#Salud

¿Qué diferencia hay entre el Mercado de la Salud y el del las Papas?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Todos hemos comprado papas.

Hay varias variedades: chilotas, corahilas, un sinfín. Ni siquiera necesitamos saber este dato para ser consumidores. Es más: podríamos estar seguros que este dato es absolutamente ajeno. El punto es que todo depende de para qué las queramos: hacer puré, cocidas, fritas. Podemos ir al supermercado, a la feria, al almacén de la esquina donde seguro que Don Luis nos dará crédito –la palabra fiado significa confianza, al igual que crédito-, pero lo central es que podemos encontrar la papa en diversas formas, incluso semi procesadas.

Todo depende de para qué las deseamos y de cuánto dinero disponemos. Como resultado de los cambios en los hábitos alimentarios, la utilización de la papa en los mercados mundiales se desplaza crecientemente hacia productos procesados, y pierden importancia los mercados tradicionales de papa fresca y los destinados a la alimentación animal. El comercio de la papa en los países latinoamericanos replica en gran medida el patrón mundial, en la medida que se observa una predominancia de la papa procesada en los flujos de comercio, tanto exportaciones como importaciones, y un mayor crecimiento de los intercambios de este producto comparativamente a la papa fresca o semilla.

Es un mercado que, a grosso modo, el consumidor conoce. O al menos, que cree conocer.
Pero desconoce el riguroso control que termina en almacén de Don Luis.

Según el SAG, la semilla de papas producidas en Chile ofrece claras ventajas, entre las que se puede mencionar:

a) La calidad sanitaria producto de las condiciones edafoclimáticas de la zona sur de Chile;

b) El riguroso control sanitario establecido por el SAG para la certificación de semilla de papas, asegura una calidad incuestionable.

Los pequeños comerciantes saben que el precio del producto está determinado por calidad y especulación en los mercados intermediarios.

El consumidor sólo puede quejarse del precio.

¿Cuál es la relación con el mercado de la salud y el bono AUGE?

Para entender una idea que convierte al paciente usuario en cliente –igual que cuando buscamos las papas para la comida-, distinguimos dos enfoques más o menos contrapuestos.

Hay dos visiones contrapuestas respecto del rol que desempeña la legislación. Por un lado, están los economistas neoclásicos que creen que no hay (o no debiera haber) diferencias en el comportamiento del mercado de la salud y el mercado de las papas; luego, las regulaciones que introduce la legislación son distorsiones que evitan la eficiente y óptima asignación del producto y distribución de la mano de obra. Por otro lado, los economistas institucionalistas estiman que el mercado de la salud tiene imperfecciones y las regulaciones son necesarias para incrementar el nivel de bienestar de los trabajadores y los usuarios.

Damos por hecho que a nivel general, será FONASA el que compraría servicios en el sector privado, situación que se produce ahora mismo. Pero al entregar el famoso bono AUGE o “cheque al portador” al usuario, lo que genera es un aumento del mercado de los prestadores privados. El usuario podrá moverse buscando calidad y buen precio, como podría hacerlo en las clínicas de maternidad de calle Santa Rosa o entre todos los Laboratorios Clínicos de Santiago pensando en el mejor ofertón de exámenes de EEG o el resonador magnético más barato. Ya hemos visto la explosión de Centros de Diálisis sin demasiado control.

Pero un punto relevante, para volver al principio es que el tema del producto – en el caso de las papas es ex post. Si mi casero me atiende mal o las papas estaban malas, ya no voy a ir a comprar la próxima semana. En el tema de la salud es complejo. El tema de los prestadores y el mercado debiera ser estructurado ex ante.

Podría pensarse que ante la inexistencia de este tipo de controles estaríase librando al cliente usuario a su suerte. Como señalan Friedman y Von Hayek, el mercado es perfecto en el sentido de ser absoluto y que los ineficientes serán barridos por el consumidor insatisfecho.

Foto: Hospital debate – HikingArtistLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

¿Cuál es el destino de un pueblo que aparentemente desea las imágenes borrosas que proyectan sus líderes, quienes simultáneamente esconden las llaves de la puerta de salida de la caverna donde estamos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Vivir en la caverna

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?