#Sociedad

El voto obligatorio y ¿la calidad de la democracia?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Diversos columnistas señalan que una democracia en la cual muchos ciudadanos votan es de mejor calidad que aquellas en las cuales la votación ciudadana es menor. Por lo mismo, señalan, es indispensable que todo sistema electoral garantice una alta votación ciudadana, cuestión que sólo es compatible con el voto obligatorio.

Este argumento sufre distintas fallas. Primero, da por sentado que la votación sufre una baja apocalíptica en materia de voto voluntario, cuestión que no necesariamente es así. Segundo, en ningún caso se entiende cuál es el nexo causal que existe entre una alta votación y una mayor calidad de la democracia, error que se agrava cuando no se explicita qué debemos entender por calidad

Un alto número de votantes en una elección no es garantía de una buena calidad de la democracia. Así, por ejemplo, una alta votación producto de sobornos e incentivos ilegales por parte de los candidatos será a todas luces incompatible con el concepto de democracia, a pesar de ser alto el número de electores. Lo importante en una democracia no pasa por el número de votantes, sino por las causas que éstos han tenido para concurrir a las urnas y por la posibilidad efectiva de que hayan tenido todos de  poder votar.

¿Podemos hablar de una buena calidad de la democracia cuando los votos son producto de una obligación? Difícilmente. Esa es la diferencia entre el voto voluntario y el voto obligatorio. El voto obligatorio no hace más que garantizar la asistencia presencial al evento eleccionario de una gran cantidad de ciudadanos pero en caso alguno permite inducir o deducir la posición anímica en la cual actúan los votantes ¿motivados por el candidato o por la sanción? 

De lo que usted sabe y entiende por democracia, le pregunto, con qué opción la identifica más: ¿con la sola presencia corporal del ciudadano en el local de votación o con el ciudadano que concurre de manera informada y razonada a votar? Sin duda, la segunda opción descrita es la que se identifica efectivamente con la democracia. Y esto ¿qué tiene que ver con el voto voluntario u obligatorio? Mucho, en el voto voluntario la propuesta política debe ser lo suficientemente buena como para movilizar a los ciudadanos de sus casas a una cola y al respectivo sufragio. En el voto obligatorio, cómo vimos, no, pues el ciudadano debe asistir aunque ninguna opción le identifique o le convenza.

Eso es lo que hace el voto voluntario: reconocer al ciudadano como un sujeto racional, pensante, capaz de ponderar opciones. En otras palabras, el voto voluntario no hace sino reconocer al ciudadano como persona libre y racional, cuestión básica en una sociedad democrática. 

Distinto es lo que sucede con el voto obligatorio, que  no hace más que valorar a los ciudadanos como número, como masa, sin importar el ánimo en el que actúan. Aquí, calidad es número. Pregúntese usted ahora ¿es eso calidad de la democracia?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Kast y la derecha están preparando al futuro ciudadano, carente de aquellos modelos, y buscan asemejar identidades sin dimensiones políticas, ciudadanos no interesados en las transformaciones sociales
+VER MÁS
#Política

El triunfo de la inmediatez en la guerra de José Antonio Kast

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado

Popular

En Chile el apellido tiene un poder predictivo relevante en los ingresos. La estratificación social es persistente. En otras palabras, hay una cierta movilidad social, pero con techo.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Meritocracia chilena ABC1: Perpetuidad de privilegios

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado