#Sociedad

La educación en discapacidad debe ser transversal

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El nuevo Sistema de Inclusión Laboral anunciado por el Gobierno hace algunos días, ha abierto un gran debate en varios frentes. El primero, que la “Indicación Sustitutiva” incorporada al proyecto de ley no asegura que vaya a ser aprobada en el Congreso, ni mucho menos, incorporada con la urgencia que implica un tema tan sensible como éste en el ámbito laboral para el 57,2% de los chilenos que actualmente se encuentra en edad laboral y presenta algún tipo de discapacidad.


Porque si sólo se va a “adaptar” un escritorio más amplio para que quepa su silla de ruedas, pero la empresa no cuenta con un baño accesible, la voluntad de ese empleador queda sólo en una buena intención.

A mi juicio y para ser honesta, la mayoría de las personas que leen una nota de este tipo, se quedan sólo con la imagen de televisión con la Presidenta rodeada de algunos de sus Ministros y firmando un documento que tiene relación con el tema laboral de personas con discapacidad (PcD)…. Pocos reparan que el porcentaje comprometido es sólo el 1% para todos los organismos públicos civiles y militares, conjuntamente con las empresas privadas que tengan 200 o más trabajadores.

Un anuncio de esta naturaleza necesita una bajada (como decimos los periodistas – una explicación), más concreta y práctica para que el universo de PcD y sus futuros empleadores, logren comprender qué implica en estricto rigor, este nuevo sistema, qué beneficios van a obtener las empresas al contratarlos, cómo van a acreditar qué tipo y grado de discapacidad tiene el trabajador que están contratando… ¿Será a través de la Credencial para PcD o simplemente bastará un Certificado del médico tratante?.

Hay un sinfín de preguntas que también nacen desde las mismas organizaciones que trabajan con PcD pues han esperado por tanto tiempo que la inclusión laboral sea una realidad, que seguramente piensan que la oferta laboral será inmediata, debidamente remunerada y además, incorporada como una política de recursos humanos, para lograr la plena inclusión de todos.

Sin embargo y lamentablemente, no es ni será así pues antes de que todo lo anterior sea una realidad, primero se debe aprobar el proyecto de ley que recién fue presentado y sin ninguna urgencia. Posteriormente a ello, se debe educar y capacitar técnica y profesionalmente a todos aquellos jóvenes que vayan a postular a algún cargo en las mismas condiciones que postulamos todos a cualquier trabajo.

Otro frente que se vislumbra, es quién capacitará a las empresas a cómo relacionarse con estos nuevos trabajadores que hasta hoy, no habían formado parte de su organigrama. Porque si sólo se va a “adaptar” un escritorio más amplio para que quepa su silla de ruedas, pero la empresa no cuenta con un baño accesible, la voluntad de ese empleador queda sólo en una buena intención.

Lamentablemente y a mi juicio, este proyecto de Inclusión Laboral, es simplemente una vergüenza pues además de no recoger todas las sugerencias que se le hicieron llegar desde la sociedad civil y los organismos técnicos por años, se ha querido avanzar sin medir sus consecuencias y reales efectos para el verdadero cambio cultural que el país necesita.

Es necesario la educación en temas de inclusión y discapacidad a todo nivel pues hoy hablamos de Inclusión como una buena práctica, pero pocos entendemos el real alcance y la responsabilidad y compromiso que requiere un tema como éste. Y esa educación no sólo debe salir desde las áreas de la salud, sino que también de los profesionales y técnicos que han trabajado por años en las propias organizaciones y que claramente siempre llegan antes que el Estado con la solución a sus problemas. El trabajo intersectorial en materia de discapacidad es la única manera de dar nuevos anuncios que sienten las bases para la elaboración de políticas públicas eficientes.

TAGS: Condiciones Laborales Discapacidad Inclusión Social inserción laboral

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero