#Sociedad

La pandemia y el reloj

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La pandemia fragiliza las estructuras de amparo provistas por la técnica, no al punto que pudieran hacernos dudar de su eficacia y necesidad, pero si a revisar algunas de sus orientaciones, aplicando criterios de asignación de recursos que se van cambiando aceleradamente.

Los próximos años presentarán escenarios con prioridades distintas. Dichas indicaciones pueden ser escuchadas y atendidas desde distintos ángulos y énfasis diferentes, pero se abrirá espacio para una obligada revalorización de los principales objetivos y reasignar los recursos disponibles. Estos cambios tomarán en consideración los recursos estratégicos, el trabajo, el conocimiento, la tecnología, los recursos naturales y la energía, gatillando transformaciones en múltiples ámbitos, a escala global, por regiones y países.


La lucha económica a nivel global y local revela que la economía más allá de las estridencias del conflicto se ha transformado en asunto estratégico y de supervivencia

Es posible que se destaque y adquiera mayor relevancia la calidad de la democracia y la mejora en las estructuras sociopolíticas con vistas a reducir las desigualdades, mejorando la calidad de vida de los sectores más vulnerables, reduciendo el consumo suntuario y los abultados excedentes de los más ricos. La crisis resalta la importancia estratégica de estas desigualdades demostrando la dependencia interpersonal y los impactos transfronterizos de estos desequilibrios.

Se hace evidente que quedarse atrás, marginado de los centros de poder y de mayor desarrollo ya no es sólo cuestión ética, sociopolítica o económica. La pandemia demuestra que esta condición entraña una fragilidad estructural que puede llegar a proyectar sus efectos más allá de lo local, contaminando a sus vecinos, fragilizando la región y abriendo flancos de eventuales riesgos para toda la humanidad.

La generación, el patrimonio, la utilización de los recursos y las cuestiones claves de su distribución adquieren nuevas determinaciones. La pandemia obliga a cuestionar la economía a mayor profundidad.

La lucha económica a nivel global y local revela que la economía más allá de las estridencias del conflicto se ha transformado en asunto estratégico y de supervivencia. No sólo determina la salud y seguridad individual, grupal o de países, sino que ha llegado a alcanzar el nivel más alto, el nivel existencial, la supervivencia misma de la humanidad.

La civilización global es un hecho, una realidad, donde la fortaleza o debilidad de sus eslabones condicionan la salud, la seguridad, la vida y la supervivencia de algunos, de muchos o de todos. Esta contigüidad y continuidad es real y objetiva, aunque subjetivamente no se reconozca. Es cuestión de tiempo que llegue a este nivel de conciencia, que se haga masivo y sus efectos se hagan carne en la esfera real.

A diferencia de los griegos que llamaron economía a “la administración de la casa”, ya es hora de ampliar su alcance entendiéndola como ciencia de administración de la tierra – hábitat de la humanidad”, o más directamente dados los últimos sucesos, “ciencia de supervivencia de la humanidad”.

 Cada día que pasa hay mayor evidencia que sobrevivir constituye una auténtica hazaña. La pandemia del coronavirus es una señal inequívoca e inevitable, una gran lección de este último “gran maestro” de la vida.

El calentamiento global puede llegar a ser aún más elocuente. Aunque su solución sea menos urgente que la pandemia en este momento, es un problema más global, de raíces más profundas, de efectos más catastróficos y más difícil de sortear o resolver por el camino que vamos.

La ciencia económica que se requiere está bastante lejos de lo que se usa en todas partes. Constituye un claro indicador de atraso científico, signo de los tiempos, cuando enfrentamos alertas y situaciones de alto riesgo que banalizamos, aunque cuestionan en profundidad nuestra continuidad como especie. Pongamos a la hora nuestros relojes vitales. El atraso puede sernos fatal.

 

TAGS: #Coronavirus #EconomíaMundial #Pandemia Globalización

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia