#Sociedad

El hombre número 13, un coronel que murió general

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En agosto de 1975 -justo hace 40 años atrás- el conocido semanario Qué Pasa publicaba una nota intitulada “Los cincuenta hombres claves”; se trataba de un conspicuo puñado de chilenos en el que se inscribían prohombres de la talla de Jorge Alessandri, quien encabezaba ese particular listado, o Eduardo Frei Montalva, ambos ex-presidentes de la República.


Contreras hizo su trabajo y una parte de la sociedad chilena se lo agradeció. Lo consideraron “hombre clave” de ese Chile sin sonrisas, sin mediodía, sin dulzor. Estuvo a la altura de Fontaine, Guzmán o De Castro.

Esta cincuentena de notables había sido elaborada sobre la base del buen criterio de los chilenos lectores de esa prestigiosa revista. Entre los cincuenta hombres claves de ese Chile de 1975 había varios economistas neoliberales como Pablo Barahona, Álvaro Bardón o Sergio de Castro; algunos empresarios como Manuel Cruzat o Ricardo Claro; directores de medios de comunicación como Eleodoro Rodríguez, René Silva o Arturo Fontaine; Generales golpistas como Julio Canessa, Cesar Benavides o el Almirante Patricio Carvajal; también, figuraban algunos políticos o funcionarios del régimen, entre ellos Miguel Kast, Jaime Guzmán o Pablo Rodríguez, ex líder de Patria y Libertad.

Como se verá, se trata de un grupo selecto de civiles y militares. Los lectores de Qué Pasa tenían claro quiénes estaban contribuyendo al engrandecimiento de Chile. En el lugar N° 13 de ese honorable listado se ubicaba el Coronel Manuel Contreras. Según se señaló en la revista, el responsable de la Dirección de Inteligencia Nacional merecía “mención especial, por su papel en la situación de emergencia”.

La DINA, y su patibulario director, había sido creada un año antes, en el invierno de 1974. Mientras los chilenos gritaban el solitario gol del Negro Ahumada en el Mundial de Alemania ‘74, la maquinaria de muerte dirigida por Manuel Contreras desplegaba su larga e invisible sombra por el suelo y el subsuelo del país, arrancaba raíces centenarias y quemaba los más dulces frutos de esta tierra sin clemencia.

El hálito de los soldados expedía rabia y su siniestro Coronel había sido bendecido por Augusto Pinochet para salir a las calles a fusilar el mediodía de cada mañana, para vendarle los ojos al sol y luego torturarlo apenas anocheciera, para acribillar por la espalda a toda sonrisa adolescente que osara eclipsar el opaco cristal de su lente asesino. Contreras hizo su trabajo y una parte de la sociedad chilena se lo agradeció. Lo consideraron “hombre clave” de ese Chile sin sonrisas, sin mediodía, sin dulzor. Estuvo a la altura de Fontaine, Guzmán o De Castro.

Fue un soldado que cumpliendo con su “deber” extendió sus galones en el escalafón de la desvergüenza, tanto los galardones que le reconocía su Ejército, como aquellos que le concedían los representantes de la civilidad pinochetista. Todos los que no sabían, los que no escucharon, los que nunca vieron nada, parece que en realidad sabían todo, oyeron seguramente con claridad y vieron, probablemente, más de lo que su cobardía les aconsejaría ver. El hombre N° 13 del listado, en esa época aun Coronel, era ya reconocido como “hombre clave”, pero se callaron todos, y Qué Pasa nunca le hizo honor a su nombre.

Hoy, cuarenta años después, Manuel Contreras muere como General (R). Del infierno que organizó con su brigada de bandidos no queda nada: los calabozos han desaparecido; las máquinas del horror fueron desmanteladas; los cuarteles han sido demolidos; los archivos incinerados. Del polvo negro en que se convertirá su soberbia no quedará rastro. Pero, de nosotros, ¿qué quedará? En el futuro nada habrá valido la pena, si no somos capaces de transmitir a nuestros hijos y nietos que ha muerto un criminal que fue (y que aun es) reconocido como un soldado ejemplar por algunos chilenos.

No quedará nada si la revista aludida, y otros tantos medios de comunicación, no le cuentan al país quién fue verdaderamente el N° 13 de la lista (junto a los otros 49) y su macabro papel a partir de aquel frío invierno de 1974.

TAGS: #DerechosHumanos Dictadura Militar Pinochet

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
El efecto Placebo/Nocebo no debe ser despreciado ni desechado, hay que reconocerlo y utilizarlo en nuestro propio beneficio, y una de las formas, es que la medicina tradicional, hoy tan mercantilizada, deje ...
+VER MÁS
#Salud

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía o ¿del efecto Placebo?

Brigadista y gladiador venido de otro mundo Protector anónimo de quienes son cegados en el camino, héroe antiguo que descuida su propia vida por saltar en nuestro presente al abordaje y en defensa del ...
+VER MÁS
#Sociedad

¡Brigadista Rodrigo de la Barra presente! ¡Ahora y siempre!

Es necesario evidenciar y enfrentar la exclusión de las mujeres como usuarias, sujetas políticas de resistencia ante proyectos energéticos y sujetas que participan en el mercado laboral de la energía.
+VER MÁS
#Género

En transición energética, no sin mujeres

Lo malo que conlleva la cultura de la cancelación es que en vez de criticar y llevar a la palestra el problema y analizarlo como sociedad, normalmente lo que quiere es borrar los hechos que le incomodan a ...
+VER MÁS
#Sociedad

La cultura de la cancelación debe ser cancelada

Nuevos

El efecto Placebo/Nocebo no debe ser despreciado ni desechado, hay que reconocerlo y utilizarlo en nuestro propio beneficio, y una de las formas, es que la medicina tradicional, hoy tan mercantilizada, deje ...
+VER MÁS
#Salud

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía o ¿del efecto Placebo?

Brigadista y gladiador venido de otro mundo Protector anónimo de quienes son cegados en el camino, héroe antiguo que descuida su propia vida por saltar en nuestro presente al abordaje y en defensa del ...
+VER MÁS
#Sociedad

¡Brigadista Rodrigo de la Barra presente! ¡Ahora y siempre!

Es necesario evidenciar y enfrentar la exclusión de las mujeres como usuarias, sujetas políticas de resistencia ante proyectos energéticos y sujetas que participan en el mercado laboral de la energía.
+VER MÁS
#Género

En transición energética, no sin mujeres

Lo malo que conlleva la cultura de la cancelación es que en vez de criticar y llevar a la palestra el problema y analizarlo como sociedad, normalmente lo que quiere es borrar los hechos que le incomodan a ...
+VER MÁS
#Sociedad

La cultura de la cancelación debe ser cancelada

Popular

Cocinar para mí es hilar el tejido de las ancestras. Hay búsquedas que uno tiene que hacer, con la urgencia de lo impostergable, en el caso de las semitas, no es solo el maicillo, el agua de canela o la ...
+VER MÁS
#Cultura

Semitas para calmar el alma

En un mundo tan conectado existe la justificada preocupación sobre quién la controla. Por esta razón, definen la tecnología 5G como la versión China del Caballo de Troya
+VER MÁS
#Tecnología

5G y el peligro chino

Estamos en tiempos en que el posteo más inteligente del mundo debe competir de igual a igual con el comentario de un terraplanista.
+VER MÁS
#Sociedad

Más estúpidos que antes

Brigadista y gladiador venido de otro mundo Protector anónimo de quienes son cegados en el camino, héroe antiguo que descuida su propia vida por saltar en nuestro presente al abordaje y en defensa del ...
+VER MÁS
#Sociedad

¡Brigadista Rodrigo de la Barra presente! ¡Ahora y siempre!