrible riesgo, pero mucho más arriesgado será barajar esto sin educar a los niños que vienen a quedarse en esta ola migratoria.

Mas que mantener la discusión sobre educación superior gratuita, estamos en el momento de aplicar algunos planes en la política educacional que incluyan a los niños hijos de migrantes para no comprarnos esa generación perdida futura. No podemos mantener las cifras mundiales de migración infantil (50 millones según Unicef) en un solo 50% de niños migrantes acogiéndose a la educación, cifra que baja más aun en la educación superior, llegando al 25%, por lo que como país debemos asegurar a este fragmento de población que viene el derecho a pertenecer y erradicar la idea de una generación perdida.

Lo que vivimos en la actualidad es una oportunidad para los chilenos de mezclar culturas, para aprender, para prepararnos desde nuestra infancia a un mundo sin fronteras. Dentro de América Latina somos el lugar elegido, por lo que debemos hacer honor a esto garantizando el acceso de todo niño que habite nuestro territorio a la educación. Los chilenos por largo tiempo hemos puesto trabas a que extranjeros ocupen puestos de trabajo aludiendo a que le quitan los puestos a los oriundos, pero los estudios demuestran que esto no es cierto y que los que vienen a refugiarse en Chile toman lo que los chilenos no estamos dispuestos a tomar. A pesar de la preparación que estos migrantes traen, ya que nos encontramos con abogados, ingenieros, médicos, contadores, etc. se ven con todas las trabas posibles al minuto de validar sus títulos, y son sus hijos los que no estamos incorporando.

¿Qué nos pasa? Estamos cavando nuestra propia tumba al dejar este tema a la deriva puesto que esta generación perdida puede transformarnos a lo que tanto tememos, a lo desconocido, a lo incontenible, a la rebelión. Capacitemos a profesores y eduquemos a los niños y seremos el país que soñamos. Los derechos y protección a los niños no puede tener color ni procedencia, los niños son el futuro, la esperanza y el valor de nuestros esfuerzos, por lo que si todos nos hacemos cargo, la historia cambiará totalmente.

 

TAGS: #EducaciónMigrantes #Migración #MigraciónInfantil

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de Diciembre

En realidad los inmigrantes no tiene muchas dificultades en Chile. Ellos son personas que decidieron venir a vivir a este país, hicieron sus trámites en las embajadas chilenas, cumplieron con todas las exigencias que Chile les hace y llegaron como profesionales y técnicos (Médicos Ecuatorianos, Cubanos, Venezolanos, Ingenieros y Técnicos Españoles, etc.) o como mano de obra especializada, por lo que tienen empleo, sus hijos acceden a la educación y a los sistemas de salud sin mayores dificultades.
El problema lo viven los hijos e hijas de personas que ingresaron al país declarando ser “turistas”, con documentos falsos, mostrando un dinero que no era de ellos que , una vez que cometen estas faltas , no pueden trabajar legalmente, por lo que son presa fácil para las empresas de la construcción, empresas de aseo y otros “emprendedores” como los que les arriendan piezas para habitar en condiciones inhumanas o que los someten a largas jornadas de trabajo duro, sin contrato ni menos condiciones laborales justas.
No se debe confundir al inmigrante con los migrantes ilegales, cuyos hijos efectivamente debemos poner bajo tutela de nuestros ya sobrecargados sistemas de educación y salud, mientras esperamos que las autoridades impidan que sigamos importando, pobreza, sin que aún le demos solución a los chilenos que se encuentran en ella.

Juan Meza-Lopehandia.

18 de Diciembre

Los hijos de emigrantes quiénes dan la prueba de ingreso a la universidad obtienen porcenturalmente mejores resultados que los nativos. Hay que acogerlos con generosidad en nuestro sistema educativos. A dejar el” Parroquialismo ” cada migrante merece un ” Bienvenido.

Cristian

19 de Diciembre

No tenemos por qué cargar con niños migrantes ilegales que no invitamos. Los problemas de Haití que los resuelvan allá. Nuestra prioridad son nuestros niños chilenos a quienes debemos inculcar valores como la familia, protegerlos de la perversion que les quieren meter ciertos individuos fallados y alejarlos de otros niños con malas costumbres importados desde afuera.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La llegada del Covid-19 y su materialización a partir de las cuarentenas y el fantasma de la enfermedad fatal rompe el enunciado cortoplacismo pensante para enfrentar a todos por igual a la idea de la muer ...
+VER MÁS
#Sociedad

Filosofía y pandemia

Las candidaturas deberán revisar sus estrategias para poder expresar con mayor claridad sus ideas fuerza. Candidaturas que figuran en tercer y cuarto lugar, deberán arriesgar más, caso contrario su suert ...
+VER MÁS
#Política

El primer debate

No fue violencia. Creo que fue solamente una expresión de ira que no se pudo controlar. Parte fue mi culpa por seguir la discusión. La calle puede ser violenta, pero cuando es en el mismo hogar donde, en ...
+VER MÁS
#Cultura

Sus sensuales caricias

Después del debate, el tablero electoral empieza a moverse, y no terminará hasta la hora de la verdad. En esta ocasión los más beneficiados con el debate fueron Kast y Provoste
+VER MÁS
#Política

Esquirlas del primer debate presidencial

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática