#Sociedad

La plaza, el kultrún y el cañón

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Mariquina es territorio lafkenche, "gente del mar", en mapudungun. También es uno de los corazones de la industria forestal chilena, contando con una de las más modernas plantas de celulosa en el mundo, propiedad de CELCO. Una planta famosa desde hace unos años por la contaminación que provocó en el río Las Cruces, afectando a la fauna y flora de un santuario de la naturaleza, y cuya solución sería la construcción de un ducto para verter frente a la costa de la caleta Mehuín los residuos líquidos industriales generados por la planta.

En San José, la cabecera comunal, se inauguró el 29 de noviembre pasado la remodelación de su principal plaza, financiada con un aporte de la celulosa. Una obra de adelanto –como se suele decir- para los poco más de 18 mil habitantes de una comuna en la que en 2006 1 de cada 4 personas vivía bajo la línea de la pobreza. 
 
Pero una obra de adelanto que es muy simbólica, de un simbolismo de esos que se construyen leyendo entre líneas de una “identidad”, la nacional, homogeneizante, impuesta a golpe de decreto, ley y desconocimiento de la memoria, o las memorias –así, en plural- para ser más precisos.
 
Rosa Nahuelpán tomó hoy la foto que encabeza esta entrada. Un kultrún es la base del espacio central de la plaza. Y sobre la representación del instrumento usados por machis en rituales religiosos, o que está en la esencia de los nguillatunes, un cañón y un obelisco, reproduciendo la lógica del conquistador español, que sobre las construcciones religiosas precolombinas, montó iglesias y cruces. Un cañón y un obelisco que, por algunas fotos antiguas que he visto, estaban desde antes, desde tiempos de desprecios más evidentes hacia los lafkenches.
 
Por lo latente de la tensión entre el Estado chileno y el pueblo mapuche, la plaza abandona la dimensión del conflicto estético o del diseño urbano, para asentarse en el conflicto político no resuelto entre culturas, una dominante y otra dominada (aunque ni tanto). 
 
¿Acaso nadie pudo prever el despropósito e ir más allá de la edulcorada y viciada mirada kitsch folclórica nacional para advertir sobre el insulto cultural que implica poner un cañón –símbolo del dominador- encima del kultrún –símbolo del dominado? Un arma que, desde la Independencia, no ha sido usada en aquellos territorios para defenderlos contra invasión extranjera alguna, aunque en estos dos siglos más de una vez armas de fuego hayan sido disparadas contra portadores de kultrunes.
 
Desconozco si la plaza ha sido bien recibida por la comunidad, aunque sé por Cristóbal Torres, por cuyo Twitter conocí esta foto, que grupos lafkenches hoy se manifestaron en contra de ella. Es raro -o ni tanto- que en tiempos donde todos (o casi todos) hablamos de mayor participación ciudadana y de reconocimiento a nuestra diversidad cultural, una plaza, lugar de encuentro por antonomasia, se vaya a convertir en lugar de desencuentro. Quizá esa plaza, la de San José de la Mariquina, represente algo más que una obra de adelanto de un pequeño pueblo de nuestro sur y sea la expresión de nuestras más profundas negaciones. 
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de Enero

Un punto interesante que se ha aclarado durante el día es que, de acuerdo a una fuente tuitera, el plan original no contemplaba cañón ni obelisco pero,a solicitud de algunos vecinos,se mantuvieron tal como estaban en el antiguo diseño ( http://bit.ly/dNG2Ii ),a pesar de que hubo propuestas de relocalización ( http://bit.ly/fEFi78 ). Eso habla bastante mal de la autoridad municipal,pues al incluir nuevamente estos elementos,debió modificar el trazado original o ubicarlos en otro punto de la plaza, fuera del cultrún/kultrún/kultrung (motivos ya expuestos en tu columna)

La falta de consulta al pueblo originario (o expertos en su cultura) para utilizar sus símbolos es otro punto que merece análisis. ¿Cómo es posible que a nadie se le haya ocurrido preguntar si la asociación cañón-obelisco-cultrún era ofensiva? Suena a algo tan básico,sobre todo en un proyecto que cuesta alrededor de 300 millones de pesos. ¿Es el concepto “INTEGRAL” algo tan complejo de entender?

¿Se le ocurriría a alguien montar un cañón y un obelisco sobre una representación de Jesús,aún siendo agnóstico? En fin,falta perder el miedo a conocernos y conversar. Como me dijo un mapuche hace unas semanas “siéntese más cerca,si los mapuches nunca nos hemos comido a nadie”.

enzo-abbagliati

11 de Enero

Gracias por los antecedentes adicionales que aportas, Cristóbal. ¿Sabes si en el proceso de diseño hubo algún tipo de consulta o reunión abierta con la comunidad para presentar el proyecto y obtener comentarios y sugerencias? ¿O esos vecinos que mencionas son personas de cierta relevancia en la comuna y se hicieron escuchar por otras vías?

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Como diría Francisco de Asis, lo poco que necesito lo necesito poco, y quiero que así sea. Pero mi felicidad sencilla no está permitida en el proyecto neoliberal que resignificó el mérito
+VER MÁS
#Ciudadanía

Quiero ser pobre

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista