#Salud

No estoy loca: La irresponsabilidad social

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En Chile, el año 2017 se lanzó el nuevo Plan Nacional de Salud Mental, el cual implica un gran avance en los objetivos y las metas que se tienen para mejorar la salud mental de las personas hacia el futuro. Actualmente, se estima que, en Chile, más de un 20% de la población tiene algún problema en este ámbito, hecho que, a pesar de los últimos esfuerzos por parte del Sistema de Salud, sigue sin ser considerado por la mayor parte de la población.

Este tema fue desarrollado por Nicolás López en su última película: “No estoy Loca”. El largometraje aplica un humor simplista, puesto en escena tan indiscriminadamente por su director, que uno olvida que la representación que se hace de los distintos contextos desarrollados a lo largo del filme pueden ser algo más que ficción. De esta descuidada manera es que tan fácilmente se describen y dan a conocer realidades que muchos conocen, pero no entienden: el contexto dentro de un hospital psiquiátrico, el tratamiento psiquiátrico y, mucho más importante, las personas que requieren de algún tipo de atención en salud mental.

La película trata sobre la vida de Carolina, quien ve mermada su “normalidad”, por una infidelidad. Carolina tiene conductas limítrofes con el alcoholismo, lo que, sumado a un estado depresivo provocado años antes por la muerte de su padre, la noticia de su infertilidad y la ruptura de su relación, la llevan a un intento de suicidio. Este evento provoca que sea internada en lo que comúnmente se conoce como un “loquero”, o “manicomio”, y que, según cómo se muestra en la película, no se asemeja a un complejo asistencial de Salud Mental como los que existen actualmente.


Es imperativo que tanto el cine como cualquier forma de expresión haga un elemental esfuerzo por responsabilizarse de los tópicos que usamos en el humor, puesto que muchos replican sistemas discriminadores, que pasan a llevar la dignidad y los derechos de las personas.

Desde un comienzo, el lente con el que se mira la situación de la protagonista es igual a como la minoría de la población -la minoría más acomodada- podría aproximarse a los problemas de la vida. Esto no es ningún secreto, López lo reconoce como una característica de sus películas, escribe desde donde conoce y de aquella manera logra hacer una representación humorística de lo que comprende como realidad. Es aquí, en la expresión humorística, donde se desentiende lo que en algún momento podría concebirse como crítica.

Dentro de este centro, la protagonista conoce muchas personas “locas” (como los nombran en la película), que corresponden a supuestos pacientes con patologías de salud mental, los cuales son ridiculizados y que son presentados con conductas estereotipadas, exhibición que en el público causa mucha gracia y no falla en sacar carcajadas. Y no solo se encarga de caricaturizar a los pacientes, pues cada profesional que figura en la película es descrito de la manera más burda imaginable, disfrazando como crítica lo que finalmente es simplemente una descripción por parte de alguien que no tiene conocimiento alguno del cuidado y del profesionalismo que existe en el sistema de salud en Chile.

Mucho del humor es ridiculización: del lenguaje chileno, de la clase alta o de las relaciones. Lo que en un principio fue ridiculización del consumo excesivo de alcohol, de las relaciones abusivas y de amistades tóxicas, pasó a ser de los pacientes psiquiátricos, del tratamiento y de los profesionales. Por sobre todo, Nicolás López demuestra que en momento alguno se preocupó de recaudar información para hacer una representación real de aquellas personas dentro del hospital psiquiátrico, o si lo hizo, no hizo intento alguno de ocupar la información que obtuvo para dar un retrato auténtico, lo que es aún peor.

Lo que se disfraza como humor ligero dispuesto para relatar una historia dramática que tiene como objetivo normalizar la “locura” latente que yace dentro de todos nosotros, termina siendo una herramienta muy mal aplicada, que ridiculiza y segrega a las personas con patologías psiquiátricas, simplificando el tratamiento descrito como banal y haciendo una comprensión general del trabajo que en Chile se realiza en el ámbito de la Salud Mental que roza lo absurdo. Es imperativo que tanto el cine como cualquier forma de expresión haga un elemental esfuerzo por responsabilizarse de los tópicos que usamos en el humor, puesto que muchos replican sistemas discriminadores, que pasan a llevar la dignidad y los derechos de las personas.

Desde nuestra perspectiva, puede considerarse que “No estoy loca” es una película peligrosa, que viene a replicar las conductas estigmatizadas de la salud mental, a reforzar la desconfianza en los profesionales de la salud, a ridiculizar a los pacientes con patologías psiquiátricas y a ignorar todo el paradigma actual de la salud mental, hablando de instituciones carcelarias, dejando de lado la dimensión social del proceso de salud y demonizando tanto los tratamientos como las terapias esenciales. Es peligrosa, además, porque es parte de la taquilla, porque está dentro del top 10 histórico de películas chilenas, y porque ha vendido casi 400 mil tickets, que se traducen en 400 mil personas que se llevaron para la casa un mensaje discriminatorio, que ningún bien le hace a la salud chilena.

Francisco Ahumada

Estudiante de Terapia Ocupacional, Universidad de Chile

Alejandro Cáceres

Estudiante de Enfermería, Universidad de Chile

TAGS: #Discurso #SaludMental Discriminación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
PauletteDiaz

02 de febrero

No he visto la película aún, soy usuaria del sistema de salud mental y con esta columna me tomaré la molestia de verla y después contestar que tanto de lo que exponen hay.

Nellyssa Rodriguez

08 de octubre

Si observas al final verás que está película es a base de la vida de su madre y el pasado de ella y el la adapto a estos tiempos, obviamente no había internet, ni celulares. Yo entiendo que en vez de ridiculizar a los pacientes de salud mental les está dando una relevancia importante, ellos son humanos y también importan fue lo que observé en la película.

Constanza

02 de enero

MUCHAS GRACIAS POR DECIRLO. Me resistí a ver esta película desde su estreno, pero hace unos días decidí darle una oportunidad y quedé muy enojada. Más allá de que no es mi tipo de humor, lo que se plantea es una ridiculización permanente de todos los personajes, sobre todo de aquellos que tienen problemas con su salud mental. Jamás se hace una crítica sobre el uso de la palabra «locura» en el guion, no se representa nada de lo que significa un tratamiento de internación, ni lo que hacen los psquiatras y psicólogos y menos los terapeutas complementarios (más ridiculización en el personaje Levy). La odié mucho por lo mismo que dices tú, que le envía a las personas un mensaje con el que se quedan, donde la bipolaridad, la esquizofrenia, el borderline, todo es lo mismo, gente que grita o sin empatía, y nada más lejos de la realidad (por cierto, además, que personas con 6 años de internación ya deberían estar bastante más estabilizadas que lo que muestra la película… o sea el centro ficticio también es un bodrio). Y peor, que a pesar de lo que «crece» y «aprende» la protagonista, no muestra arrepentimiento ni pide disculpas por sus acciones con los demás (por ejemplo, la enfermera). Me cargó demasiado, y lo peor es que todo el mundo quedó feliz con la película. Coincido plenamente con tu crítica.

Ccc

16 de marzo

Luego de ver esta película, busque en Google “no estoy loca peligrosa” y para mi tranquilidad llegue aquí y pensé “no estoy loco” por encontrar esta película terriblemente dañina, cómo dice el artículo se nota la nula investigación sobre temas de salud mental o los tratamientos, particularmente sufrí de depresión y sufro de ansiedad que me llevo al punto de tener una sobredosis que me llevo a internarme aproximadamente por un mes, no puedo decir que mi experiencia es ley sobretodo por que en el prisma emocional en el que lo estaba viviendo puede que sesgue mi opinión, pero puedo decir con seguridad que la gente que trabajaba en el centro no era así de condescendiente para decir “todos llegan culpando a alguien y nunca se culpan a ellos mismos” cuando hay muchos casos y el mío particularmente era auto destructivo y el tratamiento me ayudó a entender los agentes externos, cómo reconocerlos y generar herramientas para manejarlos. Inclusive el final cuando reconoce que está loca y el doctor dice “solo una persona sana reconoce que está loca” es una simplificación absurda y un intento patético de traer cierta profundidad. Me parece horriblemente peligrosa por que seguramente para muchas personas va ser de los únicos o primeros acercamientos a estos temas y están representándolos de manera horrible. Tema aparte los personajes eran caricaturas de caricaturas, la verdad es que me compadezco por los actores chilenos que tienen que actuar estos guiones o teleseries o películas de Lopez

Mauricio Hernandez Yanes

24 de abril

El error más fuerte es no determinar en la tesis del director si es comedia o drama. Para ejemplo Silvia, pretende hacer reír no lo logra pero va en la línea de una loquita simpática, igual que Piña y el tipo del Chip, pero Silvia se ahorca ¿? Y ese salto ofende y pierde. Una lástima. Las polaridades no se sustentan. Por otro lado es muy predecible. Y además tiene hechos inverosímiles el ginecólogo es un imbécil, y Maite una descarada , nada concuerda con el final .

fanny perez villalobos

26 de mayo

me interesa saber cuantas emfermedaes acogieron en la pelicula

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Se ha instalado aquí en una especie de diálogo entre la verdad y el humor, entre la tesis y el chiste. ¿Ha terminado este diálogo?
+VER MÁS
#Cultura

Una anécdota del teatro de verano en Grecia

Después de 30 años, el miedo sigue siendo un factor clave en la discusión sobre los cambios y la nueva constitución. Como en el pasado, la presión del movimiento social y de los trabajadores ha llevado ...
+VER MÁS
#Política

La democracia del miedo: ayer y hoy

¿La Política Nacional de Ordenamiento Territorial (PNOT), como el Plan Regional de Ordenamiento Territorial (PROT), son instrumentos geográfico-político o geopolítico?
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Geografía política, geopolítica y ordenamiento territorial

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran il ...
+VER MÁS
#Cultura

Imágenes de la muerte

Popular

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran il ...
+VER MÁS
#Cultura

Imágenes de la muerte