#Salud

¿Qué es ser realmente pro vida?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Qué significa esto de ser pro vida? Según los avances en neurobiología, la genética manda hasta las semanas 14 o 16 de gestación. Luego, el ambiente comienza hacer su trabajo. ¿Qué ambiente? El ambiente madre. ¿Y la madreambiente cómo está? ¿Cómo está esa embarazada que gesta a un futuro ser humano?

Depende en parte de su genética, del estado bíopsicosocial de la mujer y de la relación subjetiva que la mujer establece con ese bebé en gestación, con su pareja, con su mundo. Y si la experiencia modifica la expresión de los genes, nuestros genes no son nuestro destino.

Esa madre alcohólica, que se despertaba con dolor de cabeza, enojada, que “pateaba a la perra” y de pasada a nuestra madre, hizo que los genes de nuestra madre se modificaran. Nuestra madre de niña, vivió sus mañanas asustada y en su cerebro secretó exceso de cortisol y adrenalina (hormonas del estrés) provocando que sus sinapsis no fueron de las más adecuadas.

Nuestra madre fue un embrión en gestación dentro de un útero, dentro de un cuerpomente. Nuestra madre de niña fue tímida; en el colegio se sonrojaba por todo, solía esconderse en las cortinas de la sala de clases, se hacía pipí sin que nadie lo notara, no tuvo muchas relaciones amorosas. Fue a la universidad, estudió enfermería y se casó con un hombre, varios años mayor que ella, pero que sólo tomaba alcohol los fines de semana. Ese es nuestro padre: un alcohólico de fin de semana y nuestra madre sumisa, temerosa, obedecía y nos llevaba a la plaza para dejar que papá descansara o “pasara la mona”. Ya ven, el ambiente, tiene su impacto.

Podemos hacernos muchas preguntas: ¿Por qué tomaba tanto la abuela? ¿Por qué nadie hizo nada por nuestra madre, niña golpeada y asustada? ¿Qué pasaba en el ambiente más inmediato a esa familia? ¿Por qué la paciente, nieta de la abuela, quiere cambiar su destino, viniendo a psicoterapia? Bueno, porque el ambiente y la relación subjetiva que establecemos con otr@s tiene un impacto en nuestra biología. Y si mi paciente, cambia, sus hij@s no repetirán la historia, y tendremos, luego de 4 generaciones, un final feliz.

Hablamos, entonces, no sólo del embrión en gestación, sino de su madre. Que es el ambiente de ese ser humano, no sólo por 9 meses, sino muchísimo más que eso.

Soy pro vida, porque para que un ser humano en el vientre se geste bien, la madre debe estar tranquila, sostenida, sana, amada. Así amará, sostendrá, cuidará tranquilamente de su hijo(a).

Soy pro vida porque hablo de sexualidad abiertamente como algo natural, enseñándole a mi hijo hombre que se debe hacer cargo de sus fluidos corporales, lo que incluye el semen que trae espermatozoides.

Soy pro vida, porque le enseño a mis hij@s, que ser madre y padre es muy complejo, nada de fácil y que no basta con proveerles de cosas, si no que hay que estar, ahí, porque como los seres humanos tiene la necesidad vital del apego, un@ debe estar justamente para que se puedan apegar.

Ser pro vida es, justamente, ser pro vida, es decir, ocuparnos de la vida completa, desde su gestación hasta su muerte y no sólo durante las primeras semanas.

Soy pro vida, como much@s, porque cuidamos a los niñ@s, porque estamos cerca de ell@, los observamos, les secamos las lágrimas explicándoles que lo que sienten es pena, y los cuidamos para darles contención, información, techo, salud, educación, cariño, amor y no para usarlos como objetos para nuestras satisfacciones o perversiones.

También somos pro vida, porque no golpeamos a los niñ@s, nada, ni un poquitito, ni a mi vecino que me cae pésimo, ni al judío, ni al musulmán, ni al extranjero. Ser pro vida es ser pro vida, cualquier vida.

Además soy pro vida, como much@s otr@s personas, porque me ocupo de que se sepa que las “salas cunas” no son el ambiente adecuado para los mamíferos humanos, ya que está demostrado que hasta más o menos los 3 años necesitamos al menos una figura significativa para ser bien cuidados. Lo otro es ser mal cuidados y tratados como objetos sin considerar la subjetividad propia de cada niñ@ y desarrollar su potencial.

Lucho junto a muchos hombres y mujeres, desde donde cada uno puede, por políticas de apoyo a la maternidad y paternidad. Ahí tenemos un pequeño ejemplo: postnatal de 5.5 meses, que en un comienzo era un atropello a la mujer. Ojalá pudiésemos ser tan pro vida que en vez de alejar a los hij@s recién nacidos de los cuerpos ambiente de sus madres, pudiésemos incorporarlos a los ámbitos de la madre, como por el ejemplo al ambiente trabajo. Ser pro vida es garantizar acceso a la salud física y emocional para el niño nacido con patologías y para su familia.

Ser pro vida, es dejar de meter miedo diciendo que la maternidad desciende laboralmente, porque no lo hace, al contrario nos empodera. ¿Y por qué ser padre no desciende laboralmente? ¿Qué tal si ellos salen a marchar por igualdad por sus parejas mujeres? 

Ser pro vida, es que las isapres, a las mujeres en edad fértil, no nos cobren 5 veces más que a un hombre, eso es un abuso, robo, violencia. Es luchar por que los planes de salud de los menores de dos años no sean tan caros. Es no abusar de la mujer y pagarle el 30% menos que a un hombre en igual puesto de trabajo.

Es tener toda la información real sobre cómo y dónde parir, miren que hacer negocios con el cuerpo de la mujer y del hij@, no es ser pro vida, es ser perverso.

Ser pro vida es garantizar que cada niño tenga cuerpo materno y paterno, para acurrucarse, sentir su seguridad y crecer firmes y con buena autoestima, para que no se dejen aplastar por algunos que mandan, para que no se dejen abusar. Es más que ocuparse del silencioso feto que crece entre 40 y 42 semanas in útero Eso es fácil. Ser pro vida, de verdad, es ocuparse del ambiente de ese ser humano.

Ser pro vida, es cuidar de la salud de la mujer, del hombre, de los niños.

Ser pro vida, es ser generoso con la educación y que la información esté al alcance de la mano, para poder decidir libremente.Es dejar de pensar que el ser humano, tenga éste la identidad sexual que tenga, no tiene opción a decidir sobre su cuerpo y con quién lo comparte para hacerse cariño, apegarse. Es detenerse y pensar qué nos está pasando que la tasa de natalidad en Chile va descendiendo a 1.8. ¿Es este sistema social y económico adecuado para que las madres y los padres podamos criar bien?

Somos pro vida, los que hacemos la m(p)aternidad visible y con eso hacemos visible las necesidades de los hij@s, porque ellos son chiquitit@s, con su cerebro inmaduro y si nosotr@s sus p(m)adres no hablamos por ell@s, ¿quién lo hace?

Soy también pro vida, porque soy mujer, porque he dado vida, porque trabajo con mujeres y no quisiera verlas en situación de ningún tipo de aborto, de nuevo, según la subjetividad puede ser muy traumático. Lo subjetivo existe y cada mujer es distinta, pero objetivo es que si se aborta y ojo, Chile tiene una de las tasas más altas de latinoamérica y, si se hace … no será porque hemos hecho lo suficiente por la vida.

¿Por qué no acompañamos y sostenemos a la mujer que decida llevar su embarazo a término aunque sepa que la patología que trae su hij@ no lo hará viable? He acompañado a mujeres con mortinatos y también hemos realizado plan de parto y el plan del funeral. Compañía para la mujer que decida interrumpir ese embarazo de manera terapéutica, ¿por qué no la sostenemos en su difícil proceso?

Cuidado con tirar la primera piedra. Las mujeres siempre han abortado, en todas las familias. Un poco de empatía. En la historia de la humanidad los abortos han existido siempre, esta es una situación que le puede tocar a cualquiera. En mi caso, hace 16 años, el doctor simplemente, me advirtió: “si no te hago un legrado aspiratorio completo, aborto terapéutico, puedes perder tu útero y tu vida”. A ese hijo o hija lo deseaba y en mi imaginario, ese fue mi primer hij@. Lo pasé mal, antes, durante y después.

Leslie Power, Psicóloga Clínica. @powerlesliecl

———

Foto: Jekrub / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Makka

08 de julio

Pensar que solo los hijos nacidos y criados en condiciones “ideales” son merecedores de la vida es discriminatorio. Es nazi. De aquí a manifestar que los pobres, los enanos, los feos, los negros no deban tener hijos, hay un solo paso. ¿Qué es ser “deseado”? Piensa en cuánta gente “no deseada” conoces alrededor tuyo, sin la cual quizás ahora no vivirías quizás tu mismo. Quizás tu eres un “no deseado”, tu, hijo de madre soltera. Tu, bajo este punto de vista expuesto, debiste ser abortado. Dejémonos de azucarar las cosas y pintarlas rosaditas, hablémoslas como son.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Un factor de riesgo es aquella instancia que puede llegar a provocar un daño, patología o lesión, sea física o sicológica en los trabajadores, y que tenga su origen en el entorno o las prácticas labor ...
+VER MÁS
#Trabajo

El riesgo psicosocial como una herramienta generadora de valor

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado