#Religión

Chaltu may Karol Wojtyla

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El pasado domingo, Karol Wojtyla, también conocido como “Juan Pablo II”, recibió en Roma la beatificación por parte de su sucesor, Benedicto XVI. ¿Camino fácil?: sumarse al coro de columnistas que han cuestionado la oportunidad (apenas seis años después de su muerte) y, sobre todo, la pertinencia de dicho nombramiento. Se cuestiona y con razón, su anticomunismo recalcitrante, las condenas de su pontificado a los teólogos progresistas, el proceso de involución de la Iglesia respecto del Concilio Vaticano II y el manto de protección que otorgó a pederastas de la talla de Marcial Maciel. Todo ello, se señala, no lo haría digno de subir al “altar de los altares”. Como periodista, libre pensador y más encima, mapuche, poco y nada que decir sobre esto último. A decir verdad, que el ex Sumo Pontífice se instale en la sala de espera de la santidad no me va ni me viene. Tanto su supuesto milagro como todo cuanto se predica desde la Capilla Sixtina me resulta tan irreal como los diálogos del Dr. Zaius en “El Planeta de los Simios”. Que no se malentienda; no me estoy burlando del catolicismo. Mi punto es otro; no me pidan opinar sobre lo legítima o no de su beatificación. Si estará o no charlando hoy a la diestra de Dios Padre, acompañando a la crédito local, Laurita Vicuña, créanme cuestión de creyentes.

 
Despejado el punto, quiero rendir un sentido homenaje a Karol Wojtyla, el ex Jefe de Estado, el Político, el hombre. Puede que ninguno de ustedes lo sospeche, pero Wojtyla es tal vez el principal responsable del “mapuchismo” que un bendito día el abuelo Alberto decidió transmitir a un puñado de imberbes adolescentes entre los cuales, por cierto, me encontraba. Sucedió tras su recordada visita de Estado a Chile, el año 1987. Dicho viaje Papal y en especial su breve escala en Temuco, impactaría de gran manera en la vida de mi abuelo. No fue ningún arbusto ardiendo acompañado de su respectiva voz en off; fue su discurso, parte en español y parte en mapudungun, pronunciado en la mítica y hoy desaparecida Pampa Ganaderos. “Mi corazón se siente feliz al encontrarme hoy con los habitantes de La Frontera. En modo particular me alegro de saludar al pueblo mapuche, que cuenta con su lengua, su cultura propia y sus tradiciones. Sepan que la unidad de todos nosotros en Cristo no significa, desde el punto de vista humano, uniformidad. Al contrario, la Iglesia se siente enriquecida al acoger la múltiple diversidad y variedad sus miembros”. Hasta este punto, nada que sorprendiera al viejo Alberto. Meras palabras de buena crianza. La diplomacia vaticana con sus códigos. Sin embargo, lo que vendría lo golpearía como un huracán.
 
“Por eso, hoy desde Temuco, aliento a los mapuches a que conserven con sano orgullo la cultura de su pueblo: las tradiciones y costumbres, el idioma y sus valores propios… Sed conscientes de las ancestrales riquezas de vuestro pueblo y hacedlas fructificar… No pocas veces habéis sido objeto de injusticias y marginaciones. Hoy os quiero apoyar decididamente en vuestras demandas de respeto a vuestros legítimos derechos. No os dejéis seducir por quienes os ofrecen soluciones tentadoras e ilusorias a vuestros problemas, como son las del odio y la violencia o la del abandono injustificado de vuestras tierras y valores propios, para encontraros a menudo con una vida aún más precaria y difícil en las ciudades… Mas, no os dejéis abatir ni os atemoricéis por las dificultades, queridos mapuches… Al defender vuestra identidad no sólo ejercéis un derecho, sino que cumplís también un deber: el deber de transmitir vuestra cultura a las generaciones venideras, enriqueciendo, de este modo, a todo Chile con vuestros valores bien conocidos: el amor a la tierra, el indómito amor a vuestra libertad y la férrea unidad de vuestras familias”. 
 
Seamos sinceros. En menos de cinco minutos, Wojtyla dijo más a favor de los mapuches de lo que diría la conservadora Conferencia Episcopal chilena en los siguientes veinte años. Debió ser el discurso más político de toda su publicitada gira. Sepan que cambió la vida de muchos. Sin ser un católico practicante –de hecho, fue invitado en su calidad de dirigente social- lo que el abuelo Alberto escuchó aquella tarde en Temuco fue un ferviente llamado a la acción, a despertar, a desafiar la desaparición física y legal a que nos condenaba por entonces la dictadura de Pinochet y sus secuaces. Aquello fue lo que nos contó días más tarde, a su regreso a la comunidad en Entre Ríos. Tras pasar media vida en tribunales, reclamando inútilmente tierras y un mínimo de respeto, nunca antes había visto los ojos del chachay Alberto tan abiertos y brillantes. Tan vivos, en definitiva. Por ello y quizás cuantas cosas más, Chaltu may (muchas gracias) Karol Wojtyla. 
 
* Entrada publicada originalmente en The Clinic, edición del 5 de Mayo de 2011 
———–
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de mayo

Para quienes no creemos en lglesia Católica y por ende sus máximos exponentes a través de los años, llamense papas, cardenales, obispos y cuanto nombre hay; es imposible encontrar cierto tipo de conformidad en eso que caemos normalmente: “no me interpreta pero si es bueno para la gente” hay casos en que debería ser un NO o un SI, pero que sea rotundo. Cuántas veces nos topamos con muchas personas que aceptan el mal entendiendo que es el mal menor, no se si me explico. Siempre hacemos excepciones cuando el sentimiento es amorosamente mas fuerte que cualquier razón. Hablas con entrañable cariño acerca de tu abuelo, por lo mismo hay ciertos códigos que no paso a llevar, pues si algo respeto es el juicio de mis mayores, mas aún si lo aplican.

13 de octubre

Chaltu may Karol Wojtyla; por los niños abusados por los pederastas que tú engendro de dios, econdistes bajo tu sotana, hedionda de orines y pecados de la carne. Chaltu may Karol Wojtyla. Por haberele entregado esa iglesia simoniaca al opus dei. Chaltu may Karol Wojtyla, por todo lo que ayudastes a que ls dictaduras se siguieran manteniendo en sudamérica, por lo que ayudastes, al no sostener la iglesia progresista de Gutiérrez y Boffil; y ue siguieran cayendo tus hijitos muy queridos, pero que no te pagaban; lo que sí hacían los gobertantes de estas dictaduras. Ya que todos cantábamos: “… y qué dirá el santo padre, que vive en Roma, que le están degollando sus palomas…” Chaltu may Karol Wojtyla; porque en verdad se las degollaban.

Mafra Joel Valdivia

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica