#Sociedad

Etimología histórica del trabajo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El trabajo ha tenido muchos significados. En la actualidad, el concepto está limitado a ciertas funciones que puede cumplir un ser humano en el siglo XXI para entrar al mercado y al consumo, de acuerdo a sus competencias en las que se desempeña en la economía. Sin embargo, el concepto de trabajo no siempre ha sido el mismo.

Desde los inicios de la humanidad, se sentó una constante que caracterizaría la palabra trabajo: la necesidad de subsistir. Pero esta necesidad era buscar alimento en un medio ambiente hostil lleno de peligros. Las primeras sociedades fueron cazadoras-recolectoras y para este fin formaron bandas y tribus, que actuaban en solidaridad y comunidad.


Hoy el malestar no tiene por donde encauzarse o a apelar a una solución socialista. Vemos sociedades y un hombre, según Tomás Moulian, “el consumo lo consume”.

En la Antigüedad, los griegos llamaron a la areté (virtud) a toda ocupación que pudiera ennoblecer a una persona. Alguien era un aristócrata si pensaba y reflexionaba de acuerdo a este principio; el ser privado de libertad podía ensuciarse las manos en actividades en los que los aristócratas no querían. Podían ser desde filósofos hasta escritores. Lo mismo entendieron los romanos con el otium (hacer lo que un le gusta) y el antónimo de esto, el negotium (no hacer lo que a uno le gusta). Etimológicamente hablando, la palabra trabajo viene del latín tripalium, es decir, un tipo de látigo que se le aplicaba a los esclavos.

En la Edad Media, es bien conocido el ritmo de los trabajos que se llevaban a cabo por la servidumbre hacia el señor, que es detentador de un poder que le encomendaba a sus subalternos, que todo hombre mediante el homenaje podía ser bueno y tener una relación armónica con Dios. La Iglesia Católica condenaba a todo holgazán que no hacía nada. De ahí viene el pecado de la pereza.

En la Edad Moderna, con la centralización de los Estados y la expansión comercial, surgió una nueva clase social, que se preocupó de aumentar sus ingresos y era más dinámica que la nobleza. Esta era la burguesía. Así, con el correr de los siglos, la llamada “rueda de la historia” fue categórica: sepultó en la Revolución Francesa todos los privilegios de su clase dominante: la nobleza. La Revolución Industrial daría el sustento material a la burguesía, demostrando que, en ese momento, ser trabajador y honrado podría llevar al éxito.

La Edad Contemporánea, sin embargo, llevaría a la reformulación de la conceptualización del trabajo en ámbitos diversos. Surgiría por acción burguesa, todo tipo de riquezas y maravillas que describían Karl Marx y Friedrich Engels en su famoso manifiesto, pero llevan en sí el germen de la explotación del hombre por el hombre. Es así como se manifiestan dos clases antagónicas que se enfrentan a los vaivenes de la historia. Esta clase popular, busca la legitimización de su poder en el mundo del trabajo y sólo esta clase (y no los pícaros, ladrones, sinvergüenzas, etc.) puede llevar a la revolución mundial, según Marx. Esta clase es el proletariado. Esta clase es la única con conciencia, que ve como sus condiciones de trabajo pueden ser precarias y la única que ve como su trabajo no es valorado en su totalidad. De ahí, al no poder obtener todo lo que desea, llevaría a su grupo a una lucha de clases con la burguesía, por medio de la revolución mundial, y si es así, hasta recurrir a las armas.

Lo anterior lo entendió muy bien, a inicios del siglo XX, Vladimir Ilich Ulianov (Lenin), junto con el partido bolchevique de Rusia. Pero ahí no existían trabajadores organizados; tenía un campesinado hambriento e inculto y un proletariado explotado e incipiente, que encabezara la revolución mundial. Así transcurrió el siglo XX en la periferia: revolución tras revolución fallida o no, pero todas decían lo mismo o casi lo mismo. Durante este siglo, se debía acabar con la concepción del trabajo que llevaba a la explotación y a la acumulación sin control del capital de cualquier tipo. Para ello, el Estado llevaría a cabo el control del capital (medios de producción), para ser repartido equitativamente. A pesar de lo anterior, se crearon regímenes y sociedades demasiado estatizadas, cayendo estos regímenes socialistas en 1991.

Hoy el malestar no tiene por donde encauzarse o a apelar a una solución socialista. Vemos sociedades y un hombre, según Tomás Moulian, “el consumo lo consume”. Hoy se tiene que ser exitoso consumiendo más. Es decir, como señala Byung Chul-Han, hasta autoexplotarse, es decir, negar que el acto de trabajar mal no es culpa del otro, como la burguesía, el Estado, la pequeña burguesía o el medio ambiente; sino- al caso más patético- el culpable es uno mismo.

Es obvio que alguien no llegue a comprarse un Ferrari, pero en el camino a muchos se les olvida eso. Lo mejor, es detenerse y preguntarse si hoy existe negociación colectiva, partidos que apoyen efectivamente a los nuevos obreros, un sistema educacional equitativo y ayudas financieras para hacer que el trabajo no sea un tripalium o un flagelo contemporáneo. El mejor homenaje y conmemoración a los trabajadores es hacerse estas preguntas.

TAGS: #FuerzaDeTrabajo #NegociaciónColectiva Trabajadores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
A veces, es mejor reconocer que el problema en Chile no es el virus, sino el sistema que propicia su contagio.
+VER MÁS
#Internacional

Distopia nórdica: Anti cuarentena sueca

No nos subamos a un carro de la victoria que aún no anda del todo, hay que bajarse a empujarlo, a dejar de lado las pequeñas diferencias que nos separan y unirnos en las grandes semejanzas que nos unen fr ...
+VER MÁS
#Política

Los peligros del Apruebo

Al alero de las redes sociales, la sociedad se constituye como sujeto protagónico de su realidad, gana en relacionamiento e instantaneidad mediante la utilización de dispositivos digitales inalámbricos d ...
+VER MÁS
#Política

De los Pingüinos del 2006 al Proceso Constituyente del 2020

La representatividad implica desafiar esta realidad individualista y facilita los espacios para que los intereses particulares tengan resonancia en la vida colectiva
+VER MÁS
#Sociedad

Chile el archipiélago: Las causas de una herida abierta

Nuevos

A veces, es mejor reconocer que el problema en Chile no es el virus, sino el sistema que propicia su contagio.
+VER MÁS
#Internacional

Distopia nórdica: Anti cuarentena sueca

No nos subamos a un carro de la victoria que aún no anda del todo, hay que bajarse a empujarlo, a dejar de lado las pequeñas diferencias que nos separan y unirnos en las grandes semejanzas que nos unen fr ...
+VER MÁS
#Política

Los peligros del Apruebo

Al alero de las redes sociales, la sociedad se constituye como sujeto protagónico de su realidad, gana en relacionamiento e instantaneidad mediante la utilización de dispositivos digitales inalámbricos d ...
+VER MÁS
#Política

De los Pingüinos del 2006 al Proceso Constituyente del 2020

La representatividad implica desafiar esta realidad individualista y facilita los espacios para que los intereses particulares tengan resonancia en la vida colectiva
+VER MÁS
#Sociedad

Chile el archipiélago: Las causas de una herida abierta

Popular

Es momento oportuno para reflexionar sobre ¿Cómo deberá ser el aprendizaje post-pandemia? En particular de cara a las generaciones de Centennials. Se confronta el pasado y futuro
+VER MÁS
#Educación

El futuro de la Educación

Paradójicamente, la JEC, no habría aumentado la cantidad de horas en que los alumnos cuentan con supervisión de un adulto, sino que habría tenido solo un efecto de reemplazo parcial de la supervisión ...
+VER MÁS
#Política

Las horas de Supervisión Adulta y el Delito Juvenil en Chile

El proceso democrático para crear una nueva Constitución estará en serio riesgo, porque al morir los partidos que nacieron de personas que se movilizaron el 18 de octubre, el sistema le niega la particip ...
+VER MÁS
#Política

¿Genocidio político a partidos del Estallido Social?

Nadie sabe dónde estás ahora, nadie registró donde marcó tu última coordenada la ensangrentada rosa de tus vientos. Solo tenemos estas fotos
+VER MÁS
#Política

Antonio Aguirre, ´Gonzalo'