#Sociedad

Inclusión: De la falacia al cambio de paradigma

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

“Persona enferma, anormal, minusválida, discapacitada, especial, con necesidades especiales, con capacidades diferentes, persona en situación de discapacidad”. Expresiones dolorosamente presentes, dolorosamente cambiantes, que intentan aprehender una realidad compleja que desafía, cuestiona, pero que fundamentalmente incomoda.


El tema es complejo, pero requiere que asumamos la presencia de la diversidad, no es necesario estandarizar y mucho menos hacerse los locos. Las personas con discapacidad Existen, y como existimos y somos antes que todo seres humanos, nos corresponde un trato digno y no caritativo. Quizá entonces podamos hablar de igualdad entre seres humanos que se respetan por ser quienes son.

Por estos días, parece haberse adueñado de los medios un término que tranquiliza a casi todas las entidades sociales vinculadas a la problemática. Se trata de la “inclusión”. Este término, sumado a la “situación de discapacidad” parece aquietar las voces, pues desplaza la responsabilidad del fenómeno, desde el individuo al contexto.

Bajo este prisma, este último debería proveer las herramientas para que la “discapacidad” sea eso, una situación que pasa, porque en esta perspectiva teórica, la esperanza está puesta en que el sistema (centro) acoja en forma válida a la periferia, o minorías que circulan un poco apartadas. Esta mirada constituye un avance desde el enfoque médico y el determinismo en general, pero encierra algunas falacias:

1. ¿Todos tenemos necesidades? Sí. ¿Todos presentamos alguna discapacidad, de alguna manera? No. Por ningún motivo. Todos tenemos algún grado de dificultad, pero no presentamos discapacidad. Con qué cara nos posicionamos frente a una persona tetrapléjica, sorda o ciega y le decimos, “yo también tengo una discapacidad, porque me miran feo en la calle”. Es incomparable, ¡un poco de perspectiva!

2. La discapacidad no es una situación. El contexto puede proporcionar herramientas para mejorar el desempeño social de una persona ciega o sorda, pero su ceguera y/o sordera está ahí. Con herramientas, puede que la vida sea más sencilla, pero su modo de mirar el mundo es distinto, su construcción mental es particular y esto no es una situación que pasará, aún cuando vuelva a ver u oír.

Creo que aún no hemos superado el paso intermedio del duelo. Las personas con discapacidad existen y no corresponde negarlas, tenerlas ahí para la foto y mucho menos, estandarizarlas. Este es el gran problema. La inclusión en sí misma es también una falacia. El centro acoge y normaliza, el centro se adapta para normalizar lo que no es estándar. Creo que es necesario un cambio de paradigma real, que se asiente en los derechos humanos. Todos (en situación o no de lo que sea) tenemos derechos. En la imposibilidad que tiene una persona ciega de comprar en un supermercado de forma independiente, se vulnera el derecho a la autonomía y libertad. En la negativa a transmitir el festival de viña en lenguaje de señas, se vulnera el derecho a la cultura de las personas sordas; en la dificultad para transitar de una persona con discapacidad motriz, también se vulnera su autonomía y en el trabajo mecánico y mal remunerado, se menoscaba la dignidad de las personas con síndrome de Down.

Toda persona tiene derecho a educarse, a trabajar, a aportar a la sociedad, y sobre todo, tiene derecho a ser valorada, no ayudada, ni incluida, ni integrada, porque la valoración de otro ser humano, en su condición de PERSONA implicará investirla de humanidad, de dignidad y por tanto, de voz para ser escuchada en sus necesidades y por qué no decirlo, en su discapacidad.

El tema es complejo, pero requiere que asumamos la presencia de la diversidad, no es necesario estandarizar y mucho menos hacerse los locos. Las personas con discapacidad Existen, y como existimos y somos antes que todo seres humanos, nos corresponde un trato digno y no caritativo. Quizá entonces podamos hablar de igualdad entre seres humanos que se respetan por ser quienes son.

TAGS: #Inclusión Discapacidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Daniel Tilleria Perez

21 de Septiembre

¡Qué buen análisis y qué interesante tu exposición! Los educadores estamos en deuda con las personas con discapacidad pues, tal vez por miedo o por falta de preparación específica, no hemos exigido una plena inclusión de las diversas discapacidades en las instituciones educativas, en las aulas. Pienso que los nuevos planes de estudio, el currículo próximo, deberá considerar el trabajo integrado, hablemos desde ahora de calidad e inclusión.
Muy buen trabajo, se lo daré como lectura a mis alumnos de profesorado, está muy bueno.

21 de Septiembre

Daniel: Muchas gracias por leer y comentar. Sí, los desafíos que planteas son necesarios y mucho. Creo que desde cada trinchera uno puede dar una batalla potente para hacer de nuestra sociedad un espacio que construya el desarrollo integral de todos.
Un abrazo.

Andrea

30 de Abril

Necesito libro que expliquen o tengan que ver con inclusion..

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

La pandemia ha demostrado en estos meses su inmenso poder sobre todo lo que hemos considerado más o menos inamovible: ha destrozado nuestra capacidad de confiar y nos obliga a evaluar hasta qué punto somo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Quédate en casa (si puedes)

Las veo bajar por la calle principal de la aldea, con sus caites empolvados de tanto caminar, con sus canastos en la cabeza llenos de hierbas, verduras y flores
+VER MÁS
#Sociedad

Las vendedoras de la aldea

Nuevos

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

La pandemia ha demostrado en estos meses su inmenso poder sobre todo lo que hemos considerado más o menos inamovible: ha destrozado nuestra capacidad de confiar y nos obliga a evaluar hasta qué punto somo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Quédate en casa (si puedes)

Las veo bajar por la calle principal de la aldea, con sus caites empolvados de tanto caminar, con sus canastos en la cabeza llenos de hierbas, verduras y flores
+VER MÁS
#Sociedad

Las vendedoras de la aldea

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

Por ello, junto a diversas asociaciones de investigadores, desde hace meses hemos demandado al gobierno que se consideren los factores socio-ambientales, territoriales, culturales y afectivos, teniendo a lo ...
+VER MÁS
#Ciencia

Por una democratización epistemológica. Respuesta a Ramón Latorre

No recuperaremos lo que antes teníamos y hemos perdido, porque lo que antes existía y denominábamos como normalidad y confianza, nunca fueron aceptadas como tales sino con altos niveles de imposición
+VER MÁS
#Ciudadanía

La nueva confianza

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal