#Sociedad

¿Es Chile un país violento?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Los medios de comunicación en Chile destacan diariamente los actos de violencia ocurridos durante la jornada: asaltos en la vía pública, “portonazos”, femicidios, acciones subversivas, enfrentamientos en marchas, “funas”, y un largo etcétera, que colocan a los ciudadanos frente a una situación en la que pareciera que la inseguridad es la constante de sus vidas. Así la violencia se instala como parte de las preocupaciones individuales diarias, generando con ello un mercado de la seguridad: alarmas, cámaras de vigilancia, armas, seguridad privada, rejas electrificadas, perros guardianes. Los gobiernos a su vez responden a la mayor demanda ciudadana con anuncios, nuevas leyes o endurecimiento de las que existen, más inversión en seguridad y aumento de la dotación policial. Sin embargo la violencia no cede, sino que aumenta y está cada vez más al acecho de las personas. ¿Será que Chile es una sociedad más violenta que en el pasado?, ¿la población está dominada por el miedo a ser violentada?, ¿no es posible vivir en paz?.

La violencia en la sociedad moderna

Como suele ocurrir con los fenómenos sociales, no hay respuestas unívocas ni totalizadoras para comprender la violencia. Para el filósofo Byung-Chul Han, la violencia – entendida como una relación de negatividad entre el yo y el otro – en la sociedad moderna es muy distinta a la que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad.


En consecuencia, ¿es Chile un país violento?, objetivamente tanto los datos a nivel nacional como internacional indican que no lo es, pero desde la subjetividad del temor y del miedo al parecer si lo es.

El lugar central que ocupaba la agresividad en las sociedades pre-modernas, no obedecía a una manifestación más extendida del “mal” o de la “maldad” del ser humano, sino más bien a una demostración y exhibición del poder de quienes podían ejercer la violencia por sobre otros que la padecían. Para Han la imagen del emperador romano, decidiendo la vida o la muerte del gladiador solo con un gesto de su pulgar, era un ejemplo evidente de poder. No obstante, la reducción de esta violencia en tiempos modernos que se caracterizaba por su visualidad, objetividad, y por lo mismo su repulsa, dio paso en la sociedad contemporánea a la violencia interna, es decir, una acción que es desencadenada en y desde el sujeto quien se violenta a sí mismo para poder cumplir con las obligaciones que la sociedad del rendimiento capitalista exige.

El aumento y variedad de patologías mentales, el acoso a nivel escolar, laboral o de género, la constante insatisfacción personal, la frustración permanente, serían una evidencia de aquello. El sociólogo Zygmunt Bauman, por otra parte, reconoce en la sociedad moderna un potencial de violencia, que la caracteriza en el “miedo líquido”, que se aprecia en el permanente estado de amenaza y de tensión existencial. Este miedo constituye un quiebre para la estabilidad que requiere un sujeto para vivir el presente y proyectarse en el futuro. La sensación de estar al borde de una catástrofe que no es capaz de manejar es uno de los rasgos distintivos del miedo líquido: una hecatombe ambiental, la pérdida del trabajo, padecer una enfermedad grave imposible de costear, la pérdida del núcleo familiar, la obsolescencia por edad o incapacidad técnica, tornan la vida en una constante agresión que solo con el desarrollo de ciertas habilidades sociales permiten algún grado de estabilidad pero que en ningún caso la aseguran.

Chile país violento

Con prescindencia de los datos estadísticos que entregan los organismos del Estado responsables de prevenir, enfrentar y sancionar la violencia (Ministerio del Interior, Policías, Ministerio de Justicia y Fiscalía de Chile), existen entidades que desde la sociedad civil abordan la violencia con miradas sectoriales, ya sea como consecuencia de la delincuencia común (Fundación Paz Ciudadana), de acciones que afectan el patrimonio económico en zonas determinadas del país (Multigremial de la Araucanía), o desde la conflictividad social que puede desencadenar acciones violentas en el espacio público (Observatorio de Conflictos Sociales del COES, Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social).

Sin embargo el contraste de los datos, no basta para formarse una impresión completa del impacto de la violencia en el país. Para el Global Pax Index, que mide la seguridad a nivel mundial, Chile el 2018, se ubica en el lugar 28, el país menos violento de América Latina y superando a otros con niveles de desarrollo económicos superiores (España, Italia, o Gran Bretaña), y eso hace más de una década.

En consecuencia, ¿es Chile un país violento?, objetivamente tanto los datos a nivel nacional como internacional indican que no lo es, pero desde la subjetividad del temor y del miedo al parecer si lo es.

El desafío para las autoridades y los responsables de combatir este nuevo tipo de violencia más interna que externa, más subjetiva que objetiva, requiere de nuevas estrategias y definiciones, las que aunque no gocen necesariamente de popularidad demostrarán el efectivo compromiso por una sociedad más pacífica y segura.

 

TAGS: #ChileActual #Delincuencia #Violencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de Junio

Es un pais violento desde que se rige por la constitución redactada por un dictador. Cada vez que se juzga a un delincuente porque robó un auto con una ganzúa, se hace bajo leyes que se ordenan juridicamente bajo una ley fundamental firmada por un criminal que mandó matar a miles de personas. Es un país violento también porque la izquierda considera que ser moderado o tratar de quedar bien con todo el mundo es algo que está mal, un error. Que cree que transar o dialogar es algo malo, y que está rayada con la transición-transaccional. Es un pais donde, para ser feliz, hay que destacar por sobre los demás, ya sea por tener mucha plata, por ser muy progre, por ser muy inteligente, donde no sirve ser una persona normal. Si tienes poca plata, o si careces de una posición política de esas “definidas”, que se nota a cuatro cuadras de distancia lo que eres, entonces estás en camino de que te aparten, te excluyan, te ninguneen, porque este es un país para egos grandes. No es un pais para uomos qualunques, o personas de carne y hueso, sino para gente especial, que destaca por tener algun rasgo meritorio como tener mucha plata o ser muy buena persona, etc.

Jose Luis Silva Larrain

17 de Junio

Si la constitucion la hubiese redactado un dictador no tendriamos elecciones señor.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad