#Sociedad

El verdadero Chile

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿cuál es el verdadero Chile? ¿Es el de los 20 mil dólares per cápita? ¿El país que se prepara, ya endeudado hasta el cuello, para ir a ver a La Roja al mundial de Brasil? ¿O somos parte del Chile que lucha por su supervivencia en un sistema hostil?

Chile es un país extremadamente desigual. qué duda cabe, a estas alturas, sobre esa observación. Ninguna. Es solo una aseveración sintética para atomizar todo el malestar y las innúmeras situaciones cotidianas en las que se palpa tan funesta realidad. Y las catástrofes naturales que, lamentablemente, hemos vivido en las últimas semanas – el terremoto 8,2 en el Norte y el voraz incendio en Valparaíso- no hacen sino refrendar nuestro carácter inicuo. Si son tales nuestras fisuras estructurales, que cada cierto tiempo, en medio de la debacle, emerge aquel rasgo –intrínsecamente discursivo- que también nos distingue como país: nuestra “solidaridad”.

Concebimos que debemos comportarnos como comunidad al momento de las desgracias, porque durante el resto del año “cada cual se salva como puede”. Y este gesto de chovinismo, explotado básicamente por la estacionalidad de la circunstancia, nos lleva a creernos el “cuento” de que somos “un país solidario”. No, señor, usted no lo crea. Si quisiéramos abrazar ese rasgo e incluirlo en nuestra identidad nacional, habría que practicarlo siempre. Habría un transporte público diligente y una salud pública en las mismas condiciones; habría ciudades más amables con sus habitantes y no con vecinos de primera y segunda categoría; se advertiría una distribución horizontal de las ciudades, y no la obscena separación entre ricos y pobres que constatamos; lo público sería cuidado y respetado, porque serviría y no se confrontaría con lo privado, mundo que hoy se superpone y se considera como lo virtuoso. Percepción amparada por nuestro “exitoso” modelo neoliberal que se ha encargado de reducirnos y separarnos a ínfimos rezagos numéricos de retail. No sería necesario esperar una hecatombe para que aflorase el altruismo, porque en una sociedad de verdadera solidaridad y reciprocidades el impacto de algunas fuerzas naturales sería nulo. Pero, para los hijos y víctimas del olvido sistemático como modelo, la “generosidad” temporal es fundamental.

Con lo anterior, por supuesto, no me opongo a las genuinas muestras de fraternidad espontánea que se han manifestado durante estos días, especialmente tras el incendio de los cerros porteños. No, señor. Simplemente resulta curioso, al menos, que tanto la prensa como los ciudadanos empecemos a convencernos de que es nuestra idiosincrasia. Porque, aunque no nos guste, eso no es verdad. Es una mera construcción icónica sustentada por los medios de comunicación al calor de unos cuantos puntos más de rating y la coyuntura.

De todas maneras, ¿cuál es el verdadero Chile? ¿Es el de los 20 mil dólares per cápita? ¿El país que se prepara, ya endeudado hasta el cuello, para ir a ver a La Roja al mundial de Brasil? ¿O somos parte del Chile que lucha por su supervivencia en un sistema hostil? No lo sé. Aunque parte del verdadero Chile vimos en medio del caos. Tal vez sea el verdadero Chile aquel poblador que, en medio de las llamas, salva a su familia e intenta rescatar lo que con tanto esfuerzo ha logrado obtener; ha soportado, en la mayoría de los casos, miserias, hambre, esmirriados sueldos, mala alimentación y pocas horas de sueño. Realidad que nos mueve a pensar en qué país vivimos. A cuál de estos mundos posibles, que se conjugan entre nosotros abiertamente, pertenecemos, pues somos chilenos. Un galimatías complejo, bañado por el Pacífico.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación