#Sociedad

El verdadero chilean way: nunca tanto

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Chesterton, en su breve Historia de Inglaterra, cita una pregunta de Kipling que tiene plena validez en el aquí y ahora de nuestro Chile: What can they know of England, who only England know?

La pregunta tiene múltiples traducciones posibles. Todas ellas apuntan a la raíz de una infinidad de problemas que nos afligen en el vano intento de enjuiciar un país totalmente chilecéntrico. Nuestros optimismos desbordados, nuestras más severas autocríticas, nuestros ataques de fatalismo depresivo, todas esas estúpidas frases que en algún momento hemos citado como la crema de nuestra sabiduría, se estrellan con los bordes estrechos de nuestro provincialismo insular.

Cito al azar  tres de ellas, una pesimista, una optimista y una que tal vez nos define con mayor objetividad:

Es la raza, la mala.

La mujer y el vino chilenos son los mejores del mundo.

The chilean way.

La primera, negativa,  parte de algo inexistente: la raza chilena. Este país es un crisol de (casi) todas las razas existentes y sus habitantes somos todos mestizos.

Que la mujer chilena sea bella es cierto, con notables excepciones que no voy a citar.  ¡El vino? de acuerdo, es excelente, como el de otras latitudes igualmente agraciadas por el clima y el suelo.

La tercera es la más asertiva. Es posible observar un chilean way en nuestros actos y, sobre todo, en nuestras omisiones. Un destacado humorista nacional lo ha descrito como el “nunca tanto”. Somos honrados y ladrones, flojos y trabajadores, comprometidos y abúlicos, apasionados y apáticos a la vez, pero  nunca tanto. Debemos reconocernos en ese chilean way, pero no sabemos si hacerlo con orgullo o con vergüenza. 

Tal vez, en esta disyuntiva  – como en tantas otras – viene bien un poco de humildad. Somos un pueblo en busca de su identidad. Tenemos paisaje,  tenemos arte, una historia que, aunque breve está repleta de hechos, algunos honorables y nobles, otros detestables y vergonzosos. Tenemos instituciones, visionarias algunas y  retrógradas, otras.  Tenemos una democracia que de ejemplar pasó a inexistente y luego, a vacilante. Una economía que de caótica pasó a ordenada y tal vez, en demasía  prudente. Un sistema educacional que de antaño era señero y ahora,  enfermo y de diagnóstico reservado.

Si nos preguntaran: ¿cómo les ha ido en estos doscientos años?, la única pregunta a la vez honesta e informada sería: – más o menos, aunque nunca tanto.

Conocemos de éxitos efímeros y fracasos persistentes. De triunfos ocasionales y derrotas crónicas. De iras profundas y perdones transitorios. De carencias generosas y de riquezas mezquinas.   

El bicentenario pasó casi inadvertido entre terremotos y derrumbes, reconstrucciones y rescates. Faltó silencio y sobró bulla. Faltó reflexión,  sentarse juntos en una mesa y discutir.

Aunque tardío, parece oportuno que lo hagamos y conversemos sobre un tema muy sencillo de enunciar y dificilísimo de zanjar. ¿Qué queremos hacer ahora? ¿Qué tipo de país queremos ser? ¿Qué vamos a comer, con qué nos vamos a calentar, con que, iluminar? ¿Qué haremos en nuestro tiempo de ocio? ¿Cuántos queremos ser?

Es la hora de dejar la ambigüedad, la vacilación, el obsecuente hábito de aceptar todo lo que venga porque no se nos ocurre nada original. Que dejemos de ser los ingleses de América, o suizos, italianos o españoles. Que busquemos un real significado a eso de ser chilenos. Tal vez, partiendo de lo (poco) que sabemos: Somos una nación multicultural y multiétnica latinoamericana a comienzos del siglo XXl.

Y ahora: ¿qué?

Queremos construir una hipótesis de desarrollo en la que queden claramente definidos tanto un perfil de sociedad, como un programa y un plazo para lograrlo. Eso significa una reforma (concreta) de educación, una matriz energética, un plan de salud pública, una reforma tributaria, un nuevo sistema político que nos saque de la condición de consumidores y nos eleve a ciudadanos. Queremos tomar con mano firme el timón vacante para dirigir nuestra nave al puerto que hemos elegido. Que no sean sólo los vientos extraños que nos lleven a su antojo sin que sepamos ni ellos ni nosotros hacia donde apunta nuestra proa.

Difícil, pero nunca tanto.

————

Foto: Chilenidad / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Las elecciones al Parlamento Europeo son un caso ejemplar del impacto de tres tendencias que observamos en elecciones recientes: el aumento de la indecisión entre los electores; la tendencia alcista de fue ...
+VER MÁS
#Política

Autochequeo ideológico contra la desinformación

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador