#Sociedad

La falacia de la superación de la pobreza

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La superación de la pobreza, más que una intención real, a estas alturas suena a jingle publicitario. Igual que las eternas campañas para terminar con el hambre en África. Todos queremos simpatizar a las masas. Y las masas, por definición, son más pobres que las élites. Si no el mundo no sería lo que es.

A raíz de la emotiva e impactante conferencia dada por Benito Baranda, en medio del fuego cruzado por los resultados de la CASEN, cabe preguntarse por qué, si todos los gobiernos dicen haberse preocupado del tema, nadie ha solucionado siquiera en parte, el problema de la pobreza.

Y es que seamos sinceros: la pobreza sirve. Sirve a las esferas de poder, porque para tener clientes siempre ávidos, fans fáciles de convencer y baratos de comprar (léase Chocmans, bonos, o material de construcción dado en las munis) es necesario que ellos se mantengan en una situación de necesidad básica. Para los que manejan el país, es necesario que los pobres sigan siendo pobres.

Pero eso no es todo. La pobreza es bella sólo para los turistas de países desarrollados, quienes ven en un niño sin zapatos pidiendo pan, o un anciano recolectando cosas de la basura, una belleza fotográfica. Para nosotros, los chilenos, la mayoría de los cuales hemos vivido cerca de la pobreza y hemos conocido la escasez, la pobreza es más bien fea. Horrible, poco acogedora, sufriente, sola, despreciada. Por ello, qué mejor que ocultarla, ponerla lejos de la vista, que no se mezcle con nosotros, que no se nos peguen los piojos, que no vayan a pensar que ellos se nos parecen en algo. Todo ello deviene en ciudades cada vez más segmentadas, barrios que son verdaderos ghettos y realidades tan dispares, que una persona de Vitacura con una de Puente Alto, viven, casi literalmente, en países diferentes. Parece que habría algo de cierto en el materialismo dialéctico, en que la experiencia vital va transformando a los hombres en seres diferentes, con ralidades que casi no dialogan. Ello no justifica para nada todas las dictaduras y absolutismos que se han levantado en nombre de la igualdad. Que han ido cayendo al ritmo del despertar de conciencias…

Y es que a pesar de que ahora hay más acceso a crédito, la gente se ve mejor vestida y hay más necesidades básicas cubiertas, estoy convencida de que la gente es cada vez más pobre. Y está cada vez más sola. Y cuenta con menos redes sociales. Y si creen que colgándose un iPhone pagado en mil cuotas, a manera de relicario protector de la angustia, se van a sentir menos solos, sólo intenten juntarse con alguien en un mismo tiempo y espacio, para que comprueben que la mayoría de nosotros prefiere vincularse a distancia, porque en el fondo nos cagamos de susto del otro. Y si “el infierno es el otro” es una frase válida para los que se han superado a sí mismos, en relación a sus pares, imagínense lo amenazante que resulta tener a la pobreza cerca. Por favor, que no salga en las fotos… sólo en las de wordpress para ganar premios…

Por otra parte está el “privilegio de pobreza”. A quienes tienen menos de lo que necesitan para vivir y reciben ayudas estatales y sociales, los han convencido de que su situación de clientelismo siempre será mejor que la su autosuperación. No digo a todos, pero sí a  muchos de ellos. Por ello, la gran masa prefiere no salir de la pobreza porque al dejar de ser pobres, según las estadísticas, pasarán a la pobreza de cuello y corbata, esa que es igual de precaria pero mejor disfrazada y mejor insertada en el tejido social convencional. Para qué hablar de los distintos fondos de apoyo al emprendimiento, que en su mayoría terminan con personas desencantadas y vendiendo lo que les dieron. Y es que eso también es una falacia. Parten de la falsa premisa de que el mercado es libre. Y es así como les pasan patines, para competir en una autopista llena de Ferraris. Y claro, sólo algunos encuentran un nicho que les permite mantener su emprendimiento y aplaudo de pie a aquellos que lo logran. Eso es inteligencia de mercado.

Por eso, la superación de la pobreza, más que una intención real, a estas alturas suena a jingle publicitario. Igual que las eternas campañas para terminar con el hambre en África. Todos queremos simpatizar a las masas. Y las masas, por definición, son más pobres que las élites. Si no el mundo no sería lo que es.

Creo que mientras el modelo político consista en sacarse fotos y captar electores, no habrá grandes cambios en relación a la pobreza. Ni integración, porque en el fondo nadie quiere, ni está dispuesto a  eso. Sólo los que están fuera del sistema y ven cómo los de adentro se sientan en mullidas sillas y comen opíparamente. El tema es que la gente está cada vez informada, cada vez más indignada y cada vez más consciente del tamaño de la brecha.

Es cuestión de tiempo para una revolución, dicen muchos, pero yo realmente espero que el cambio sea paulatino  y consciente, tanto para que no se agudicen las diferencias, como para que realmente se reconstruya nuestro raído tejido social. Para ello la participación real en la sociedad, desde nuestro devenir en ciudadanos, la autoeducación en áreas distintas que la economía y las ciencias (demasiado sobrevaloradas), la opinión informada y el respeto a las diferencias sociales, sexuales, políticas, estéticas, son algunas de las basas sobre las cuales se pueden sentar los pilares de una nueva sociedad. Una sociedad en la que ver a una persona pobre, segregada y sin oportunidades, nos escandalice tanto como la violencia intrafamiliar o la violencia hacia las diferentes orientaciones sexuales.

Una sociedad en que se censure el clasismo como forma de hablar de otros, para lo cual será necesario reeducarnos, me incluyo, para realmente comprender que la pobreza no es algo dado, un fenómeno de la naturaleza, sino que tiene que ver con estructuras reproducidas, validadas y utilizadas por todos.

Espero vivir para poder ver esos cambios. Que necesariamente, implican un cambio de conciencia… ¿será esa la nueva era que hay que construir?

—–

Foto: Rantes / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de Septiembre

No estoy de acuerdo respecto a que se quiere mantener la pobreza. Todos los gobiernos han tratado se ir superándola, pero el problema es, además de sistémico, muy cultural y, todavía, bastante poco resuelto a nivel conceptual.
La pobreza es, finalmente, cuando no tienes los recursos para pagar tus necesidades. Cuando una persona sube en sus gastos, y se empieza a endeudar cronicamente para mantener ese nivel de gasto, es pobre. Finalmente, el consumismo, estructuralmente, convierte a casi todos en pobres.
Por lo tanto, para evitar que existieran pobres, un Estado tendría que atacar verdaderamente el modelo de consumo. Y ahí es donde no hay una alternativa, históricamente hablando, que pueda reemplazar a la actual de forma eficiente. Tienen que pasar generaciones, bajo algún yugo ideológico, para que cambie la mentalidad; pero, al igual a como le pasa a Cuba u otros, tienen el fantasma del consumismo al lado, lo que destruye cualquier otro sistema mas perfecto, pero realmente menos conectado con la esencia humana. Para que funcione, toda la humanidad tendría que transitar un nuevo camino.
Respecto a los mas pobres, a quienes caen bajo la línea de sustentabilidad básica: están bajo el circulo vicioso del asistencialismo-pobreza intelectual-desesperanza-inactividad. Cuando el asistencialismo les entrega bienes o servicios que no podrían, ni cerca, conseguir trabajando, tienden a refugiarse en eso. Por lo mismo, no hay estimulo a progresar para salir de ahí; generando el circulo de pobreza, centrado en una baja autoestima, etc. No es un asunto de que el Estado les proporcione casa, comida, plata, etc…si no toman ese rol en sus manos, no salen de la pobreza nunca.
Por lo tanto el secreto a todo esto es la educación; pero la educación actual tampoco les es útil. Se necesita un nuevo paradigma educacional, que efectivamente transforme a las personas, que les entregue reales herramientas a nivel psicológico y de formación general, para que salgan de la pobreza en forma estructural.
Saludos

07 de Septiembre

Estimado,
en relación a la pobreza, concuerdo contigo en que los gobiernos han tratado de ir superándola, pero la la vez la han utilizado como caballito de batalla para atraer a sus pares y para adornar sus discursos… Y todos la han alejado cada vez más de su vista: prácticamente no hay barrios integrados, excepto en regiones.
Sé que es muy difícil conjugar el libre mercado con la equidad, de hecho, nadie ha dado con la fórmula, pero no seamos ciegos y asumamos que en todos los gobiernos, la primera mitad del periodo está dedicada a actuar y la segunda a autoperpetuarse, a costa de lo que sea.

Y creo tambièn que los cambios deben ser producidos desde dentro. Para eso, primero, demos herramientas y después, de verdad, abrámosles las puertas de nuestra casa, trabajos y familias.

Saludos,

R.A.

07 de Septiembre

Una parte significativa de la pobreza en el país la provoca la banca y las tiendas de retail con sus prodigiosas repactaciones unilaterales. No sólo disminuyen el poder adquisitivo de las personas y pequeñas empresas, sino que también restringen sus posibilidades de acceso a mejores condiciones de vida o la sustentación de sus emprendimientos, respectivamente y eso, por dónde se le mire es serio y algo muy grave que produce diversa clase de connotaciones negativas para la sociedad que rayan incluso lo impensado, o se le alejan del análisis menos prolijo, desvirtuando los alcances de los brazos de la pobreza…

Gran parte de este problema se solucionaría con la creación de una AFP de los trabajadores que financiara un banco de dinero también de ellos, porque las pequeñas empresas podrían conseguir créditos mucho más económicos y así constantes, y las personas podrían solicitar créditos más baratos con los que comprar al contado lo que quieren adquirir y no pagando los onerosos costos de las tiendas de retail… No creo que esto sea muy difícil de comprender para la media de quien lo lea, sin embargo, no comprendo por qué no surge el compromiso de la gente por divulgar esta iniciativa y hacerla una realidad, cual si floreciera el amanecer…

Respecto de los pequeños emprendimientos de muchas personas, financiados con recursos del Estado, a través del Fosis, un Prodesal, Sercotec o lo que sea, lo que falta es estructura organizacional para proveerles mejores condiciones de emprendimientos y a su vez generar también emprendimientos colectivos y/o asociativos, apoyados por un Organismo Técnico que opere en las comunas, especialmente en las que tienen menos desarrollo, para evitar la migración pro Área Metropolitana y sus interminables subsidios en miles de millones de dólares, sóla para seguir construyendo una mega ciudad cada vez menos amena y más ajena… Esta iniciativa podría generar un poder colectivo en las personas de proporciones incalculables, porque, apoyadas de la forma adecuada, podrían ser propietarias de todo tipo de consorcios económicos, partiendo desde lo básico a incluso lo más complejo, como ser accionistas o propietarios de mineras de cobre o similares, pasando por empresas distribuidoras y de retail, comunicaciones, isapres, etcétera…

Esta idea está bastante fundamentada, pero, al igual que la anterior, sólo enciende chispas de iluminación de pocas consciencias por la ausencia de un mecanismo institucional de participación ciudadana, como lo podría ser una Cámara Ciduadana Digital, en la que se podrían desarrollar intrincados proyectos de crecimiento colectivo, tales como sociales, económicos, políticos, educacionales, laborales, de emprendimientos diversos, de tecnologías, etcétera…

Las posibilidades que nos podría ofrecer la concentración de los debates y aportes ciudadanos a la realidad política de nuestra nación, tanto como al forjamiento de nuevas herramientas organizacionales y de desarrollo, son inmensas, pero, LA DISPERSIÓN de las opiniones y la territorialidad nos pasan una factura muy costosa y dolorosa para millones de personas en el país y nadie de la política tradicional está dispuesto(a) a solucionarlo, porque entienden que en la debilidad del pueblo, está la fortaleza de un sistema político y económico corrupto y preocupado de sus intereses y no de servir al pueblo con esmero y dedicación, brindándole las herramentas que necesita para crecer en un ambiente con mayor libertad y soberanía que potencie sus habilidades y les haga fortalecer su espíritu alicaído, .. decaído, deprimido, desalentado, desanimado, descorazonado, desesperanzado, desilusionado, triste, entristecido, melancólico, afligido .. por los azotes de las varillas de la pobreza y sus propias debilidades como pueblo…

Si nadie propone soluciones a las injusticias que vive la gran mayoría de la población y sólo nos dedicamos a hacer una evaluación constante de nuestra realidad, difícilmente se levantará el pueblo de forma enérgica y con el convencimiento necesario de haber encontrado los mecanismos que necesita la nación para hacer del país un lugar donde la prosperidad llegue a más personas y rincones, de forma que su propuesta de cambio sea el motor de sus inciativas y movilizaciones, y no precisamente un reclamo que por falta de visión puede ser silenciado con paños de agüitas de subsidios, que no cambian la estructura de la pertenencia de los bienes en el país, los que deben rendir provecho de un usufructo soberano que gocen todos los hijos de la patria…

Yo creo, Alicia Almendra, que si nuestra nación ha de ser una distinta a la que es hoy, en donde las diferencias se hacen notar desde todos los ángulos que has descrito en tus últimos párrafos y para las que propones una solución basada en la participación, de la mano de ella, pienso además que debieran haber también innovaciones en organización y en el herramental de el que pueden disponer las personas para ejercer su civilidad, ya que sin ellas, las posibilidades de éxito de todas las aspiraciones ciudadanas, se podrían ver truncadas donde siempre ha sucedido que se entrampan, para no llegar donde queremos, no importando las diferencias de las distintas formas en que pensemos en ello…

07 de Septiembre

Ufff!! Harta información eh?
Algunos alcances en relación a tus planteamientos:
De acuerdo con el exceso de consumo y el exceso de endeudamiento. Si ése es el parámetro para hablar de pobreza, bueno, me incluyo: hoy soy pobre como una rata. Por eso me gusta el término vulnerabilidad, porque para unos es más fácil que para otros, romper el círculo y pasar el endeudamiento a la capitalización.
De acuerdo con que hay instrumentos del estado que fomentan los empredimientos y que cabe un gap importante de mejoras para cada uno de ellos. Pero el problema además, está detrás de la pantalla: el usuario en general no conoce muy bien el mercado, entendido como la competencia. Tampoco maneja los márgenes y plazos para que algo pase a ser un verdadoro negocio, que al menos deje utilidades reales, a partir del logro de un punto de equilibrio. La mayoría de los emprendimientos, aún cuando comprenden la formulación de un modelo de negocios, cuentan con poca infromación acerca del mercado real. Y si es un muy buen negocio, créanme que a corto plazo llegará un gran capital a comprarlo. Y eso pasa hasta con las organizaciones territoriales que administran bienes básicos como el agua, la luz o bienes comunes. Y creo que el tema también pasa por que no está regulada la concentración del capital, del poder y de las influencias. Para qué regular, si la cosa funciona perfecta para los que dirigen y para los gobiernos de turno. Veamos cómo ha sido el tema del binominal: cambiaremos de gobierno y no veremos cambios al respecto. Es ante esas cosas y esas cocentraciones, alianzas y concertaciones, que los ciudadanos comunes quedamos como David ante un Goliat que recièn cuando se ve rodeado de pequeños seres, se entera de que existimos.

El tema de la participación suena bien y calza con el paradigma de sociedad constructiva y autogobernada, pero atenta contra ello el tiempo útil de que cada uno dispone para participar. En otras palabras, no solo la educación nos prepara para obedecer y reproducir, sino que el trabajo está diseñado para absorber todas nuestar energías, de manera de mantenernos cansaditos y calladitos; lo suficiente como para conformarnos y dar gracias si tenemos techo, comida y más encima compañía…
Parece que que el rediseño o el cambio abarca cada vez mas áreas…

Por algo tendremos que partir pñor algo, sin que sea necesario asesinarnos entre nosotros… espero que estas conversas conecten también voluntades…

Saludos!!

R.A.

07 de Septiembre

Me da la impresión que han aparecido enanitos verdes suplantando a la autora del artículo, porque no puedo dejar de pensar en que me han cambiado al interlocutor… A primera vista casi me asombró su especie de delicadeza al dibujar un entorno lleno de matices en el que dejar vagar la imaginación en torno a lo que exponía, sin embargo, ahora yo creer que interlocutora haberse centrado en causas, pero, mí se refirió a soluciones y si ella ahonda en causas, multiplicado por el desconcierto general, el resultado ser incompresible… 🙂

En primer lugar… Nunca es suficiente información, si acaso persiste la duda o la suspicacia respecto a una propuesta… En segundo lugar, no pretendí referirme al exceso de consumo o al de endeudamiento, sino que a un sistema injusto que fabrica la pobreza con las necesidades de la gente, al concederles créditos usureros. No olvidemos que hay un millón cincuenta mil trabajadores que ganan el sueldo mínimo y parece estar comprobado que no es suficiente para satisfacer sus requerimientos…

Respecto a ser rata, y aunque puede que no venga mucho al caso y comprendiendo el sentido metafórico-sinaléfico de la expresión en sí misma, y más que nada como algo anecdótico, creo que esa es una condición bien particular que favorece el emprendimiento… Aunque no me agrada dar nombres, sí puedo decir que un afamado consultor de orden mundial en management decía en uno de sus textos que cuando se emprende, hay que ser rata, por lo tanto, tener la claridad de todo lo que implica, nos permite hacer pie con firmeza para emprender, faltando sólo la determinación…

Respecto de las cualidades, cosas o conocimientos que desconoce o no aplica quien hace pequeños emprendimientos ayudado por determinadas organizaciones del Estado, lo que sugiero es que por sí mismos, cada emprendedor se le hace muy difícil manejar siquiera medianamente bien todo el abanico de espectros que implica el funcionamiento de un determinado tipo de empresa, incluídos aspectos financieros, legislativos, económicos, administrativos, tecnológicos, de conocimientos de la materia, instalaciones, equipos auxiliares, control de planta, manejo de incentivos, calidad, materias primas, proveedores, manejo de post venta, etcétera .., lo que implica que sus resultados no serán muy buenos, ya que las capacitaciones suelen ser exiguas, motivo por el que mi recomendación es que sea creado un organismo técnido de orden comunal que sea un soporte integral tanto a cada empresa u organización existente, tanto como para la formación de empresas de mayor calado o embergadura, que sean más complejas y que partan por el adecuado manejo logístico, o de aprovisionamiento, tránsito y venta, de los productos de la comuna, para que sea el soporte fundamental de los pilares de los negocios involucrados con el tal Organismo Técnico, el que le provea sustentabilidad futura a su perdurabilidad y crecimiento en el tiempo…

Es decir, concordamos seguramente en el análisis de las razones de el por qué suelen fracasar o no ser especialmente exitosos determinados tipos de subsidios al emprendimiento que buscan acercar a la población a su auto sustentabilidad, alejándola de la pobreza, pero el punto para mí es el cómo eso se remedia, dentro de un contexto general que, junto a otras medidas, pretende que la población no sólo se embarque en estas pequeñas iniciativas, sino que conforme comunidades organizadas con un mayor nivel de asociatividad e interconexión, provistas de mecanismos de soporte que casi garanticen su éxito como unidades territoriales, evitando la migración, ahorrando costos para el Estado y desviando esas inversiones hacia un desarrollo local mejor distribuido en todo el territorio nacional con esos mismos dineros, mejorando el nivel de oportunidades y capacitación de cada comuna del país…

En cuánto a lo que mencionas que debe ser regulado, creo que no usaría esa expresión, porque me sabe a intervención, y la verdad es que pienso que el pueblo puede competir con todo el orden económico nacional y transnacional sólo con un poquito de organización, sin regular gran cosa o cambiar las reglas del juego, ya que me gustan tal como está, pero con la observancia de que sólo falta ese poquito de organización del poder económico del pueblo, tal como una especie de puntapié inicial, que luego de dado sería muy difícil de contener, convirtiéndose en una nueva especie de ola de desarrollo en la que los propietarios de los recursos no serían los grandes consorcios en manos de pocos, sino que nuevas agrupaciones económicas en manos de muchos… ¿No te suena emocionante?… 🙂

Lo mismo sucede en cuanto a la política, porque bastaría una pequeña organización ciudadana que sea amparada constitucionalmente, apoyada por las universidades y con participación directa en el Congreso Nacional para que se habrán las verdaderas alamedas de la democracia y del poder político del pueblo, transitando de un mundo casi servil a los propósitos de lo que llamo la mafia política y económica, hacia uno en el que el poder comienza a ser compartido, siendo concedidas las cuotas de asignaciones de facultades de forma incremental y amparadas en la legislación, para permitir una construcción sólida de cambios fundamentales que son introducidos al sistema de forma disruptiva, esto es, lentamente y sin causar estragos, pero, que cambian al sistema de forma definitiva y para siempre, no pudiendo volver atrás, sino que sólo evolucionando dentro de sus propias posibilidades… Eso contruiría una nueva clase de política con una representación real de las aspiraicones de la gente en la que ni siquiera sería preciso que todos participácemos, sino que bastaría que hubiera determinadas definiciones de roles fundamentales a operar para que cada persona pudiera descansar de sus tareas y preocupaciones en las facultades concedidas a personas casi comunes de la sociedad, para hacer por ellos lo que por sí mismos y por separado no han, o no hemos podido lograr, de forma similar o comparativa a cuando se crea una Asamblea Constituyente, en la que no todo el pueblo participa, pero, se elige a un grupo representativo de personas para crear un sistema más eficiente que considera los aspectos fundamentales de las preocupaciones de toda la ciudadanía…

.. Porque, todo esto, no se trata de cambiar personas o coalisiones políticas en el poder, porque está comprobado que lo fundamental no lo cambian, tal como lo has dicho tú también, sino que se trata de cambiar los sistemas, mejorándolos y creando las herramientas necesarias para fortalecerlos, de forma que eleven su nivel de servicio, para estar de acuerdo a las necesidades que manifiesta la ciudadanía y en la que la gente deje de percibirse a sí misma como un Davit ante diversos Goliaths que nos asedian desde trincheras políticas, otras económicas y financieras, o falta de organización, información o capacidades de las instituciones que nos encontramos en los lugares en los que vivimos, y ello de orden educativas y formativas, de capacitación y adquisición de experiencias y habilidades que nos acerquen al mundo laboral y de un entorno industrial o de servicios que nos sirvan a las personas satisfaciendo sus necesidades reales en todo orden de tipo de cosas relativas a lo que concierne la administración del estado para el beneficio y bienestar de la población…

Qué más quisiera yo que unir voluntades, pero, siempre es algo que parece difícil, porque, ¡imagínatelo!… Si cuando se predicaba el reino de los cielos ya decía Cristo que parte de la semilla que sembraba el sembrador caía en diversas clase de terrenos, no llevando frutos en todos los que caía, acá, es más obvio que aunar voluntades para conformar y urdir procedimientos con propósitos comunes es mucho más difícil todavía, porque las materias en cuestión son de un carácter más amplio y de mucha menor importancia que la prédica del reino de los cielos, porque, si lo piensas un poco, la literatura bíblica le concede a los pobres el reino de los cielos, no a los ricos, así es que si pretendemos una sociedad más justa, ¿no crees que tornándose algunas personas algo menos pobres o más ricas, tal vez vaya a parar menos gente al reino .. del Fuerte y Valiente que vive para siempre?…

Tal vez no sea así, porque la dedicación a la superación de la pobreza es también un aspecto fundamental de el que deben preocuparse las personas, especialmente considerando el caso de los desamparados, los afligidos, los enfermos, las viudas y los huérfanos…

Mario

11 de Agosto

No nos engañemos,la esencia humana es la que creo toda esta porqueria,no hay vuelta,Todas esas ideologias altruistas y que hablaban de Igualdad se autodestruyeron por que eran inaplicables en la sociedad Humana. El Liberalismo politico ,permisivo y avalorico,la codicia,etc,etc se amolda mas a la ESENCIA HUMANA. Que le vamos hacer, el Perro ladra ,El pajaro Vuela,El pez nada en el Agua y los seres Humanos nos creemos tan Especiales que terminamos siendo todos lo mismo.
Los Valores se Perdieron y no son buen negocio para nadie el recobrarlos,vas con desventaja y directo al fracaso en nuestra sociedad los valores son como pasar sin armadura pr un area de fuego cruzado.Te MATAN al Tiro.
Triste Decirlo pero hay que admitirlo primero para poder reparar el daño.

Ver todos
Ocultar