#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

EFE

En estas semanas Chile ha registrado la mayor cifra de lesiones oculares a nivel mundial: el viernes 8 de noviembre de acuerdo al reporte del Colegio Médico de Chile existían 201 personas con traumas oculares, varios de ellos menores de edad y un joven de 22 años que está en riesgo de perder la visión de sus dos ojos.


Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas y un total de más de medio millar de lesionados

Podemos tener distintas visiones y opiniones respecto del estallido social y reconocer que inevitablemente tendrá consecuencias negativas: daño a los bienes públicos y privados, quiebra de pymes, deterioro de la imagen país y profundas consecuencias en la salud mental de la población; pero la represión ejercida por instituciones del Estado que produce lesiones permanentes y discapacidad a largo plazo a personas, no deberían dejarnos indiferentes.

Desde el punto de vista científico, existe amplia evidencia de que el uso de escopetas con balines plásticos puede producir la muerte, lesiones graves o discapacidad crónica. (Haar RJ, Iacopino V, Ranadive N, et al, Death, injury and disability from kinetic impact projectiles in crowd-control settings: a systematic review BMJ Open 2017).

La ONU y el Colegio Médico han solicitado pública y reiteradamente terminar con su uso, la solución no pasa por cambiar los protocolos de uso o poner Go-Pro en los cascos. El informe de Trauma Ocular realizado por los profesionales de la unidad especializada del Hospital del Salvador concluye categóricamente “Se solicita el cese inmediato de uso de balines como mecanismos antidisturbios por no ser un método seguro. Si se siguen ocupando estas armas, los casos de pacientes ciegos por trauma ocular seguirán aumentando, conllevando un daño físico, social y emocional irreparable”.

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas y un total de más de medio millar de lesionados (585 personas).

Hace apenas unas semanas, con ocasión de la ceremonia de premiación de Cuentos de Salud Mental, concluíamos que en Chile se nos había muerto el alma y las enfermedades de salud mental eran escondidas debajo de la alfombra, como ocurre cuando una persona decide quitarse la vida en un mall y los encargados de seguridad encarpan en lugar para poder seguir funcionando.

¿Podemos hacer lo mismo con este daño irreparable sobre seres humanos: “encarparlo” para dejar de verlo? ¿Será que efectivamente se nos ha muerto el alma?

¿O debería estremecernos? Sí, estremecernos y movilizarnos a exigir de forma pacífica pero inequívoca, desde cada una de nuestras organizaciones, plataformas y redes sociales, el cese inmediato del uso de estas armas.

TAGS: #ChileDespertó #LesionesOculares Protestas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Los globos tienen que terminar en algún lado y habitualmente es en alguno de esos grandes vertederos de basura que llamamos mares y océanos.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sobre los inocentes globos

En la capital guatemalteca cuando se camina por las calles, es común encontraste con empapelados en las paredes, con fotografías de los desaparecidos, la gente pasa sin mosquearse, total que no eran famil ...
+VER MÁS
#Sociedad

Guatemala: la amnesia de un país vencido

El fracaso de un país se mide por el trato dado a la niñez y, por lo tanto, debemos declararnos fracasados a nivel planetario
+VER MÁS
#Sociedad

Era un niño llamado Tomás

Dar el poder al estado sobre matar personas por que mataron personas, es una confirmación del poderío estatal sobre el precio de la dignidad humana
+VER MÁS
#Justicia

No confundas justicia con venganza

Nuevos

Los globos tienen que terminar en algún lado y habitualmente es en alguno de esos grandes vertederos de basura que llamamos mares y océanos.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sobre los inocentes globos

En la capital guatemalteca cuando se camina por las calles, es común encontraste con empapelados en las paredes, con fotografías de los desaparecidos, la gente pasa sin mosquearse, total que no eran famil ...
+VER MÁS
#Sociedad

Guatemala: la amnesia de un país vencido

El fracaso de un país se mide por el trato dado a la niñez y, por lo tanto, debemos declararnos fracasados a nivel planetario
+VER MÁS
#Sociedad

Era un niño llamado Tomás

Dar el poder al estado sobre matar personas por que mataron personas, es una confirmación del poderío estatal sobre el precio de la dignidad humana
+VER MÁS
#Justicia

No confundas justicia con venganza

Popular

Resulta francamente incomprensible que la Corte Suprema niegue la viabilidad del recurso de protección para valorar la actuación de Carabineros sin siquiera explicar por qué alcanzó esta conclusión
+VER MÁS
#Justicia

El desentendimiento de la Corte Suprema ante los abusos de Carabineros

No había oportunidades en Chile, sencillamente se quiso abusar de la situación más precaria de gente de otros países para traerlas como mano de obra barata, y usarlos como herramientas contra las manife ...
+VER MÁS
#Sociedad

La xenofobia que nos han creado

Nadie discute la importancia vital de la presencialidad y sus virtudes, todos sabemos que debemos volver a ella lo antes posible, pero no a cualquier costo y sin importar las condiciones para que ella sea s ...
+VER MÁS
#Educación

1 de Marzo: clases presenciales e industria educacional

La economía China está totalmente imbricada con las grandes economías occidentales (además del resto de las economías del mundo) y que no es posible intentar bloquearla, aislarla o castigarla, sin reci ...
+VER MÁS
#Internacional

Los dolores de cabeza que Trump le hereda a Biden: la total derrota