#Sociedad

El Mundial, época odiosa para quien aborrece el fútbol…

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Para quien no gusta del fútbol, el Mundial es una época trágica… Todos los temas parecen subordinados hoy a lo que ocurre en Sudáfrica. Escenario de una suerte de Gran Circo Romano globalizado, donde gladiadores venidos de todas partes del planeta dirimen la supremacía ante una audiencia universal que los observa embobados desde cada rincón de la Tierra.

Debo confesar, antes que nada, que yo soy uno más en medio de la inmensa multitud que fija casi en forma exclusiva la sintonía de su atención en este evento, y se ausenta del resto de las preocupaciones cotidianas por el tiempo que dura la disputa, siguiendo con devoción partidos que en otras circunstancias le importarían un rábano, como Japón- Camerún o Nueva Zelanda- Eslovaquia.

Pero, hecha esta confesión, me permito añadir que mi estado de alienación no me impide tener la suficiente lucidez como para darme cuenta de la condición de virtuales parias a la que son reducidos por estos días aquellos a los que no les gusta el fútbol. Es decir, a los que no les va ni les viene la situación del isqueotibial izquierdo de Suazo o las diabluras de la Jabulani, el esquivo balón que se ha convertido en el terror de los guardametas.

Un gran amigo mío, el escritor y periodista brasileño Sergio Leo, ha expresado mejor que cualquiera, creo yo, la sensación de extrañeza y distanciamiento que rodea a los que permanecen inmunes a la seducción de la “pelotita” y al canto de sirena de las insoportables vuvuzelas.

Leo anota en su blog, en un posteo magnífico titulado “Cuándo, al final, acaba esa Copa?”, que durante este período se siente algo así como “un ciudadano ateo de un país convertido al fundamentalismo”. Y añade: “Las emisoras de TV convocan insistentemente a los fieles a la oración, amigos que antes te trataban cordialmente pasan a condenar tus comentarios de infiel, tu convivencia social es amenazada por la incapacidad de seguir las ceremonias y rituales que todos esperan que sigas”.

Brasil ni siquiera debuta, agrega a renglón seguido, y “como en las coberturas de los viajes presidenciales o las reuniones de la OMC, ya me cansé con los preparativos. Me hincharon la paciencia, y espero fervorosamente que todo acabe luego. Aunque no me arriesgo a decir eso en público, por miedo de latigazos, apedreamientos y crucifixión en el atrio del templo, para servir de ejemplo a los otros sacrílegos”.

Convengamos en que Leo es bien osado y audaz, porque decir esas cosas en el país de los postulantes a hexacampeones del mundo le puede costar caro. Cuanto menos algún amigo le puede quitar el saludo u otro lo puedo acusar de apóstata y traidor a la “verde amarela”, dadas sus temerarias y antipatrióticas opiniones. Por eso es que ofrece disculpas de antemano y suplica: “No quieran mal al bloguero, tengan piedad de él y de su infierno particular”, sabiendo que “seré excomulgado por aquel que lea el texto hasta el fin”.

Yo, por mi parte, no suscribo su desprecio hacia el más popular de los deportes que se expande sin prisa pero sin pausa hacia todas partes, pues pienso que a esta altura sólo los canadienses (herejes del soccer, pero adeptos sin remilgos al hockey sobre hielos…) y algunas tribus perdidas de esquimales se mantienen impávidos ante el clamor del primer Mundial realizado en África.

Pero sí me siento solidario con su rechazo a toda la parafernalia mediática que rodea al hecho deportivo en sí, que a esta altura parece ser lo menos importante de todo, al menos para los medios. No soporto más a enviados especiales o corresponsales de ocasión animando a un grupo de simpáticos sudafricanos a entonar por enésima vez el “ceacheí, chi, ele é, le”, creyéndose la mar de originales y creativos.

Tampoco resisto más los despachos que dan cuenta de cómo ingeniosos ganapanes se las arreglan para subsistir en Johannesburgo o en Nelspruit, haciendo empanadas de horno o vendiendo camisetas o chucherías de la más diversa especie para poder cumplir con esa especie de peregrinación a la Meca que representa seguir a la “Roja” adonde ella vaya.

Una cosa es el entusiasmo mundialero, que es legítimo para cualquier hincha, y otra cosa es la tontería llevada al extremo. Un feligrés, por ejemplo, exhibe orgulloso la polera firmada por el “Chupete” o el “Mago” Valdivia, y afirma que a partir de ahora no la lavará nunca más, con el mismo fanatismo con que un peregrino a Tierra Santa se habría inclinado ante el Santo Grial.

En fin, como decía el maestro Fabregat, de la revista Humor, en Argentina: “La inteligencia humana es limitada, pero la estupidez no tiene límites…” Y eso que todavía nos falta el relato del inefable Carcuro, impregnado del chauvinismo más ardiente, cuando la selección dirigida por Marcelo Bielsa haga su ingreso al gramado del estadio donde debutará, en pocas horas más, ante la oncena de Honduras.

Para entonces, espero, yo me refugiaré en Directv, si Dios y la conexión satelital me lo permiten, buscando escapar a las encendidas proclamas y a la unidimensionalidad del fanatismo.

Y, ojo… Por favor no vean esto el típico elitismo del intelectual que procura andar siempre a contramano de las masas, para no contaminarse con el rebaño. El genial Leo lo dice mejor que yo, así que le ofrezco la palabra para que remate con sus conceptos, lo que no podría expresar de forma más ajustada:

“Yo entiendo, claro está, la belleza de la cosa, el ballet de los jugadores en el campo; las historias de superación física y social; el ejemplo de jóvenes salidos de comunidades carentes transformados en ídolos mundiales (y fuente de renta para muchachas avispadas…); entiendo el placer de participar de un entusiasmo colectivo… Pero la agonía y la histeria de los mujaidines de camiseta verde-amarilla, berreando por la patria de los chuteadores, de esa Iglesia fui excomulgado cuando era niño…”

O sea, futbolero sí, hasta ahí acompaño la cosa. Pero jamás chiíta. Así que no esperen ver mi nombre en la lista de los descerebrados que anuncian a todos los vientos –y en Twitter o en Facebook, para que no quepan dudas- que se empelotarán en la Plaza Italia, si es que Chile llega a la final del Mundial de Sudáfrica. O que pagarán todas las mandas que les demande su fundamentalismo mundialista…
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

No es tarea fácil la que tiene Xiomara Castro, pero sabemos que con dignidad, amor, humildad, memoria y ahínco podrá desempeñar a cabalidad la responsabilidad que ha depositado el pueblo hondureño en ella.
+VER MÁS
#Internacional

Xiomara Castro, el renacer de Honduras

Son las estructuras profundas de los campesinos del Biobío Maulino, los que pugnan por representarse por medio del entramado de las relaciones sociales descritas en el apartado anterior
+VER MÁS
#Ciudadanía

La cultura del BioBío Maulino o el soporte de la cultura popular en Chile

En escasos días se hará un “cocinado o refrito” para presentar un modificado Programa de Gobierno, que será lo que se pueda hacer “rapidito, cortito, donde esté todito y le dé en el gusto a la ge ...
+VER MÁS
#Política

Programas presidenciales desprogramados

La crisis del capitalismo evidencia los límites de la igualdad legal, el reformismo y la democracia burguesa en la lucha contra la doble opresión y violencia patriarcal
+VER MÁS
#Género

Feminismo, clase y la tareas anti patriarcales

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!