#Sociedad

Generación, Juventud y Dignidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Fotografía: Santiago Oyarzo Pérez

Yo soy de la generación
Que creció a compás de marchas
La que vivió la avalancha
De la mordaza y rigor
Esa que un poco mayor
Pateó piedras en las calles
Y que a pesar de pesares
Supo de lucha y amor

(Pancho Villa, cantautor)

Somos parte de una generación, de la cual en estos tiempos, se habla poco. Somos como todos o quizás solo nombres que pocos conocen, pero fuimos muchos que confiados y decididos nos integramos a otro nombre que convocó a cientos de miles: el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR.

Quienes militamos después de 1980, lo hicimos guiados por la rica historia de lucha y compromiso del MIR y de los miristas. Nuestras nociones elementales estaban regidas por el valor ético y digno de muchos caídos y la oposición consecuente a la Dictadura cívico militar. El amor a la Libertad y a la Justicia nos alcanzaba para sentirnos parte de la lucha e identificarnos y militar. Por ello, en estos tiempos, en que muchos  compañeros recuerdan la fundación del MIR, el período pre-revolucionario de Allende, el golpe militar y los años más duros de la dictadura, encontramos que son escasos los que se refieren a nuestra generación como parte de la historia mirista y más escasos aún los que abordan el tiempo de las protestas, las crisis internas y el advenimiento de los gobiernos “de la democracia transicional”.


No teníamos mucho que perder, pero con nuestra decisión y arrojo aspirábamos a alcanzar libertades y un mejor futuro con dignidad. El rojo y negro teñía nuestras vidas de amor, rebeldía y dignidad.

Corrían los años 80, la experiencia político-militar en Neltume, pese a su aislamiento y aniquilación, se transformaba en un ejemplo para continuar la lucha. La irrupción de vastos sectores populares a comienzos de 1983, nos estimulaba a no decaer y a redoblar los esfuerzos. La seguidilla de acciones militares y milicianas entre el 79 y el 82 era un aliciente que demostraba que la lucha frontalmente era posible. El triunfo de los sandinistas, que confirmaba que ninguna de sus tendencias tenía por si sola la razón, nos señalaba los caminos futuros. La muerte de hombres y mujeres nos inspiraba para seguir su ejemplo amen del inmenso dolor que nos ocasionaba. La muerte de milicianos y después de muchos anónimos en las protestas populares que ofrendaban su vida por gritar “Pan, Trabajo, Justicia y Libertad” y “el Chile no se rinde caramba”, embargaban nuestras vidas para no separarse de nosotros y de nuestra acción.

Ese era el espíritu que nos guiaba y ese aliento establecía nuestro quehacer en las poblaciones, universidades y liceos. Ya sea en la JRME, en las milicias móviles o en los sectores sociales a los cuales intentábamos orientar para asumir todos los desafíos de la lucha antidictatorial. No teníamos mucho que perder, pero con nuestra decisión y arrojo aspirábamos a alcanzar libertades y un mejor futuro con dignidad. El rojo y negro teñía nuestras vidas de amor, rebeldía y dignidad.

Quién sabe, al estar armados de nuestras esperanzas no evaluamos las experiencias de Neltume, los levantamientos populares, los golpes represivos, los planes político-militares o las campañas. Del mismo modo, es probable que ello lo delegáramos en los más experimentados, los más conocedores y/o los más visibles. Por ello nos sorprendió la fragmentación, y seguramente ante el dolor provocado y como intento de aminorarlo, nos hicimos eco de prejuicios hacia quienes habían sido nuestros compañeros, que visto hoy con la distancia que otorga la madurez del tiempo, también nos duele.

Con el tiempo, fuimos actores y testigos de la desintegración, de la pérdida de muchos compañeros, de la creciente disminución de capacidad militar y miliciana, observamos con impotencia los acuerdos negociados entre la dictadura y sectores de la oposición “democrática” y con impotencia vimos también, que nuestros vínculos sociales se debilitaban sin comprender las causas de fondo.

Eso es parte de nuestra historia como generación, al igual que muchos, estamos orgullosos de nuestra historia, llena de pasión por cambiar el mundo. Quizás, podríamos ser los más duros críticos del MIR, pues nos correspondió “habitarlo” en medio de la represión, debilitadas sus capacidades de formación, practicas “verticales” y conspirativas como consecuencia de la política de exterminio desatada por la dictadura cívico militar. Percibimos, enormes esfuerzos de muchos, pero no suficientes para superar implementaciones artesanales de muchas políticas, incluida la miliciana y militar.

El mundo de hoy es distinto… el Chile de hoy es distinto, los pobres del campo y la ciudad se acrecientan. La construcción de alternativas para un Chile justo y solidario requerirá aprender de las lecciones que deja la experiencia del MIR. El camino es largo, la tarea por la cual cientos de militantes dieron sus vidas continúa vigente, las injusticias aún golpean sobre amplios sectores de nuestra sociedad. Los cambios registrados en el mundo y en Chile, imponen formular un nuevo paradigma para cumplir los sueños y las esperanzas pendientes sobre todo con dignidad necesaria, ese es el desafío, hacia allá nos orienta el futuro.

 

TAGS: #DictaduraMilitar #LuchaSocial MIR

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Chile es un Estado Regional, plurinacional e intercultural y que está conformado por “entidades territoriales autónomas, en un marco de equidad y solidaridad entre todas ellas, preservando la unidad e i ...
+VER MÁS
#Política

Cómo se configuran las comunas autónomas en la propuesta constitucional

Aunque la Constitución tenga este mandato, a priori, el Estado no está preparado para poder ejercer dicho mandato, no por sus atribuciones, sino porque significaría tener que reconfigurarlo por completo ...
+VER MÁS
#Política

Borrador de Constitución en perspectiva comparada ¿Hacia dónde va?

Nuevos

¿Cuál es el sentido de destruir el Centro de la ciudad? ¿Es qué no hay consciencia que los únicos dañados son los sectores medios y los más pobres?
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un ethos y una ética deteriorada

La negación del derecho de la mujer sobre su cuerpo es un tema antiguo y de enorme impacto social.
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer marcada

Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo

El acceso a la presidencia de un hijo de Marcos, sin mediar golpe alguno, sino por la vía electoral, es todo un signo de los tiempos que corren. Símbolo de la defraudación, de la decepción producida por ...
+VER MÁS
#Internacional

Filipinas: el retorno de una dinastía

Popular

Si sólo se ponen medidas de contención, pobres y sin valor real en la detención del delito, la violencia será imparable
+VER MÁS
#Política

Los 700

El exceso de normatividad en una Constitución, la transforma en un instrumento que petrifica el debate político al pretender imponer una sola visión sobre cómo resolver los conflictos sociales y políti ...
+VER MÁS
#Política

Los costos de no lograr acuerdos en la Convención Constitucional

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar