#Salud

Patologización y medicalización de las infancias y adolescencias: ¿Qué lugar para la singularidad?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Pagina de facebook de Forum Infancias

Durante este último tiempo se ha ido expandiendo un fenómeno en el campo de la salud y mental y la educación conocido como “patologización” y “medicalización” de las infancias y adolescencias.

¿Qué quiere decir esto? Siguiendo a la psicoanalista argentina Gisela Untoiglich (2014), la patologización consiste en que, a grandes rasgos, ciertos aspectos propios de la vida humana (tristeza, rabia, desatención, angustia, rebeldía) son transformados en una patología, y así, clasificados como un trastorno mental.


Ciertos aspectos propios de la vida humana (tristeza, rabia, desatención, angustia, rebeldía) son transformados en una patología, y así, clasificados como un trastorno mental

Los principios que subyacen este proceso patologizador son: 1) hay una causa unívoca, lineal y determinista del supuesto trastorno, 2) predomina un paradigma fijo y estático de la normalidad, y por ende todo lo que se escapa de dicho cuadro, es catalogado como anormal, 3) se rotula al niño/a o adolescente a partir de un trastorno (TDAH, TEA, Bipolar, Oposicionista-Desafiante, etc.), el cual pasa a formar parte de su identidad, y explica todas sus conductas, pensamientos y acciones. Ya no es un/a niño/a que tiene autismo, depresión, bipolaridad, sino que es autista, depresivo, bipolar, y 4) se biologiza el sufrimiento psíquico, atribuyéndolo única y exclusivamente a causas orgánicas, desconsiderando la historia, los vínculos, y el contexto familiar, social, escolar, histórico y político.

Respecto a la medicalización, que es el siguiente paso de la patologización, opera desde la misma lógica biomédica: lesión orgánica, cuadro psicopatológico, tratamiento (Janin, 2012). El tratamiento es de carácter psicofarmacológico, suponiendo, muchas veces, que una pastilla va a solucionar un conflicto psíquico, con todas las variables y determinaciones psicosociales que están involucradas. A esto se le suma otro problema, que es pensar el tratamiento psicofarmacológico como el primer y único abordaje posible. Eso no quiere decir que para ciertas problemáticas psicopatológicas graves no haya que considerar seriamente el uso de los psicofármacos, como por ejemplo en casos de ideaciones e intentos suicidas, psicosis, depresión mayor, entre otros.  Lo que está en cuestionamiento es el uso abusivo de los psicofármacos para cualquier tipo de manifestación sintomática. Un ejemplo claro de esto en la actualidad en las escuelas en Chile, es que muchos/as niños/as son diagnosticados con TDA-H (Trastorno con déficit atencional con o sin hiperactividad), y quienes al momento de ser diagnosticados, rápidamente se les indica que deben ingerir psicofármacos, suponiendo de antemano que el origen del trastorno es de orden biológico o genético. Esta visión reduccionista del padecimiento infantil deja de lado otras variables (históricas, familiares, culturales, sociales), y no permite el hacerse preguntas sobre el momento de la vida en el que se encuentra ese niño o niña en particular (¿Qué factores pueden estar afectando la atención de un niño en la sala de clases? ¿Cómo es la relación con sus profesores/as? ¿Está padeciendo algún tipo de conflicto emocional?, etc.).

Si este paradigma biomédico (utilizado sobre todo por psicólogos, psiquiatras, neurólogos) se encarga de clasificar los sufrimientos psíquicos infantiles en etiquetas psiquiátricas, y reducirlos a causas netamente orgánicas, ¿Qué lugar hay para para la singularidad de la vida psíquica del sujeto-niño? Si consideramos que todo ser humano es único, inigualable, irrepetible, inclasificable, ¿Cómo es posible pensar los malestares subjetivos a partir de modelos y categorizaciones universales?

Lo que me parece de suma importancia resaltar es que la niñez y la adolescencia son momentos de la vida en los cuales están en plena configuración como personas. Es una época de cambios, avances, retrocesos, identificaciones, adquisiciones, que están condicionadas por determinantes del contexto familiar, social, cultural e histórico. Por tanto, pensar la psicopatología infanto-juvenil a partir de causas única y exclusivamente biológicas, y desde una lógica de causa-efecto, clasificando la problemática en una etiqueta diagnóstica, es nocivo en el sentido de que borra la singularidad del niño/a o adolescente, pensándolo como una mera máquina que debe funcionar acorde a los parámetros socio-culturales impuestos del rendimiento, competitivismo y exitismo.

Bibliografía

-Janin, B (2012). Los niños y la medicalización de la infancia. Buenos Aires, Argentina. Revista de Topía.

-Untoiglich, G (2014). Medicalización y patologización de la vida: Situacion de las infancias en América Latina. Estudos sobre Educação, Presidente Prudente-SP, v. 25, n. 1, p. 20-38.

TAGS: #Adolescencia #Infancia Patologización

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Nuevos

Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad