#Religión

Seminario UC: diálogo versus proselitismo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Con el seminario se trató de hacer pasar opiniones por ideas, proselitismo por diálogo: no solo no asistieron ponentes de distintas ideas, sino que el título mismo era engañoso. No nos confundamos: el debate de ideas es necesario y urgente; está basado en el conocimiento acumulado por siglos y su consecuente comprobación o refutación. En el plano de las opiniones, soy libre de creer lo que se me venga en gana, y cambiar de opinión de la misma forma.

El bullado seminario de la PUC, “Libertad, Responsabilidad, Sexualidad. No Discriminación: Sus Alcances en la Educación”, trajo de nuevo a colación la discusión sobre la libertad de expresión y censura. La funa dejó claro que no es un tema menor para las organizaciones LGTB, tanto por los contenidos que se trataron como por el espacio utilizado para ello.

Para mí la discusión se puede enunciar como diálogo v/s proselitismo, debate de ideas v/s opinión. Hay diferencias significativas entre uno y otro término, y se hace urgente delimitar el espacio para cada uno de ellos.

Un seminario, aparte de ser un espacio para la difusión del estado de cosas de una materia determinada, es también un espacio y tiempo para el diálogo o debate. Lo que esperamos de tal espacio es que existan diferentes posturas o puntos de vista, ya que de lo contrario se convierte en un espacio propagandístico o proselitista. Eso es lo que entendió la mayoría de las personas sobre el mentado seminario.

El debate de ideases necesario cuando un grupo o sociedad entran en etapa de cambio o crisis, como es el caso de nuestro país. Y no puede ponerse al mismo nivel que las opiniones. El debate de ideas incluye por supuesto el estado actual de la materia que se discute, pero también incluye la lógica o validez de las ideas que se expresan, la aceptación consensuada por la mayoría de los expertos, etcétera. En cambio en una opinión no necesariamente se verifica la lógica o validez de esta; se la acepta como lo que es, una creencia, nacida de la experiencia personal o de la aceptación de lo dicho por otro.

Con el seminario se trató de hacer pasar opiniones por ideas, proselitismo por diálogo: no solo no asistieron ponentes de distintas ideas, sino que el título mismo era engañoso; mejor y más honesto hubiera sido algo así como “Estado actual de las terapias de reconversión, pros y contras, su uso y resultados en organizaciones o agrupaciones católicas”, etcétera. Con ello nadie su hubiera espantado.

A esto debemos sumar que se trató de hacer pasar la funa como “un acto discriminatorio realizado por quienes dicen ser discriminados”, como lo dijo una de las asistentes. Parece una suma de enredos pero no lo es. Quienes convocaron al seminario y quienes dispusieron sus dependencias para que se realizara deben ser conscientes de lo que hicieron. Al menos eso esperamos.

La PUC pertenece a un credo religioso que por siglos ha hecho uso de toda su maquinaria para propagar sus creencias. Aquí no caben medias tintas. No se puede decir que existan fuerzas equitativas entre las organizaciones LGTB y la Iglesia.

La universidad tiene el deber de hacer prevalecer el conocimiento universal y no la fidelidad a la religión, como lo dijo el señor Correa Bascuñán. De otro modo, como sociedad laica tenemos el derecho de evaluar si estamos frente a una universidad o un instituto pontificio. La diferencia entre uno y otro es gigante; el compromiso de las universidades esta con el conocimiento, todo conocimiento y no solo parte de él. En cambio un instituto de esa naturaleza puede realizarlas actividades proselitistas que estime conveniente. Eso incluye, por supuesto, el hecho de que el Estado no puede financiar a entidades privadas que se dediquen a propagar sus creencias.

No nos confundamos: el debate de ideas es necesario y urgente; está basado en el conocimiento acumulado por siglos y su consecuente comprobación o refutación. En el plano de las opiniones, soy libre de creer lo que se me venga en gana, y cambiar de opinión de la misma forma.

Al primer tipo de definición corresponde el espacio de las universidades y revistas especializadas. Al segundo, periódicos y medios de comunicación en general.

El foco de esta discusión no puede recaer solamente en si las desacreditadas terapias de reconversión funcionan o no. Debemos ser conscientes de los espacios con que contamos para ello, su valor, y desde ahí entablar un diálogo entre ideas diferentes u opuestas, analizar su incidencia en el desarrollo de nuestra sociedad, etcétera.

Como bien lo recordó alguien por ahí, la libertad de expresión colinda con el respecto a la dignidad de la persona y claramente hubo una falta grave a la dignidad de muchas personas gays, lesbianas, transexualesy bisexuales. ¿Debió aplicarse censura previa? en este caso? No, pero tampoco podemos dejar de denunciar este tipo de situaciones.

Pero esta es sólo mi opinión. Podemos discutirla.

———

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?