#Sociedad

Escrache

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A estas alturas, debo confesar que creía en la existencia de alguna bolsa inflándose en alguna parte y amenazando con un “estallido social”, como le llaman sesudamente los analistas. Ya no. Creo que nos acostumbramos vivir así. Sin escrache. Apenas los estudiantes para pedir gratis la misma porquería por la que hoy pagan.

Así es como hoy se populariza en España nuestra funa, esa manifestación social consistente en ir a la casa o lugar de trabajo del beneficiario para espetarle unas cuantas de aquellas muchas que se merece.

El escrache toma fuerza cada día como una pequeña muestra de la ira de los españoles que han soportado por demasiado tiempo el ser gobernados, administrados, recortados y basureados por una cáfila de corruptos que guardan su moral dudosa a buen recaudo en una caja de seguridad junto a lo robado. Políticos, funcionarios y dirigentes son encarados en plena calle. Si tomásemos a cada uno de los que se están robando España y les hiciéramos llover sobre nuestro país acabarían con nuestra sequía.

Pero aquí también los hay, no en el nivel de la Madre Patria (por favor, considérenme huérfano), pero los hay. Nos hemos acostumbrado a escuchar de “casos aislados” o aquello que solamente es “un desorden administrativo”, “error pero no delito” y que para que las instituciones funcionen se “ha ordenado un sumario” o la clásica “querella hasta las últimas consecuencias”. Pero por algo se empieza y nosotros partimos hace rato.

Desde hace mucho los chilenos sentimos que alguien nos está viendo la cara (nótese la elegancia). Basta ver nuestra prensa duopólica cuando nos muestran los casos de corrupción o abusos para hacerlos desaparecer tan rápido como sea posible. Los auspicios mandan y nuestra mala memoria ayuda.

En toda conversación trivial asoman los comentarios acerca de tal o cual caso del que nos hemos enterado, siempre acompañado de toda clase de insultos contra la mayoría de ellos y alguna muestra de admiración en otros, por parte del idiota infaltable en cualquier estadística. “Es que la supo hacer el compadre”. Pero no hacemos nada.

Desde el año pasado observamos, sin manifestación alguna y mucho menos escrache, el imperdonable perdonazo de 112 millones de dólares que el Servicio de Impuestos Internos otorgó a la multitienda Johnson’s. Al día de hoy ni siquiera se investiga la querella en tribunales. El resto de los contribuyentes debemos pagar con multa hasta por el más leve atraso y ya sabemos lo que pasa cuando alguien se atreve a reclamar. Caen las penas del infierno, a pesar de que aún el SII no especifica cuáles serían en el caso de contribuyentes ateos. Pero de que les caen, les caen.

Para qué vamos a hablar del caso La Polar. A los reportajes de Ciper, titulados “La red de sociedades y millonarias ganancias que devela cómo los gerentes participarondel fraude” I y II, bastaría cambiarle unos cuantos nombre para transformarla en una novela de gangsters. Y de las buenas. Tras los hechos, elección de un nuevo directorio, una lavadita de cara (ni siquiera ducha) y vamos andando de nuevo. Y allí está operando de lo más bien y los mismos estafados de antes siguen entrando como si nada hubiese pasado.

Y la cosa funciona más o menos así. No pasa nada. Todo bien, para qué nos vamos a hacer más problemas.

Hace pocos días fue elegido Pedro Velásquez Seguel como vicepresidente de la Cámara de Diputados. Dentro de sus antecedentes curriculares figuran el haber sido destituido como alcalde en 2007, acusado de fraude al fisco, procesado y condenado a 300 días de pena remitida, inhabilitación perpetua para ejercer el cargo de alcalde, (legalmente podría ser Presidente de la República) y al pago de una indemnización que, con los intereses, al día de hoy asciende a más de 280 millones de pesos y que aún no paga. Elegido con los votos de la derecha, sus parlamentarios argumentaron que su elección era producto de una negociación en la que sus maquinadores “no conocían estos antecedentes”. Por su parte Velásquez ha declarado que “son cosas del pasado”. Así de campante. ¿Por qué? Fácil, pues. Porque no pasa nada. Nadie lo apremia mientras, al resto del país endeudado hasta las orejas, no cesan de llamarle por teléfono durante todo el día y todos los días.

Un pequeño empresario, a quien conozco desde hace años, pretendía ingresar como contratista en una empresa de la gran minería. Negocio por un par millones de dólares. Cuando finalmente lo recibió el gerente indicado, le hizo esperar unos segundos mientras terminaba de hojear el catálogo de una camioneta 4×4. Luego, delicadamente, se lo dejó a la vista sobre el escritorio. Frase para el bronce: “ese es mi sueño”, le dijo. Obtuvo su 4×4 hasta con la patente, y la maquinita, convenientemente aceitada, funcionó a la perfección “para que ganemos todos”, como se dice.

Vamos de grandes a chicos. Uno de muestra: un conocido mío tramitaba desde hace mucho tiempo un permiso municipal para su negocio. Tras meses de dilación le informaron que “la carpeta estaba extraviada”. Nada que hacer pero hoy está funcionando normalmente; le pasó un dinerillo al funcionario para que se quedara a trabajar horas extras en la tarde y viera si aparecía la carpeta, “debe estar por ahí”, le dijo. Apareció al día siguiente. Al final, todo funciona.

A estas alturas, debo confesar que creía en la existencia de alguna bolsa inflándose en alguna parte y amenazando con un “estallido social”, como le llaman sesudamente los analistas. Ya no. Creo que nos acostumbramos vivir así. Sin escrache. Apenas los estudiantes para pedir gratis la misma porquería por la que hoy pagan.

Nos acostumbramos a vivir con lo que puede no ser ilegal pero que es manifiestamente inmoral. Total, como dijo Groucho Marx: “estos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros”.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad