#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hace unos días supimos que un empresario chileno avecindado en California, está dentro de las 50 personas que intentaron comprar una colegiatura de sus hijos en la Universidad. Así es, Agustín Francisco Huneuss Jr. estará preso los próximos 5 meses en EE.UU. ese país que no precisamente es la dictadura de Venezuela que a cada rato nos sacan para demostrar el mundo en dos colores. No es lo que los chilenos buscan como respuesta. En estos mismos días de convulsión social me permitiré citarles a otro empresario, esta vez uno de los altos ejecutivos de Collahuasi. Sí la empresa de Luksic en la que no ganarán menos de 500.000 pesos, esto para demostrarles que la rabia de los chilenos en las calles no es un tema de finanzas, sino uno de ética.


Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado

Jeffrey Best, ejecutivo de Glencore, entregó información falsa al mercado en el Congo y fue castigado en Canadá con 4 años de prohibición para ejercer en directorios, pero él, a diferencia de Huneeus, se vino a Chile y aquí, él está muy feliz de la vida ya que se sienta en el directorio de Collahuasi ¿Qué les parece? Estos son los símbolos que contamos por montones en Chile los que destruyen un país.

Chile es una nación que transa con la ética, es un país que no condena a los verdaderos ladrones, a las personas que del cohecho han hecho una profesión. Todo país que sigue como norma el No castigo a toda la sarta de injusticias se condena por siempre al subdesarrollo económico y espiritual. Esta crisis no es solamente de demandas sociales justas, también es de dignidad en un marco jurídico de respeto para todos por igual. El oasis al que hacía referencia el Presidente Piñera dos días antes del estallido social, es uno para los multimillonarios y nadie, se hace multimillonario sin tergiversar las reglas. No es cierto su discurso del emprendimiento, del esfuerzo cuando vemos que avanzan sin pagar impuestos ni contribuciones. Podrá ser legal en muchos casos, pero no es moral y ahí radica el problema que enfrentamos. Que esta democracia además tiene demasiados representantes cuestionados por este tipo de episodios conocidos por todos, pero No con sentencias judiciales ejemplificadoras.

La desigualdad social profunda ha sido siempre un conflicto sumergido. Bien saben que existen dos Chiles. Que el trato del Estado es distinto para unos que para otros. Que debajo de la alfombra se esconde una sociedad profundamente clasista que criminaliza la pobreza. Debido a una secuencia de eventos simbólicos, ese conflicto derivó hace dos semanas en acciones de protesta y desobediencia civil secundadas posteriormente en una una movilización masiva que comenzó en Santiago, pero que ha ido sumando ciudadanos en todos los rincones de la nación. El conflicto sumergido devino en un conflicto político-social visible, palpable y el que quiere ver comunistas, alienígenas y zurdos de la ONU está absolutamente enceguecido por ideologías del s.XX.

De las desiciones de La Moneda se desprendieron acciones de violencia que fueron aumentando en cantidad e intensidad durante el primer fin de semana con toque de queda incluido y estos días, con citación del COSENA de parte del primer mandatario siguen escalando el conflicto al punto de terminar en la mayor crisis institucional, de seguridad y estado de derecho que hemos visto en Chile desde la dictadura. Peor aún, algunos sectores convocan a al autodefensa de sus cosas, de los objetos de su propiedad privada e incluso pública ¿Qué clase de sociedad hemos construido valorando más un semáforo que a una persona?

El sentido de urgencia a todas las demandas que por años han ido arreglando a sus propios intereses y aletargando, simplemente reventaron. Fotos con el apretón de manos tenemos por montones. Lágrimas de cocodrilo podrían armar un océano. Ya no se resiste el guión que nos sabemos hace años. No va a funcionar simplemente porque nadie cree, no hay confianza. La legitimidad del poder que ostentan está por el suelo ¿y cuál es la solución que emana de La Moneda? Una Nueva Constitución, pero realizada a espaldas del pueblo, desde el Congreso Nacional que goza la misma legitimidad cercana a cero. Entonces ¿Por qué temerle tanto a la democracia participativa?

Sabemos que los profesores abrirán un libro en el 2040 en la página 335 donde los niños aprenderán sobre la Revolución de los 30 Pesos. Los niños estarán sorprendidos de ese período de “estabilidad” entre Bachelet y Piñera 1 y 2 que terminó en la revuelta social más grande que ha visto Chile. Ese oasis para los súper ricos no da más, porque movieron las agujas hasta el dolor y financiando a sus fiscalizadores han conseguido siempre salirse con la suya. Esto es, hacia la codicia sin razón y con respuestas campechanas se explicaban en cada ICARE cómo hacer crecer sus bolsillos. Un modelo que si bien hizo crecer la economía no generó una sociedad, sino una psicosis colectiva exitista.

Empresarios, dejen de ver a cada trabajador como un número, a sus clientes como meros consumidores. Ya no es tiempo de especuladores, de los negociados y los arreglines en la cocina con los políticos. Es momento de frenar esa codicia enferma que nos tiene ad-portas de la crisis ambiental más grande que haya enfrentado el planeta. Entren en razón o nadie podrá vivir en paz. ¿Serán nuevamente cómplices pasivos? Como los bautizó este mismo presidente que no podrá dar una solución o salida a esto, porque su conflicto de interés es demasiado grande para ello. ¿Alguien pensó francamente que un especulador borracho de poder podría realizar un gobierno honesto?

Saldrán a ofrecer, lo sé, de la noche a la mañana habrá plata para subir sueldos mínimos, pero su gatopardismo no será la solución, no creo que la ciudadanía esté en venta. Por lo demás, ya han comprado muchas conciencias que se supone nos representan y podrán acallar el estallido por un momento, pero volverá quizás en unos años cuando el valor del agua realmente sea inalcanzable y nos dirán ¿No lo veíamos venir, con toda la información científica hoy disponible ante sus ojos?

Al software mental de la clase política hay que cargarle un porcentaje de empatía, otro poco de humildad y harta autocrítica. Si les queda algo de honor, den las señales que les demandan y luego dan un paso al costado, podemos hacer un Chile mejor que el que han propuesto. Agoten todas las instancias para que salgamos de esto con democracia y no con agendas de seguridad y violencia que es lo que más lamentamos por estos días.

Al comisario político frente amplista hay que cargarle urgencia y racionalidad porque es en las poblaciones donde la represión es dura, no jueguen a ser los garantes de la democracia cuando hace dos años fueron tibios para ir a votar ¿Es este el resultado de su teoría de la contradicción? No lo sé, ni los haré más responsables que al incompetente que pusieron en La Moneda, pero le han abierto las puertas a que los fanáticos de los bandos polaricen un honesto y necesario movimiento social. ¿De verdad quieren ver Chile arder? Sean responsables y lleven las demandas del pueblo sin darse gustitos. Guárdense los “se los dije” porque son parte del juego hace rato y como todas las miradas son necesarias para generar el país que queremos para el mañana.

Los “expertos” tecnócratas deben irse a sus lujosas casas a descansar, gracias por su evidente aporte a la sociopatía.  ¿Podrán traspasarle su miedo interior a los que hoy sienten rabia? Creo que no, Chile es un millón de injusticias y no una tropa de nihilistas saqueando. La prensa dejó hace años de saber lo que pasa en las calles, y eso es resultado del temor porque el descontento social también es desconexión de la realidad. Bajarse del Audi al helicóptero y luego a sus lindas selfies ha sido una burla para los que se endeudan para comer. Con los días y las horas el tiempo de ofrecer diálogo se les acabó, ofrecieron balas y nos quisieron hacer pasar por criminales, son sordos e incompetentes, nos han llevado a la confrontación entre los propios chilenos, ya está bueno de creerse mejores por sus cosas, por sus negocios realizados con las riquezas de todos, métanse en la cabeza que no son mejores, han demostrado ser sujetos sin empatía, codiciosos incapaces de compartir su alegría.

Gracias demócratas de Vitacura por llevarnos al abismo del modelo, con esto despertó el estado de rebeldía. Vivimos en Chilezuela como tanto les gustó advertir. Y sí, se que irán abandonando el barco de a uno, dejando a su líder de palacio solo, son cortesanos mediocres que solo les gusta gozar sus privilegios. Sus toques de queda no dejarán que dejemos de hacer el amor y respirar un nuevo pacto social. Si quieren respeto y normalidad pues se les acabó la fiesta de impunidad. Ni derechas ni izquierdas, ese juego de los empates y discusiones vacías ya no va más, el siglo XX fue.

La ciudadanía les implora que muevan la raja porque esta vez, la advertencia va muy en serio y su inoperancia nos tiene al borde de un colapso todavía peor. Hoy más que nunca necesitamos la real política, no a los que ofrecen soluciones fáciles a los temas complejos, no a sus asesores de eslogan de campaña ni el segundo piso de La Moneda plagada de yes man.

Dejen de buscar marxistas alienígenas, esos “marxianos” no dirigen el descontento masivo que incluso marcha por sus acomodadas calles. Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado.

La puerta giratoria entre el Estado y las Corporaciones se debe terminar, han cuidado su campo por muchos años dejando a la gran mayoría sin jardín. Los chilenos somos un pueblo fuerte y nos levantaremos pese a su codiciosa miopía. Siempre lo hemos hecho. Su fragante inoperancia es el diálogo de sordos al que transformaron la política entre sus “auspiciadores” y los que seguirán negando sus votos para cambiar una Carta Magna que no nos representa.

El juego se les acabó con sus normas, es el momento que sigan las reglas que el pueblo imponga. Dejen de llenarse la boca con eso de “la inmensa mayoría de los chilenos” que la democracia de sanhattan no es. Demandamos un nuevo trato y esa es la única salida. Dignidad. Si realmente quieren vivir en paz, tenemos que construir un Chile para todos, que integre a cada uno de los chilenos y no el apartheid en el que se acostumbraron a vivir, ese oasis para pocos no tiene cabida en el Chile que se demanda construir entre todos, donde cada uno responderá por sus actos sin más justicia para ricos y otra para pobres.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

19 de Noviembre

tienes razón la gente teme mas a sus pensiones que a las balas, al dolor de hacer colas por días y no ser atendidos en el cesfam, el hospital , el compin, a estudiar con gratuidad para después ser un cesante con cartón, a que no alcance el tiempo, el dinero, la salud, la vida para vivirla, porque nos la roban.

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Es justificable el estallido social en contra del abuso, de las trampas y arreglines que cometen impunemente los que tienen el poder.
+VER MÁS
#Ciudad

Los ´de arriba` continúan haciendo trampas

Popular

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Es justificable el estallido social en contra del abuso, de las trampas y arreglines que cometen impunemente los que tienen el poder.
+VER MÁS
#Ciudad

Los ´de arriba` continúan haciendo trampas

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

Vivimos en un país que no aprecia la ciencia, ya que el gobierno la ajusta y le corta las aristas necesarias para que esta funcionen en su realidad ficticia, lo que convierte a Chile en un país que no cre ...
+VER MÁS
#Ciencia

Las ciencias chilenas bajo un régimen de Procrustes

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad