#Salud

Ley nueva de Isapres: privatización de la autoridad sanitaria

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La última semana de diciembre el ejecutivo envió al parlamento el proyecto que modifica el sistema privado de salud. Es decir, las Isapres, y crea un Plan Garantizado de Salud (PGS). El texto se presentó justo después de una información que indignó a la opinión pública porque anunciaba un crecimiento de 50% de las ganancias de las Isapres, gracias al aumento de los valores de los planes y la reducción de coberturas (la proyección anual indica que las utilidades pueden llegar a 60 mil millones en 2011, tres veces más que la utilidad del 2009). Con anterioridad, el Tribunal Constitucional (TC) basándose en el numeral 18 del artículo 19 de la Constitución Política que establece que “la seguridad social garantiza el acceso de todos los habitantes al goce de prestaciones básicas uniformes” exigió el fin de las discriminaciones en el sistema.

El proyecto de ley constituye más bien un ardid para evitar los reclamos de los usuarios. En efecto, el PGS es una reducción de las prestaciones garantizadas para que los usuarios  -que puedan hacerlo- compren planes complementarios que podrán ser elaborados por las Isapres sin restricción alguna. El propio proyecto les llama a aquellas “prestaciones básicas y uniformes”. 

¿Cuáles serán estas prestaciones? Las del Plan AUGE, incluyendo el examen preventivo, más las catastróficas (muchas de las cuales ya están en el AUGE pero no se sabe cuales otras incluirán) y las urgencias. Es decir, este plan básico es equivalente a lo que hoy ofrece Fonasa con cobertura más bien universal y garantizada; en las demás enfermedades los afiliados quedan totalmente desprotegidos o cubiertos por planes complementarios que caerían fuera del concepto constitucional de seguridad social.  

¿Cuál será el precio de este Plan Básico? En el transcurso de las deliberaciones de la comisión (ver Diario Financiero del 26 de diciembre 2011) trascendió que el valor mensual del PGS podía alcanzar a 17.000 pesos por persona y que los costos del SIL eran unos 2.500 pesos adicionales. Es decir, una familia tipo de cuatro miembros con un solo trabajador -para cubrir el mínimo de prestaciones y quedar absolutamente descubierto para todo lo demás- debe aportar mensualmente $70.500, es decir, el ingreso mínimo para estar en Isapres es de un millón de pesos. En Chile, según la encuesta Casen, el 90% de los hogares percibe ingresos inferiores a esta cifra. En conclusión, el proyecto de ley consagra un sistema excluyente y anti solidario ya que, justamente, los ingresos superiores podrán usar los excedentes en su particular provecho sin aportar nada a los de menores ingresos.

Las excesivas ganancias de las Isapres se manifiestan todavía más nítidamente si se compara la distancia entre los seguros generales y las isapres con el criterio habitual: el de rentabilidad sobre capital y reservas. Bajo ese prisma, las Isapres rentaron 36,6% en el período. Es decir, por cada $100 que los propietarios comprometen en el negocio, las firmas “devuelven” $36,6. En el caso de los seguros generales, por cada $100 invertidos los socios propietarios reciben $13. 

Tal fue el impacto en la opinión pública de estos resultados que el propio Superintendente de Salud, Luis Romero, destacó que "el proyecto de ley que el Gobierno ingresó al Congreso la semana pasada, crea un IPC de la Salud que permitirá controlar los precios y un patrón de referencia para las alzas que las Isapres aplican anualmente a los planes de los afiliados…”.

Si bien en el proyecto “se encomienda al INE calcular indicadores de la variación de los precios de las prestaciones de salud, de la variación experimentada en la frecuencia de uso de las mismas y de la variación del gasto en subsidios por incapacidad laboral” pero, además, se ha previsto ”la creación de un panel de expertos que tendrá por función establecer índices referenciales de variaciones de precios”. En buenas cuentas, una comisión de tres personas (dos privados de universidades y uno en representación del Ministerio de Salud) decidirá cuánto y cuándo se aumentarán los precios del PGS lo cual le resta total transparencia al sistema y lo fragmenta aun más.

Las personas que, estando en Isapres, queden marginadas de los planes complementarios quedarán en una situación extremadamente crítica de desprotección. Este proyecto no solo es excluyente para los hogares de menores recursos sino para la mayoría de la clase media que se verá forzada a pagar sumas cuantiosas para ser atendidos en enfermedades ‘extraseguros”.  

Para aparentar una cierta legitimidad en los cobros de los planes el proyecto del gobierno concede un mecanismo que fue bienvenido en las Isapres. Esto es el Consejo Consultivo del Plan Garantizado de Salud que “efectuará las evaluaciones de tecnologías sanitarias con un criterio de costo efectividad y de priorización sanitaria…”. Lo más grave es que estas atribuciones son propias de la autoridad sanitaria (el Ministerio de Salud) y que las ha desarrollado lo que hoy es la Subsecretaría de Salud Pública que, de este modo, además de perder las principales atribuciones se convierte en una suerte de secretaría o Departamento de Estudios del Consejo. Pero además, ¿por quien está constituído este Consejo? Por un representante de las Isapres, uno de los prestadores privados, uno del Ministerio de Salud y uno de la Dipres.  En suma, de no mediar reparos en las salas del Congreso se asistirá a una sutil privatización de la autoridad sanitaria y de las prioridades en salud, así como a incrementos notorios en los costos de la salud para la población.

* Rafael Urriola, Programa de Protección e Inclusión Social, Fundación Chile 21 

———

Foto: Chickenlump / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de Enero

Interesante la reflexión de Rafael, pero como miembro de la comisión de gobierno y oposición que estimó factible la construcción de un plan garantizado de salud con tarifa plana (esto es sin alzas por riesgo para mujeres en edad fertil y mayores de edad) , me parece que Rafael no ha comprendido algunos puntos:
1. El plabn garantizado no reduce beneficios actuales de los beneficiarios de ISAPRE. Por el contrario, les garantiza a todos una cobertuira equivalente a la de FONASA institucional, mas un seguro catastrófico que hoy no existe para fonasa (salvo en el AUGE). Las ISAPRE pueden cobrar tarifas distintas por este plan pero no pueden variar la tarifa por el riesgo del beneficiario.

2. Efectivamente, algunos beneficiarios de ISAPRE deberán hacer un aporte adicional al 7% si quieren permanecer en el sistema, pero lo mas probable es que quienes esten en esta situación esten cotizando hoy mas del 7% legal. No debe olvidarse que el promedio de aportes de los afiliadoa a ISAPRE es de 10% de la renta. La gracia, para el que quiera permanecer en el sistema y no le alcance con su 7%, es que este plan no va a subir en cuanto su hija entre en edad reproductiva o cuando los padres de familia entren en la espiral de riesgos mayores pasados los 40 años, lo que es un cambio muy importante respecto a la situacion actual.
3. No es efectivo que los de mayores ingresos no hagan aportes a los de menores ingresos, ya que la tarifa plana se logra solidarizando aproximadamente el 95% de las cotizaciones de las ISAPRE. Es cierto que los que tengan “excedentes” podran gastarlos en productos de salud adi9cionales, pero eso será transitorio, ya que los aumentos de precio se comerán en poco tiempo tales excedentes actuales. de lo que se trata es de presionar para que la ISAPRE conbre lo menos posible por el PGS y agregue al mismo prestaciones adicionales. Así, los excedentes dejarán de existir y el PGS será mas atractivo para los usuarios.
4. Concuerdo si con la critica al IPC de la salud. La comision se nego desde la partida a discutir ese tema y la responsabilidad de incluirlo en la ley es exclusiva del gobierno. Obviamente, no es aconsejable introducir un mecanismo de ese tipo en un mercado que no tenga incentivos para que las ISAPRE negocien precios con los proveedores, como es el chileno, en el que clinicas e ISAPRE pertenecen a las mismas manos.
5. En resumen, la introduccuión de una logica solidaria en las ISAPRE es un paso importante y una mejora sustancial apar los beneficiarios de menores rentas y mayores riesgos. Ya llegará el momento de introducir solidaridad al conjunto del sistema a traves de un Fondosolidario universal. Idea que se impone y que supera la limitacioin inherente a la modificación de un solo subconjunto del sistema de aseguramiento chileno.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El costo asociado al consumo de carne animal es inmenso y es un valor que no va incluido en su precio y que hoy pagamos con el cambio climático.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Con sobrepoblación, consumir carne es un lujo demasiado costoso

El carabinero acusado del crimen del comunero Catrillanca ya no se presenta como Batman, ufano, adrenalínico y seguro como se le veía en aquel video de celular en plena detención. Ya no es el Caballero d ...
+VER MÁS
#Política

El desinformante

Solo me cabe certificarlo, Brasil es gobernado por un individuo ignorante y vulgar. Nada de la complejidad de la vida y de las problemáticas que enfrenta el mundo y su patria es del interés del actual pre ...
+VER MÁS
#Internacional

Bolsonaro y la irrupción del fascismo escatológico

Es necesario que los distintos actores del sistema asuman su responsabilidad con los cientos de niños bajo orden de búsqueda y recogimiento que son invisibles a la protección efectiva del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

La deuda de Chile con su infancia

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11