#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

EFE

En estas semanas Chile ha registrado la mayor cifra de lesiones oculares a nivel mundial: el viernes 8 de noviembre de acuerdo al reporte del Colegio Médico de Chile existían 201 personas con traumas oculares, varios de ellos menores de edad y un joven de 22 años que está en riesgo de perder la visión de sus dos ojos.


Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas y un total de más de medio millar de lesionados

Podemos tener distintas visiones y opiniones respecto del estallido social y reconocer que inevitablemente tendrá consecuencias negativas: daño a los bienes públicos y privados, quiebra de pymes, deterioro de la imagen país y profundas consecuencias en la salud mental de la población; pero la represión ejercida por instituciones del Estado que produce lesiones permanentes y discapacidad a largo plazo a personas, no deberían dejarnos indiferentes.

Desde el punto de vista científico, existe amplia evidencia de que el uso de escopetas con balines plásticos puede producir la muerte, lesiones graves o discapacidad crónica. (Haar RJ, Iacopino V, Ranadive N, et al, Death, injury and disability from kinetic impact projectiles in crowd-control settings: a systematic review BMJ Open 2017).

La ONU y el Colegio Médico han solicitado pública y reiteradamente terminar con su uso, la solución no pasa por cambiar los protocolos de uso o poner Go-Pro en los cascos. El informe de Trauma Ocular realizado por los profesionales de la unidad especializada del Hospital del Salvador concluye categóricamente “Se solicita el cese inmediato de uso de balines como mecanismos antidisturbios por no ser un método seguro. Si se siguen ocupando estas armas, los casos de pacientes ciegos por trauma ocular seguirán aumentando, conllevando un daño físico, social y emocional irreparable”.

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas y un total de más de medio millar de lesionados (585 personas).

Hace apenas unas semanas, con ocasión de la ceremonia de premiación de Cuentos de Salud Mental, concluíamos que en Chile se nos había muerto el alma y las enfermedades de salud mental eran escondidas debajo de la alfombra, como ocurre cuando una persona decide quitarse la vida en un mall y los encargados de seguridad encarpan en lugar para poder seguir funcionando.

¿Podemos hacer lo mismo con este daño irreparable sobre seres humanos: “encarparlo” para dejar de verlo? ¿Será que efectivamente se nos ha muerto el alma?

¿O debería estremecernos? Sí, estremecernos y movilizarnos a exigir de forma pacífica pero inequívoca, desde cada una de nuestras organizaciones, plataformas y redes sociales, el cese inmediato del uso de estas armas.

TAGS: #EstoPasaEnChile #LesionesOculares Protestas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Es justificable el estallido social en contra del abuso, de las trampas y arreglines que cometen impunemente los que tienen el poder.
+VER MÁS
#Ciudad

Los ´de arriba` continúan haciendo trampas

Popular

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Es justificable el estallido social en contra del abuso, de las trampas y arreglines que cometen impunemente los que tienen el poder.
+VER MÁS
#Ciudad

Los ´de arriba` continúan haciendo trampas

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

Vivimos en un país que no aprecia la ciencia, ya que el gobierno la ajusta y le corta las aristas necesarias para que esta funcionen en su realidad ficticia, lo que convierte a Chile en un país que no cre ...
+VER MÁS
#Ciencia

Las ciencias chilenas bajo un régimen de Procrustes

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad