#Sociedad

La Catalana

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Subiendo por avenida Francia en Valparaíso, casi al final, media cuadra antes de la subida Baquedano, allá al inicio de los 60′ había un almacén de productos varios: La Catalana.


Al regresar cada día del colegio calle arriba pateando un tarro o a empujones con un compañero, media cuadra antes de La Catalana corregía mi actuar desordenado para que ella se fijara en mi

Sus dueños eran una pareja de catalanes refugiados que habían engendrado en esta tierra una joya sin parangón.

Aquel ángel en el año 62 debería contar con 16 años, yo, solo 8.

No podía dejar de verla, pues ella estaba a la entrada de aquel negocio a cargo de cambiar novelas del corazón, de cow boy, Corin Tellado, vendiendio Ecran, Eva, Disneylandia y todo el infinito mundo impreso que la gente consumía con fruición antes de la llegada atropelladora de la TV.

Intentaré describirla de la misma forma en que mis ojos infantiles registraban cada día su monumental belleza:
Era blanca, no, en realidad era translúcida. Sobre su espalda caía una ondulada melena castaña que la menor brisa arremolinaba con violencia. Delgada, fina, con un par de ojos pardos refugiados tras unas cejas y pestañas del mismo tono que su brillante pelo. A veces sus finos labios rosados dibujaban una sonrisa, seguramente provocada por las historias que leía.

Al regresar cada día del colegio calle arriba pateando un tarro o a empujones con un compañero, media cuadra antes de La Catalana corregía mi actuar desordenado para que ella se fijara en mi, para que ella no viera a ese niño revoltoso si no a alguien que admiraba su belleza…pero no; su mirada no se apartaba ni por un instante de las novelas que tenía para canjear y jamás sus ojos se cruzaron con los míos.

La seguí viendo cuando cumplí 9, 10, 11…y ella 17, 18, 19…aumentando una brecha insalvable.

A los 12 me cambié a otro barrio.

Un día, ya adolescente, la vi paseando de la mano con su marido en la Plaza Victoria, un tipo conocido del barrio, para mi, desde ese instante, un ser detestable. El mas feo entre los feos se había quedado con ese zafiro, con ese diamante, con esa joya de valor y belleza inconmensurable.

Aquella tarde definitivamente terminó mi infancia.

Debo confesarte que nunca supe tu nombre, pero para mi tendrás siempre el mismo nombre del almacén de tus padres: La Catalana.

¿Dónde estás hoy? Tendrás unos 73 años pero estoy seguro debes conservar aquella belleza de tus 16 años, y si tu espejo te dice lo contrario, quiero que sepas que a orilla de playa hay un hombre viejo con un niño en su interior que hasta el día de hoy te ve leyendo ajadas novelas mientras bregas con tu cabello agitado por los eternos vientos del viejo y sufrido Valparaíso.

TAGS: #Valparaíso

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Mientras no seamos capaces de sentarnos a conversar, a escuchar y ponernos en los zapatos del otro. Mientras no lo hagamos, se ve difícil que logremos la tranquilidad en la zona
+VER MÁS
#Sociedad

El pueblo Mapuche entre dos temibles enemigos

Es indudable que los desalojos efectuados por personas civiles a las ocupaciones de las municipalidades de Victoria, Traiguén y Curacautín no constituyen, en ningún caso, hechos aislados sin relación alguna
+VER MÁS
#Sociedad

El fracaso del Estado de derecho

Si se apreciara, socialmente, más el arte, lograríamos una memoria colectiva para la dignidad. El registro performativo tiene impacto en la cultura y la transforma profundamente. Ejemplos tenemos por doqu ...
+VER MÁS
#Cultura

No hay memoria sin arte. Cuando ´C.A.D.A´ imagen se vuelve un texto en Lotty Rosenfeld

Claramente la pandemia ha acentuado la desprotección de nuestros derechos sexuales y reproductivos y el acceso al aborto
+VER MÁS
#Género

Al unísono: ´Por nuestra salud sexual y reproductiva`

Nuevos

Mientras no seamos capaces de sentarnos a conversar, a escuchar y ponernos en los zapatos del otro. Mientras no lo hagamos, se ve difícil que logremos la tranquilidad en la zona
+VER MÁS
#Sociedad

El pueblo Mapuche entre dos temibles enemigos

Es indudable que los desalojos efectuados por personas civiles a las ocupaciones de las municipalidades de Victoria, Traiguén y Curacautín no constituyen, en ningún caso, hechos aislados sin relación alguna
+VER MÁS
#Sociedad

El fracaso del Estado de derecho

Si se apreciara, socialmente, más el arte, lograríamos una memoria colectiva para la dignidad. El registro performativo tiene impacto en la cultura y la transforma profundamente. Ejemplos tenemos por doqu ...
+VER MÁS
#Cultura

No hay memoria sin arte. Cuando ´C.A.D.A´ imagen se vuelve un texto en Lotty Rosenfeld

Claramente la pandemia ha acentuado la desprotección de nuestros derechos sexuales y reproductivos y el acceso al aborto
+VER MÁS
#Género

Al unísono: ´Por nuestra salud sexual y reproductiva`

Popular

Cuando la migración es planificada por razones ligadas a ideas racistas como fue la colonización del sur de Chile y de otros países del Cono Sur, deja una marca en el tejido social, un resentimiento que ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un pequeño recuerdo de un viaje a Frutillar

Es imperioso que el uso de la fuerza policial se regule por vía legislativa, afín con el principio de legalidad, con perspectiva integral y enfoque de derechos humanos.
+VER MÁS
#Sociedad

El nuevo protocolo de Carabineros sobre escopetas antidisturbios: más dudas que certezas

Nuestra élite ha diseñado una estrategia de cierre social a través del poder que le otorga el capital económico, negando la posibilidad de competir en igualdad de condiciones a los demás
+VER MÁS
#Política

La codicia de la élite

El consumidor vive en el presente, que para él es etéreo, nace con sus intereses y se termina cuando aparecen otros, más supremos –según la oferta−, así es que ¿de qué se extraña la derecha y l ...
+VER MÁS
#Política

La Caída, comienza con un 10%