#Sociedad

(Con)ciencia de Estado

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Las biografías son poco representativas pero reflexivas.

Mi educación ha sido incrementalmente apoyada por el Estado. En los doce juegos estudié al alero de la I. Municipalidad de Santiago, luego me fui a las privadas “picadas a CRUCh” que luego fueron CRUCh. Ahí tuve que zigzaguear entre CAE y beca. Luego llegó la gratuidad, y me permitió sortear dos años sin incrementar aún más mi deuda (que terminaré de pagar en 2038 si es que no se condona antes). Y hasta ahí, el Estado estuvo. Estuvo asegurando, o cuando menos habilitando. Dio un voucher, un “alivio”. En esos doce más cinco que fueron mi formación hacia el ser profesional, ni más ni menos el primero de la familia, mi condición socioeconómica era tremendamente relevante para el Estado. Tenía papeles en varias copias con las facturas de la luz y las escuálidas liquidaciones de sueldo de mi madre que hoy luego de 41 años interrumpidos se jubiló con $143.440.

Y egresé. Error estadístico, acierto fotográfico, lo que sea.


Hay días en que te quiero mucho, inmaterial pero real Estado. Hay días en que me das vergüenza. Hay días en que nos das la espalda. Hay humanos que por algún antojadizo motivo pensaste como “ni capitales ni avanzados” y los dejaste pateando piedras.

Y a pesar del “importante” y “en expansión” campo laboral para antropólogos recién titulados, me aventuré a hacer un postgrado. Ahí el Estado dijo: no te preocupes, no solo voy a cubrir ese arancel, te voy a pagar dos sueldos mínimos mensualmente directo a tu bolsillo como estímulo. “Que bien me habrían venido cuando trabajaba repartiendo diarios”, pensé. Y a pesar del “sustantivo” campo laboral para antropólogos con magister en Historia, decidí seguir estudiando. El Estado ahí se enojó. “No pos, si es por cuatro años más yo voy a cubrir todos esos gastos. Ah, también voy a pagarte tres sueldos mínimos mensuales y si quieres irte un par de meses a Europa a revisar bibliotecas también me hago cargo”. al Felipe que se acuerda del colegio en San Joaquin donde la biblioteca era el pasillo que conducía a la oficina del Inspector, le da un poco de risa. De esa risa incómoda.

Los aportes de ANID (ex CONICYT) marcan toda mi vida profesional. Con ellos arrendé y viajé y reparé bicicletas y me puse con la cuota del bar. Le debo a ANID no solo el cheque en blanco que piden firmar sino que básicamente un mundo que me era completamente inaccesible de no ser por esta desproporcionada inversión en “capital humano avanzado”.

Pongo comillas no porque esté negando que entre las filas de quienes han recibido estos aportes no haya Ministros, premios nacionales, expertos en cambio climático, decanos y pensadores clave. Es una comilla de esa vergüenza incomoda. Pongo comillas porque al menos yo no me siento ni avanzado ni muy capital (claro, uno es un engranaje en la maquinaria, pero el sistema mundo que nos depreda podría subsistir sin mi). Lo de humano si lo agradezco mucho.

Decía al inicio que las biografías son poco representativas pero reflexivas. Ahora le sumaría que injustas. Esto no es una escritura solitaria. Lo más humano y avanzado que he vivido en estos ya cuatro años viviendo gracias a ANID es la compañía de tanta gente que le da vida a las universidades y al mundo de la cultura en general.

Sin Estado no puedo escribir mi biografía. Al menos no ésta. Sería errática. Sería igual de humana, eso sí. Pero también me enojo con el Estado. También sé (gracias a esta flamante beca que me permite leer), que el Estado oprime, expulsa, castiga, sanciona, enjuicia y mata.

Hay días en que te quiero mucho, inmaterial pero real Estado. Hay días en que me das vergüenza. Hay días en que nos das la espalda. Hay humanos que por algún antojadizo motivo pensaste como “ni capitales ni avanzados” y los dejaste pateando piedras. Y eso es cuando no los encierras ni abandonas o condenas.

Las biografías no son representativas de nada, pero en ellas transcurre todo lo que podemos representar. Este es solo un recordatorio de que siempre suceden de la mano de otros gigantes, con ternura y confianza que te depositan directa y colectivamente. Las biografías son también reflexivas. La mía, quizás por todos los padre nuestro que rezaba mi abuela o por toda la desmedida fe y confianza que me tiene mi compañera, ha estado marcada por caprichos positivos del Estado. Solo le pido a ese gigante invisible, ya que tanto ha invertido en que yo lo “ayude a construir un mejor Chile”, qué tiene a varios pendiendo de un hilo y a otros tantos pateados en el suelo.

Archívese, publíquese y notifíquese (o como sea, nunca he trabajado para el Estado).

TAGS: Rol del Estado

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de Abril

Cuando hay queja de tema de financiamiento de la educación, o de el posterior campo laboral…¿Dónde se incorpora el análisis ex-ante de si mi carrera va a poder sostener el consumo que pretendo? Porque ahí es donde , entonces, se pretende que sea el Estado quien me financie. El problema parte de la base: cuando uno quiere definir lo que quiere hacer en base a preferencias personales, sin evaluar en su conjunto QUE significa esa elección. Si a mi me gusta pintar piedras, no puedo pretender que otros me las compren o me paguen por hacerlo. Si me interesa tener un ingreso, este va a venir de otras personas , ya sea por algo directo (pago por servicio, venta, etc), o por impuestos del Estado que luego son transferidos dedocratricamente.
Y, muy bien descrito, algo: Que una vez que le atribuimos al Estado el poder para darnos un ingreso, nos ponemos al otro lado a exigir el nivel de este que nosotros queremos. No negociamos con la sociedad para ver cuanto está dispuesta ella a darnos; creamos al intermediario para negociar directamente con él, en base a los argumentos que construimos de porque debe ser así. Bastante pigmalionico.

14 de Abril

Gracias por la reflexión! Muy interesante punto.
No me refiero en ningún momento a empleabilidad ni nada, sino que a la relación entre biografía y Estado, pero es muy refrescante tu perspectiva.
Un saludo afectuoso.

any

19 de Abril

Estoy de acuerdo con el Sr. Arturo, y tienes razon la relacion entre biografia y Estado es el problema, si hubieses entrado a trabajar a temprana edad al Estado, probablemente….seria mejor para Ud.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Chile es un Estado Regional, plurinacional e intercultural y que está conformado por “entidades territoriales autónomas, en un marco de equidad y solidaridad entre todas ellas, preservando la unidad e i ...
+VER MÁS
#Política

Cómo se configuran las comunas autónomas en la propuesta constitucional

Aunque la Constitución tenga este mandato, a priori, el Estado no está preparado para poder ejercer dicho mandato, no por sus atribuciones, sino porque significaría tener que reconfigurarlo por completo ...
+VER MÁS
#Política

Borrador de Constitución en perspectiva comparada ¿Hacia dónde va?

Nuevos

¿Cuál es el sentido de destruir el Centro de la ciudad? ¿Es qué no hay consciencia que los únicos dañados son los sectores medios y los más pobres?
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un ethos y una ética deteriorada

La negación del derecho de la mujer sobre su cuerpo es un tema antiguo y de enorme impacto social.
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer marcada

Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo

El acceso a la presidencia de un hijo de Marcos, sin mediar golpe alguno, sino por la vía electoral, es todo un signo de los tiempos que corren. Símbolo de la defraudación, de la decepción producida por ...
+VER MÁS
#Internacional

Filipinas: el retorno de una dinastía

Popular

Si sólo se ponen medidas de contención, pobres y sin valor real en la detención del delito, la violencia será imparable
+VER MÁS
#Política

Los 700

El exceso de normatividad en una Constitución, la transforma en un instrumento que petrifica el debate político al pretender imponer una sola visión sobre cómo resolver los conflictos sociales y políti ...
+VER MÁS
#Política

Los costos de no lograr acuerdos en la Convención Constitucional

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar