#Sociedad

El destino de nuestro voto

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuando los senadores y diputados de este país son descubiertos con los pantalones en los tobillos, se les sorprende manejando borrachos, usan recursos públicos para fines personales e intentan que se les paguen gastos médicos en forma impresentable y, lo que es peor, cuando ya aceptamos que irremediablemente quedarán impunes, tan impunes como el que asalta domicilios o el que destruye la ciudad, uno se pregunta ¿cómo le pido a mi hijo que vote?

Estos son los años en que se perdió el respeto, se perdió el control y se instauró la mentira como discurso permanente. Son los años en que se inició la funa a una Presidenta de la República en las puertas de su casa y con ello se inició un proceso que de aquí a la eternidad no nos volverá a permitir un presidente que sea respetado. Este es el país donde a los Presidentes de la República se les puede increpar, silbar y amenazar. Se puede invadir un tribunal o ingresar a una sesión del congreso y maltratar a un ministro, se puede lanzar un vaso de agua a la cara de una ministra como modo de protesta y se puede poner una bomba en un banco como medio de llamar la atención.

Siempre habrá una buena causa que lo justifique.

Estos son los años en que quien osa discrepar de un movimiento estudiantil de violencia premeditada, incontrolable e irresponsable, es un paria, no importa que apoye o no los principios del mismo. Son los años en que se puede destruir una ciudad o asaltar una compraventa de automóviles en nombre de la protesta legítima, y no hay un solo responsable. Porque se puso de moda no tener responsabilidad y la justicia se inventó códigos especiales para lavarse las manos.

Porque el ejemplo es tan malo, tan lamentable y el discurso es tan falso, tan poco creíble, que no resulta posible pedirle respeto a nadie. Cuando los senadores y diputados de este país son despreciados por negligentes, por engañar y negar, no nos queda dónde buscar el ejemplo en quienes se hacen llamar honorables. Cuando son descubiertos con los pantalones en los tobillos, cuando se les sorprende manejando borrachos, cuando se descubre que usan recursos públicos para fines personales e intentan que se les paguen gastos médicos en forma impresentable y, lo que es peor, cuando ya aceptamos que irremediablemente quedarán impunes, tan impunes como el que asalta domicilios o el que destruye la ciudad, entonces uno se pregunta ¿cómo le pido a mi hijo que vote?

El discurso político de negar a ultranza que no hiciste lo que debías cuando tenías el poder y que la culpa es sólo de tus opositores, ya huele mal, no resulta creíble. Cuando un presidente nombra ministros sin credibilidad y con mala fama en los negocios y los mantiene en su lugar sólo por tozudez, por necedad, entonces nos damos cuenta de que la clase política sólo se mira al ombligo y que ya hace años que dejaron de vernos.

Ya los católicos no pueden mirar al cielo y pedir ayuda. El representante terrenal a quien confiaron sus hijos es un abusador y usó redes de ocultamiento tan grande como la de los políticos o la de los militares, que durante veinte años se autodefinieron como los incorruptibles, los salvadores, los que sólo trasladaban televisores, los que nunca tuvieron cuenta en un banco americano.

Estos son los años en los que descubrimos que el servicio público dejó de existir, se lo comió el hambre por el poder.

Sólo nos quedan los jóvenes, los que vienen abriéndose camino. Ojalá descubran los caminos para caminar la vida sin destruir, para razonar por sobre el discurso demagógico, para ganarse el respeto sin mentir, sin incendiar. Porque nuestra generación ya no tuvo tiempo. Lo importante es aceptar el cómo llegamos hasta aquí, para no volver.

—–

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Cristóbal Villarroel

05 de octubre

Malo e inconexo, no se entiende si trata de hablar de la gente que no respeta a las instituciones, o si las instituciones se lo ganaron, articulo mal redactado, ideas mal hilvanadas….

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica