#Sociedad

El mismo Metro

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Al salir de una estación de la línea 4A, los andenes son estrechos, desaparecen las escaleras mecánicas y la escalera que te lleva a la salida debe tener poco más de dos metros de ancho. Para llegar a la calle se debe cruzar una pasarela que es protegida por una rejilla de un entramado que evoca a un gallinero, que no protege del sol ni la lluvia, pero sí de que piedras u otros objetos contundentes caigan sobre los automovilistas de la autopista Vespucio Sur.

Probablemente haya robustos estudios técnicos sobre flujos y densidad poblacional que justifican en parte lo descrito. Lo técnico es importante, pero este no es un problema exclusivamente técnico, ya que el metro debe ofrecer una experiencia similar a sus usuarios, incluyendo a quienes se dirigen, por ejemplo, a la población San Gregorio desde el metro La Granja.

En este sentido, se puede entender que la distribución de cines y bancos sea desigual, ya que su presencia responde al lucro y la segregación propia de nuestra ciudad. También se entiende que la inversión pública debe ser costo efectiva, pero el metro es un servicio público y cada estación debería, al menos, mantener los estándares que ya conocemos.

El metro no hubiera perdido dinero al hacer algo mejor en este caso, sino que perdió la oportunidad de construir un hito arquitectónico en una zona socialmente deprivada, que al decir de medios de comunicación dados a las persecuciones policiales, parece estar “tan lejos de Roma y tan cerca del capo”. 

Esto puede parecer una magnificación, pero basta un simple ejercicio: ¿es posible imaginar una línea de metro con estas características en un sector de mayores ingresos? Difícil. De partida porque en otros lugares, además de contar con andenes más anchos, las líneas de metro no dividen las comunas en dos, puesto tienen el buen gusto de desaparecer bajo tierra. Así también las autopistas urbanas (basta pensar en gran parte de la línea 4 y lo que se proyecta será la extensión de la autopista Vespucio en el sector oriente).

Por último, una cuestión que a estas alturas conmueve un poco, es que nuestro metro todavía despierta una frágil costra de educación cívica en sus usuarios, esa que impide sea sistemáticamente rayado como los buses del Transantiago. El metro, en consecuencia, debería cuidar ese patrimonio y velar por mantener un servicio de un estándar similar para todos sus usuarios, generando de ese modo integración, más allá del concreto y los fierros, en una dimensión que también es subjetiva. Sin embargo, ya se sabe, el pasaje de metro es el mismo para todos, pero unas estaciones son más iguales que otras.

—–

Foto: Ariel Cruz

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia