#Sociedad

A la sombra del viejo Marx

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Sin percibirlo como algo excepcional vivimos bajo la sombra que proyecta el genio de Marx, sus teoría y doctrinas. Entendemos la realidad social y política como clases y lucha de clases, partidos políticos y lucha de partidos. Hasta ahora esto no nos ha molestado y pareciera que dentro de la economía de mercado y el capitalismo se van diluyendo las fronteras divisorias de clases e intereses y la misma lucha de clases se fuera esfumando.

Esto responde a una realidad innegable ya que estamos muy lejos de las masivas y violentas luchas de masas de siglos pasados en que esas categorías se fundaron. También ocurre que su permanencia cumple una función política no menor en la edición de la conciencia social. Su sostenimiento y permanente reelaboración urde una extendida sombra que amortigua y distorsiona la percepción de otros procesos que están definiendo el mundo de hoy por constituir rasgos más estructurales.


El viejo escenario se mantiene por inercia y por el interés de los poderes dominantes que buscan evitar la apertura de nuevos frentes de cuestionamiento de su modelo en momentos en que su dominio parece más afianzado que nunca.

Mucho más allá de que estemos o no de acuerdo, esta herencia opera como clave mayor – algoritmo de identidad, en lengua de hoy – para decidir las posiciones e intereses propios y de los otros. La magia de esta cortina dibuja aún el escenario, haciéndonos creer que somos actores luchando y decidiendo sobre las cuestiones más trascendentes de nuestra vida real. Máscara poderosa que impide ver nuestros intereses de Homo Sapiens, especie amenazada, en peligro de extinción, en riesgo de ser sometida por una Inteligencia Artificial superior. Especie también sujeta a otros riesgos existenciales como calentamiento global, desertizació, tasa de pérdida de biodiversidad, cambios en el uso de la tierra, alteración de los ciclos del Nitrógeno y Fosforo, y otros originados en tecnologías emergentes de doble faz como nanotecnología, biotecnología, geoingeniería, electrónica y robótica. Cada día se achica más el espacio operativo seguro de la humanidad y no tenemos un planeta B para reemplazarlo.

Lejos de minimizar los conflictos y riesgos a que nos lleva el capitalismo, lo anterior agrega otras razones que ponen mayor urgencia a su solución. Para traer a primer plano estas nuevas amenazas es necesario redimensionar las actuales disputas políticas y ver que son tributarias de viejas propuestas revolucionarias que ya no lo son.

La edición industrial de la conciencia social se sirve de esto para ocultar las raíces sistémicas de estas condiciones, pese a su enorme gravedad. A ello contribuye también el efecto narcótico del fetichismo de la mercancía, que nos ahoga en el consumo y nos hace luchar por instalarnos en lugares de privilegio de su cadena productiva. Estamos ante una mercancía empoderada, mucho más de lo que imaginó Marx, que sirve también de caballo de Troya a una inteligencia artificial que podría superarnos, someternos o eliminarnos.

El ring principal de la lucha política objetivamente ha dejado el puesto a otro mucho más trascendente, uno en que se decide nuestro destino como humanidad. El viejo escenario se mantiene por inercia y por el interés de los poderes dominantes que buscan evitar la apertura de nuevos frentes de cuestionamiento de su modelo en momentos en que su dominio parece más afianzado que nunca.

Es responsabilidad del modelo vigente la destrucción del planeta y su capacidad para sustentar la vida. También la emergencia de un enjambre de riesgos existenciales de procedencia tecnocientífica de difícil o imposible control. También la amenaza a la libertad y la democracia que se esconde en la captura engañosa y el secuestro de los datos esenciales de nuestra intimidad. Es una amenaza incalculable a ellas la concentración en manos de unos pocos conglomerados de la nueva forma de capital, más neurálgico y sensible, de los datos personales. No son recursos para la satisfacción de necesidades básicas sino el activo crítico, el ADN de nuestra persona y voluntad. Una amenaza que puede concretarse mañana en una transacción vil de unos cuantos conglomerados gigantes con una Inteligencia Artificial empoderada. Su moneda de cambio serían nuestros datos de todo tipo, de salud, genética, familiares, amistades, aficiones, financieros, comerciales. Mañana ya no habrá encriptado que pueda resistir el ariete de la inteligencia artificial y la computación cuántica.

Referencias a las más recientes formas de manejo y falsificación de datos, a la forma en que se modela y edita la opinión pública, podemos verlas enThe future of information warfare en el portal www.kurzweilai.net. Ray Kurzweil es un ingeniero, inventor y futurista norteamericano, actual director de Ingeniería de Google, fundador de la Singularity University, asesor del Pentágono y del gobierno de Israel. Este reportaje muestra que el reciente escándalo de Cambridge Analytica y Facebook es una pequeña muestra de lo que viene.

El sustento tecnológico y de ingeniería de nuestra personalidad, de nuestra organización familiar y social y de nuestras instituciones está quedando obsoleto. Pero seguimos pensando que nuestro mundo es firme y quieto y que tiene asegurado un plácido futuro. La avalancha de información de superficie nos impide notar la falta de pensamiento profundo. Es hora ya de que nos movamos unos pasos, entremos a zonas de mayor claridad y hagamos las tareas que tocan la puerta.

Citemos para terminar algo que nos dice el viejo Marx y que no ha perdido vigencia: La reforma de la conciencia únicamente consiste en despertar al mundo … del sueño sobre sí mismo”.

 

TAGS: #Marx #Tecnologías Capitalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de mayo

Su artículo tiene un círculo tortuoso y deja en el aire una pregunta. El círculo está en que se invita a la gente a despertar del sueño de si mismos, para hacer las tareas que tocan a la puerta, pero, despiertos y ocupándonos de esas tareas -si las entendemos- nos encontramos con que nos creemos actores que deciden cosas importantes, en medio de un sistema que no nos permite decidir nada importante…

La pregunta es ¿qué es lo que se debe hacer y quién debe hacerlo?.

A mí me preocupa la tormenta de humo que nos azota por estos días. Yo vivo en una ciudad pequeña y recuerdo haberla visto de niño hace algunas décadas desde una zona más alta en la precordillera y tenía la curiosidad de que de ella salía humo. Era de una fábrica cercana. Actualmente, ya no se ve una ciudad hechando humo, sino que todo el paisaje parece estar cubierto de humo.

Los gobiernos hacen cosas para mitigar el humo, en pocas palabras. La idea de transporte eléctrico lo demuestra, lo mismo que iniciativas en energía eólica y solar, pero, dentro de lo que falta por hacer, está lo que nos toca a nosotros y creo que no lo hacemos. Muchos de nosotros quemamos leña y no hemos evaluado la posibilidad de usar un sistema de aire acondicionado, suponiendo que la energía eléctrica se produzca de forma limpia y renovable.

Pero, nos falta el tema ciudadano político y el poder que se necesita para ejecutar otros cambios. ¿Cuáles debieran ser estos y quién y cómo debe ejecutarlos?.

15 de mayo

Estimado, no podría decirle que debe usted hacer ni como hacerlo. Al menos trato de hacer lo mío lo mejor que puedo. En este caso, mostrar que en mi opinión hay opiniones de Marx que han perdido parte al menos de su validez y otras que siguen muy vigentes.

16 de mayo

Espero no ser inoportuno insistiendo. Cada quien debe hacer lo que crea que debe o prefiere. El punto es ¿qué se debe hacer de forma colectiva?, ya que sólo actuando colectivamente se podría considerar tener una oportunidad, o mayores oportunidades de concretar un cambio. Pensé que podría mencionar algo en particular.

Lo que me incomoda es que siempre aparecen publicaciones que hablan de un mundo difícil, tanto que justifican la exploración de otro planeta. Si cuidamos tan mal el que ya tenemos, sería como ir de farra planetaria a destruir el siguiente. Nos asustan con que el sol va a quemar la tierra, pero, no sabemos si eso pasará. Literalmente para eso falta tanto tiempo, que lo más probable es que para ese momento, ya hubiéramos dejado de existir como raza por otras causas.

Entonces, siempre leemos diagnósticos, hechos desde diferentes puntos de vista. A veces citando a alguien, como ahora, u homenajeando a personas problema que ya no están, y que no vivieron la realidad que vivimos, o la que creemos que llegaremos a vivir. Me preocupa vivir en un mundo lleno de humo y me apena el aire con el que se vive en la capital, y en todas las capitales donde aparece el frío y la niebla y se quema leña.

Lo que busco es un poco de consecuencia en lo que leo. Usted dice que hay que hacer cosas. Trata muy bien a Marx, pero, no veo que él o su filosofía, o su teoría, esté resolviendo. Veo preocupación en la gente, pero, poca consecuencia. Veo poco razonamiento grupal…

16 de mayo

Rolando, poco te puedo decir sin saber nada de ti. Tal vez te sirva para tu inquietud darle unas vueltas a una reflexión de Confucio: “Quien mueve montañas comenzo acarreando pequeñas piedras”.

20 de mayo

Interesante reflexión, hay que concordar con el autor que el asunto del manejo propio de todas nuestras acciones y deseos, puede ser sólo un espejismo, quizás estamos siendo encausados lo mismo que un rio, dominados y sin capacidad de darnos cuenta de lo que ocurre. Sin embargo pienso que alguna chance tenemos de salirnos del riel, del flujo encausado, quizás el arte, quizás las ideas frescas de hombres y mujeres, quizás el desarrollo de otras tecnologías. Hay que ser estoicos y continuar al menos defendiendo la democracia y sus utopías, llegado a este punto, pienso que no estamos bajos la sombra del viejo Marx, si no que estamos aquí, bastante aproblemados pero con esperanza a pesar de él.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Ver a mujeres de diferentes orígenes, países y posiciones hablar abiertamente ha dado a muchas egipcias valor para compartir poco a poco sus experiencias de manera anónima o dando la cara.
+VER MÁS
#Género

#MeToo y #TimesUp ayudan a las mujeres egipcias a romper el silencio

La ley de pesca dejó muchos heridos y las causas judiciales por soborno, fraude al fisco y cohecho denominadas “Corpesca” y “Asipes” han dejado al descubierto lo intervenido y frágil que está el ...
+VER MÁS
#Economía

Jibia: Fin a la pesca de arrastre

La naturaleza del Petro fue muy controvertida, pues no cumple con varios elementos propios de las criptomonedas. No puede llamársele dinero virtual y tampoco se puede determinar con certeza si es un títul ...
+VER MÁS
#Economía

La CriptoVenezuela y el Petro

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

Voltaire, ya nos había advertido: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.
+VER MÁS
#Ciudadanía

A mano armada: Helicópteros, caballos y nepotismo

Algo que es transversal para ambos gremialistas es que acusan que esto es producto de maniobras y aprovechamientos políticos, con ello tratando de minimizar el vacío financiero de sus comunas y normalizan ...
+VER MÁS
#Municipales

La Florida y Viña del Mar: Administrando el desfalco municipal

Se requiere de un entorno flexible (digital) y abierto que diversifique y amplifique las formas de participación efectiva de los usuarios en torno al texto escolar, garantizando libertad de uso de los recu ...
+VER MÁS
#Educación

Hacia el Texto Escolar Abierto: Nuevos antecedentes