#Sociedad

La nueva (a)normalidad

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

“Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé”.

 Así dice el viejo tango de Enrique Santos Discépolo. Sin duda nuestro mundo está metido en serios problemas, y esta Pandemia en curso, no hace sino echar otro pelo a la sopa, complejizando aún más la crisis global en la que ya estamos.

A continuación, y simplemente a modo de enunciado, voy a plantear tres problemas derivados del Covid-19

Problema Uno: “Los viejos no cuentan”


El coronavirus no ha hecho sino desvelar, el entramado de precariedades y marginaciones que caracterizan nuestra realidad socioeconómica.

Llama la atención que la masividad de las muertes, producto del coronavirus, no pasa de ser un dato estadístico. Antes, cualquier accidente que significaba la pérdida de tres o más vidas, era noticia obligada y generaba en casi todos, un indisimulado pesar.

En cambio ahora, los muertos se multiplican por cientos de miles en casi todo el mundo y nadie se conmueve. En Chile, hasta ahora, tenemos 207 muertos, y ese “dato”, merece apenas un rictus. Claro, lo que interesa es “aplanar la curva”.

¿Y por qué pasa esto, será porque los fallecidos, en su mayoría son personas de la “tercera edad”? -me carga el eufemismo-. Hay aquí, un signo de este tiempo; Menospreciamos lo viejo, lo pasado, pero ignoramos que esa falta de pasado nos está pasando la cuenta. Sin pasado no hay presente y sin presente no hay el futuro. Lo repito, los viejos no cuentan, sólo se cuentan.

Aparte de la edad, hay otros factores incidentes en estos casos de muerte, como son el nivel socioeconómico, el lugar que habitan, si son o no migrantes, y otras características de vulnerabilidad. (Pero de esto, nadie dice nada).

Problema dos: “Estamos en guerra”

Resulta llamativo, el “planteamiento bélico” frente al problema. Como si el Coronavirus fuese un ser maligno, un enemigo poderoso que nos quiere destruir, y frente al cuál la mejor defensa sería sacar una pistola.

Esto, obviamente “externaliza” el problema, y faculta a otros para que se hagan cargo, favoreciendo medidas restrictivas de la libertad y permitiendo que esos otros tomen el control.

Este enfoque le resta importancia al sujeto social en tanto ciudadano, y reduce la posibilidad de mirar crítica y auto-críticamente la coyuntura de este problema sanitario. No sólo en su origen, sino también en sus consecuencias, y sobre todo, en la conciencia colectiva que debemos asumir.

Pero no, nada de eso se estimula, al contrario, se nos reafirma un rol de sujetos pasivos y obedientes. Olvidamos por tanto, que estamos llamados a protagonizar la circunstancia.

Problema tres: “La economía no puede esperar”

“No hay mal que dure cien años”, decía mi abuela. Esto quiere decir que la pandemia no es infinita, pero tampoco significa que va a terminar mañana, por tanto vamos a “convivir” o “conmorir” un buen tiempo, con este virus.

Aquí asoma el gran problema, el mentado virus no sólo mata personas, sino que está “matando la economía”, y eso sí es de cuidado. Por tanto, el desafío urgente es volver a la normalidad.

¿Pero cómo, alguien dirá, si todavía no ha pasado el efecto virus, además en Chile, ni siquiera hemos alcanzado el peak de contagios?

Ah, interesante pregunta. Por esa razón,  volvemos a una “nueva normalidad”.

Dicho de otro modo, como no se puede esperar que la realidad vuelva a ser “normal”, como era antes del virus, se “opta” por volver a la vida cotidiana con el virus aún activo y vigente, porque es necesario seguir produciendo y consumiendo, esa es la “nueva normalidad”. La economía no puede esperar.

Estos tres problemas enunciados, conforman una problemática mayor.

El coronavirus no ha hecho sino desvelar, el entramado de precariedades y marginaciones que caracterizan nuestra realidad socioeconómica. Ese raro y doloroso desequilibrio en el que hemos vivido y sufrido todos estos años. Nuestra dura  y “vieja normalidad”.

Creo, finalmente, que este apresuramiento nos puede pasar la cuenta. Este “retorno seguro”, no lo veo tan seguro. Recuerden que tenemos otra Pandemia pendiente. No vaya a ser que:

Aún con miedo, volvamos

a la nueva normalidad del trabajo

Aún con rabia, volvamos a las calles

Y aún con sueños, volvamos

a la plaza Dignidad.

Que el mañana, nos pille confesados.

 

TAGS: #Coronavirus #Normalidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Anysur

29 de abril

El problema es que ve mucha televisión, en mi comuna y entorno se valora a los veteranos y es noticia cada muerte, nacimiento, divorcio u casamiento y eso de que la economía no para , los dueños de todo no tienen problemas… económicos, el problema lo tenemos la clase trabajadora, y esto se solucionar si hubiese equidad

J.A.

03 de mayo

Estimado, “Los viejos no cuentan”, así parece, angustiosamente mueren por miles y aún con nuestros saberes, y avances, los viejos están pagando con su vida el desorden, la demagogia y la mala focalización en asuntos importantes. “Estamos en guerra”, tiene razón, entendemos el concepto cuando hay conflicto entre grupos humanos, y dicen los que saben que hay muchos tipos de guerra, un ideologizado teórico italiano, Felix Guattari nos plantea una, la revolución molecular, es atípica pero trágica como todas, y lo curioso es que cuando se denuncia ese tipo de guerra, nadie entiende que es. “La economía no puede esperar” , parece que así es, no hay maná del cielo, quizás porque nos portamos pésimo, hay que ganarse el pan de cada día, las grandes empresas, esas que pagan los impuesto con que operan los gobiernos y que intentamos destruir día a día, pero que nos dan trabajo y producen alimentos no no vendrán a dejar el pan a la casa. Es triste, pero así es. Sobre Plaza Italia, podemos conversar otro día. Saludos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Las grandes reformas constitucionales (...) deben ser abordadas con una mirada y un esfuerzo de largo aliento, confiando en la solidez de la vía reformista anclada a las instituciones de la democracia chil ...
+VER MÁS
#Política

El fantasma de las reformas constitucionales

El lamentable, y absolutamente condenable atentado en contra del ex presidente Trump, tiene la potencialidad, de un volcán arrasando con cualquier vestigio de oposición
+VER MÁS
#Internacional

Ecos del atentado en Estados Unidos

Las cifras estimadas por las autoridades apuntan que anualmente se practican entre 30 mil y 150 mil abortos inseguros en Chile (...) De acuerdo con la OMS, el aborto inseguro es considerado como una de las ...
+VER MÁS
#Salud

El aborto en Chile, un asunto de salud pública

Hasta ahora se ha postergado la legislación buscando proteger y mantener a las AFP y no con el propósito de beneficiar a los pensionados actuales y futuros
+VER MÁS
#Política

Las AFP hacen sentir su influencia

Popular

Hasta ahora se ha postergado la legislación buscando proteger y mantener a las AFP y no con el propósito de beneficiar a los pensionados actuales y futuros
+VER MÁS
#Política

Las AFP hacen sentir su influencia

Eliminando los procesos de selección, que tanto se criticaban, podían continuar con sus procesos escolares con la misma calidad que la que los había distinguido en la historia chilena. Dicho proceso no f ...
+VER MÁS
#Educación

Los modelos inclusivos y el fin de la calidad educativa

Un buen diseño de los impuestos verdes permitiría a las economías del mundo alinear objetivos ambientales y económicos. En el caso de Chile, luego de casi 10 años de su promulgación, estos impuestos d ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Impuestos para la justicia ambiental

El claro resultado en Inglaterra, donde el partido laborista derrota con solidez al sector conservador, el triunfo del PSOE en España, y el notable resultado del Nuevo Frente Popular en Francia, implican u ...
+VER MÁS
#Internacional

Un fantasma recorre Europa