#Salud

Sobre la salud mental y otras etiquetas

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Pensar en las altas cifras de depresión y ansiedad en la sociedad chilena, puede ser una aberración si en los párrafos continuos ejerceré mi derecho a quejarme del negocio farmacéutico vendedor de bienestar.

Escribir sobre salud mental, en estos tiempos del Clonazepam y el Circo (citando a Fito Páez) es una locuraPensar en las altas cifras de depresión y ansiedad en la sociedad chilena, puede ser una aberración si en los párrafos continuos ejerceré mi derecho a quejarme del negocio farmacéutico vendedor de bienestar.

¿Por dónde empezar?

La Salud Mental, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) se define como: un estado de bienestar en el que el individuo se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presionas normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

A simple vista, o a la primera lectura, parece ser una definición, sin embargo, al observar con calma lo que hay detrás de este párrafo,  parece ser, que esta salud mental responde a algo o alguien (para los más conspiratorios). Es funcionar en el mundo, para que el mundo funcione.

Estar bien, para que el lugar donde trabajo avance bien. Más parece responder al mercado, que a la vida misma.

La definición además, no contempla a los niños y niñas, no distingue en el género, y en cómo se va construyendo el bienestar. Y habla de las presiones “normales” que claramente son construidas.

Y es en la normalidad, donde saltamos a Foucault, quién entiende la enfermedad mental (o locura) como producto de figuras culturales y que nace a partir de prácticas institucionales u discursos que se instalan por procesos socioeconómicos, y que van construyendo esta supuesta “normalidad” en el discurso,que es impuesto en cierto modo,  por la institución.

Y no es ajeno este discurso al bienestar o la salud mental, que hoy,por si no lo sabía,  puede comprar en farmacias. Las farmacéuticas, hoy en día, son parte de esta institución patologizadora constructora de enfermedades.

Mientras la OCDE habla del aumento de la depresión y ansiedad, y la poca responsabilización de los gobiernos sobre la salud mental de los ciudadanos y ciudadanas, las compañías farmacéuticas se empeñan en generar aquellos medicamentos estrella, que convenzan a la población de ser la única solución, así como el estrés, el déficit atencional, y tantos otros que han aumentado considerablemente, y curiosamente con la llegada de nuevos medicamentos.

Y es porque hoy nos han impuesto lo que es la salud mental, y el bienestar se vive en solitario. Libros de autoayuda nos hablan del éxito, de la autonomía, y de encerrarse en un círculo de bienestar.

Los gobiernos no invierten ni crean políticas de salud mental, por que no creen la colectividad, ni en lo que puedan generar las personas para su propio bienestar. Hoy las políticas en salud mental, invierten a un aspecto ligado netamente a lo medico, a lo farmacéutico. Pastillas para el estrés, pero no se piensa en mejorar condiciones laborales.

¿Vamos a permitir que el bienestar se transforme en un producto de consumo?

Insisto, la felicidad, no se vende en farmacias.

El bienestar no es encapsulado.

La salud mental, debiera ser una definición diferente que responda a la historia y el contexto de las personas, que se construye desde nosotros y para nosotros.Desde los propios recursos. Desde la propia subjetividad. No desde una cultura dominante, que construye a otro lleno de carencias y sin recursos.

Seamos protagonistas de nuestro bienestar. Esa es la invitación.

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de agosto

Vale, estoy absolutamente de acuerdo con lo que planteas. Un buen punto de partida es comenzar a hablar de salud mental, instalar la pregunta en el discurso público, tal como está ocurriendo con la educación y la salud a nivel general.

Pienso que la dificultad que enfrentamos los interesados en este tema es el autodiagnóstico. A diferencia de la salud no-mental (mal término pero se entiende) donde la materialidad de la herida o el síntoma es más evidente y por ende también es urgente su sanación, reconocer el síntoma en la salud mental implica declarar muchos supuestos que atentan contra el propio bienestar, como aceptar como enfermedades condiciones que hoy son invisibilizadas por la TV o las pastillas, como bien mencionas.

Te dejo el link a una reciente columna que escribí al respecto donde planteo ideas similares desde otra perspectiva para así sumar elementos al debate: http://elquintopoder.cl/salud/el-suicidio-de-un-humorista-y-la-salud-mental-en-chile/

Saludos,
Andrés

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?