#Sociedad

Integración para la evolución: a propósito del 12 de octubre

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ya es 12 de Octubre. Se conmemora “el encuentro entre dos mundos”, me dicen. ¿Pero, cómo ha sido ese encuentro? Más bien, un desencuentro.

Existía en este territorio seres humanos viviendo, conviviendo, organizados de un cierto modo, con ciertas dinámicas de vida, de aproximarse a la realidad, reconociendo ciertos elementos de naturaleza concreta y trascendente, que les guiaban en sus conductas, en su manera de integrarse entre “hermanos” y con el medio ambiente o territorio que les acogía. Y se aproximan otros seres humanos, provenientes de otros territorios, guiados desde sus propios modelos para contactarse con la realidad, con un desarrollo tecnológico, que les permitió lanzarse en la aventura de explorar nuevos horizontes, cruzando grandes mares, con intrepidez.

Traían una manera diferente de integrarse entre sí y con el entorno, una comprensión de lo esencial y lo superfluo de un orden diferente, valorando el “dominio”, el “control” de la naturaleza alcanzado, y estimulados por el anhelo de poder “ganarle” a sus vecinos en la competencia por los mercados instalados en su cultura. Ante el encuentro con los originarios de estas tierras, solo vieron grupos de seres humanos que no habían alcanzado los desarrollos tecnológicos que ellos sí, y leen desde allí -basados en esa valoración primera al control del entorno-, que se han encontrado con seres “salvajes” e “incivilizados” a quienes hay que “salvar”. Y se disponen a la tarea de civilizarles, ignorantes del daño que esto provoca, del desperdicio de la oportunidad de haber integrado a su propia visión, un orden diferente desde donde aproximarse a la vida, que podría haberles enriquecido.

Imagine usted, por un momento, que pretendan imponerle una manera de ser y estar, de otra naturaleza, basada en otros principios muy diferentes a los que ha empleado para vivir… ¿cómo reaccionaría?

Hoy, 12 de octubre, se conmemoren 519 años de ardua resistencia, con momentos mejor y peor logrados, por mantener viva, por legitimar la cultura, la visión empleada para encontrarse con la realidad, de los pueblos que originalmente habitaban estas tierras.

Esta intención de sometimiento, puede surgir sin “malas intenciones”, al estar convencidos que una perspectiva es superior a la otra, y que es por el bien del que es “inferior” dicho sometimiento. Es un error fundamental, pero que sin embargo, al encontrar la suficiente fuerza, dada por las mayorías, este sometimiento se instala, al menos por el tiempo que esa fuerza sea capaz de sostenerse.

También es cierto que, por naturaleza, el ser humano tiende hacia la evolución, y es cierto que hoy surge, desde la propia cultura dominante, y con renovada fuerza, el reconocimiento de la necesidad de integración entre hermanos, la necesidad de relacionarse con el entorno con real respeto y armonía, la necesidad de experimentar momentos de comunión y plenitud superiores a los alcanzados por la vía de los logros materiales. Y hoy día, la  perspectiva dominante -aquella que continúa aferrada a una visión de mundo desde la que se exalta los aspectos materiales como los más importantes a desarrollar, cuidar y promover-, está perdiendo fuerza, se le está cuestionando insistentemente, en distintas áreas de la organización en sociedad: educación, salud, cuidado del medio ambiente, desarrollo local, justicia, entre otros.

Los estudiantes levantaron sus voces, reclaman otra manera de integrarnos en sociedad, y se aproximan con un respeto vivo, no inventado, a sus compañeros/hermanos Mapuche, con quienes comparten aula, y en quienes reconocen ese espíritu de lucha, de capacidad para mantenerse firmes, afirmando su visión de mundo.

En este escenario de transformación hacia grados superiores de integración social, se está abriendo, también,  una nueva oportunidad para precipitar una integración más justa, con menos soberbia entre las culturas presentes en un mismo territorio. Una integración que nos haga bien a todos, que sea capaz de reconocer el lugar de lo común y de lo diferente, y favorecer las condiciones para garantizar una convivencia fundamentada en el principio de que en un plano, esencial, somos iguales, y que la diferencia, existente en otro plano, nos enriquece.

Aquellos alentados por la utopías, tenemos trabajo que hacer, y una oportunidad cierta para avanzar hacia ellas.

———

Foto: Fernando Mendoza

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Pareciera que estos grupos odian la inmigración, pero sólo la latina.
+VER MÁS
#Política

¿Inmigrantes? Sólo si son rubios y europeos

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Chile debe enfatizar que somos un país muy responsable con el ambiente, y debemos negarnos a que los principales contaminadores nos traspasen el gravamen de reducirlas para enfrentar un problema que ellos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Gases de efecto invernadero, o el desastre de los satisfechos

Macri centró sus dardos en la corrupción olvidando dos cosas. Una, que la corrupción no es un elemento diferenciador porque la ciudadanía asume que todos están corruptos
+VER MÁS
#Internacional

No llores por mí Argentina

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11