#Sociedad

Choque entre modelos, señal de transformación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Existe una gran mayoría de personas que no ha tenido la oportunidad de conocer modos de vivir, de organizarse en sociedad, diferentes al modelo dominante, aquel que está fuertemente marcado por el “tener”, el “acumular”, el “asegurarse la vida”. Se ha relegado, entre tanto, la responsabilidad del cuidado y cultivo de la dimensión espiritual de la existencia a las instituciones religiosas, que a su vez están dado muestras de perversión en su interior, pasando por una crisis.

Difícil modo de estar parado frente a la vida, así castrada, cosificada, pero en eso estamos, en medio de la gran crisis de este modelo o paradigma.

Existen personas de nuestra cultura, que sí han tenido la oportunidad de aproximarse, conocer, participar de otras maneras de organizarse para vivir, donde se asume, de modo explícito, que el ser humano ha de saciar, ha de incluir de manera armónica en su cultivo, en su desarrollo, las necesidades del contacto con lo sutil, lo esencial.

Han tenido la oportunidad de participar de experiencias chamánicas, ceremonias o ritos, donde las personas se congregan para trabajar sobre sí y el grupo, al exponerse al efecto de plantas que expanden la capacidad de percibir, abriéndose a la oportunidad de integración de otro plano de realidad en la conciencia.

Se requiere de osadía para transitar por este tipo de experiencias, que rompen los esquemas occidentales, donde lo que se conoce como lo bueno o lo malo, desde el eje de me gusta o no me gusta, no cabe, es insuficiente; el observador ha de instalarse desde un plano donde la pregunta será si se avanza o no se avanza, si se produce o no un enriquecimiento en un plano trascendente al gustar o no.

El paso por experiencias de esta naturaleza -si son bien aprovechadas, y han sido adecuadamente conducidas por un guía conocedor que debe ser una muestra viva de desarrollos ya logrados en su propio funcionamiento-, transforman la visión, el proyecto vital, de quien, por haber visto más, se ve en la obligación de priorizar distinto, se evoluciona en la cualidad de la observación realizada, más integradora, se comprende que el bien común es el mejor camino para acceder al propio bienestar. Surge solidaridad, respeto, cuidado… la necesidad de compartir con otros la posibilidad de acceder a experiencias de otra naturaleza de integración que sacian necesidades de tipo esencial o sutil.

En América Latina, los pueblos originarios, de muchos países, conservan y cuidan la visión chamánica para la búsqueda del bienestar, consagrados como un derecho, la libertad, el cuidado de lo espiritual, y allí se normaliza la realización de ceremonias chamánicas o de trabajo espiritual y el empleo de plantas de poder o plantas enteógenas con estos propósitos.

En Chile, desde la ignorancia, desde el desconocimiento de la existencia de este otro modo de vivir, se ha enjuiciado y se está enjuiciando como malo, dañino y peligroso el uso de plantas de poder en contextos rituales. Con estrechez se cosifica la planta y el rito a una mera sustancia peligrosa y se atribuye intención dolosa a la persona que la posea, que la emplee, que la administre a otros.

Aplicar la ley 20.000 a este tipo de situaciones -ley que en sí misma da muestra de desprenderse desde una lógica poco rigurosa, que hace atribuciones de daño a sustancias sintéticas y plantas por igual, e intención delictual a consumidores y traficantes sin mayores distinciones- es un error. Es un choque más entre dos modelos de niveles de integración muy diferentes.

Es necesario, urgente, abrir un debate serio, de altura, frente a la funcionalidad de cultivar la percepción, con las herramientas disponibles, para acceder a saciar necesidades de otro orden distinto al material, y podamos alcanzar un desarrollo evolutivo de un orden superior, avanzar como cultura, como humanidad.

El choque entre paradigmas está aconteciendo.

En todo ámbito se percibe la urgencia de la transformación de lo que está dado para pasar a una madurez superior.

Este cambio de modelo o paradigma, tiene que ver con la necesidad de incluir de este tipo de energía, no se trata tan solo de más recursos materiales, se trata de más oportunidades para la integración real con el Todo, esto pasa por la habilitación de personas capaces de abrirse a recibir más de la existencia, capaces de registrar de manera consciente lo posible de ser percibido.

Se trata de aprender a organizarnos incluyendo las necesidades de tipo esencial, que hoy por no atendidas, nos tienen a todos experimentando algún grado de insatisfacción. El modelo actual ha fracasado.

Fuerza para todos los que les toca ser punta de lanza en estos momentos de transición.

——-

Foto: Ayahuasca / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Las elecciones al Parlamento Europeo son un caso ejemplar del impacto de tres tendencias que observamos en elecciones recientes: el aumento de la indecisión entre los electores; la tendencia alcista de fue ...
+VER MÁS
#Política

Autochequeo ideológico contra la desinformación

En poco tiempo de mandato, el gobierno viene acumulando una cadena interminable de errores que hasta sobrepasa las peores previsiones que se tenían sobre él
+VER MÁS
#Internacional

Un país movilizado contra la barbarie

Los Recursos Educativos Abiertos aparecen como una oportunidad para democratizar la educación en Chile, entregar calidad en los procesos de enseñanza y aprendizaje, ampliar la cobertura de contenidos de a ...
+VER MÁS
#Educación

Recursos Abiertos Educativos: un lugar para el aprendizaje inclusivo

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador