#Religión

Pastor Soto, la caricatura de la intolerancia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

“¡Pecadores!” y cosas por el estilo gritaba ayer un hombre conocido como el Pastor Soto en el Congreso en presencia de diputados que debatían sobre el Acuerdo de Vida en Pareja. Algunos reían, otros solamente miraban impactados lo que estaban presenciando en el corazón de la democracia: un fanático que decía defender el Evangelio con gritos de condena y de satanización hacia quienes viven el amor y que el único error que han cometido es enamorarse y querer vivir con gente de su mismo sexo.


Haber llevado a este personaje al Congreso es deslegitimar el tema y convertirlo en un show de gritos al viento que muy poco tienen que ver con la importancia de que las relaciones de todo tipo sean legitimadas por la ley

Eso Soto no lo entiende. Él sólo se remitía a gritar, a repetir como máquina un sinfín de cosas que alguna vez leyó y que tomó al pie de la letra como su verdad. La realidad humana y los sentimientos no le importan porque no aparecen en ese libro que tanto levanta y para mostrárselo a todos los que no se ciñan a lo que él cree.

Pero yo me atrevería a decir que él es sólo una anécdota, un personaje de ese gran anecdotario llamado Chile, en donde las calles se plagan de estas figuras que gritan al viento sus supuestas verdades, con un acento evangélico marcado que pareciera decir la buena nueva, pero que concentran más sus energías en condenar a quienes pasan frente a ellos con peinados raros y con gestualidades que no son de su gusto.

Por lo tanto traer a esos personajes a una discusión en la Cámara de Diputados es no entender lo que se está discutiendo. Es confundir la religión con la realidad. Las relaciones humanas con los dogmas, cosas que claramente no van de la mano, y que no tienen por qué ir de la mano en un Estado laico que si bien debe tomar en cuenta a todos los sectores de la sociedad en una discusión como la del AVP, no puede validar un discurso repetitivo y sin consistencia.

Haber llevado a este personaje es deslegitimar el tema, y convertirlo en un show de gritos al viento que muy poco tienen que ver con la importancia de que las relaciones de todo tipo sean legitimadas por la ley. No es concebible que una persona que repite consignas sea validado en un tema que trae consigo sensibilidades, sentimientos y un sinfín de factores, ya que no pueden prestarse para un espectáculo de las proporciones del que se dio en el Congreso. Eso es no respetar el ejercicio democrático.

Los dogmas personales no pueden estar sobre la política. Y, en este sentido, es importante no solamente apuntar a personas caricaturescas como Soto, sino también a quienes lo hacen desde otro podio, uno con más poder, con mejor apellido y con religiones que están mejor vistas por una sociedad clasista como la nuestra. Por lo mismo, junto con deslegitimarse la discusión, se desvía el foco, y quienes piensan como el singular pastor, muchas veces participan del debate público sin ser cuestionados, debido a su posición social, se escabullen ante el ojo público de manera más fácil muchas veces legislando o aplicando normas según sus convicciones, dejando de lado las vidas y necesidades de los demás.

Para ser preciso, parece no haber mucha diferencia entre el agitado estilo de Soto y el de Manuel José Ossandón, quien cuando fue alcalde de Puente Alto prohibió una normativa del primer gobierno de Bachelet, que establecía la repartición de la píldora del día después en consultorios para personas que no pudieran acceder a ella por cuestión de dinero. Ossandón, como buen patrón de fundo, se opuso, viendo su comuna como un pequeño feudo, poniendo así ante todo su religiosidad y sus creencias por sobre los problemas de los ciudadanos. Hoy es senador y nadie dice nada al respecto.

Es por esto que es importante saber cómo deben discutirse estos temas y medirlos según su importancia, y junto con ello identificar realmente al adversario político y no esconderlo llevando a personajes que solamente sirven para llevar la nota de humor.

TAGS: #PastorSoto AVP Evangélicos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad