#Política

Y la alegría, ¿viene con el fin de la transición?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El principal eslogan de campaña de la Concertación de Partidos por la Democracia, coalición que agrupó a diecisiete partidos de oposición a la dictadura cívico-militar encabezada por Augusto Pinochet, era el anuncio de que la alegría vendría. No, no es la actriz de ese apellido: es la consolidación de esas ansias de cambio escondidas a la fuerza por el peso de una magra noche.

Pero lo que podía haberse convertido en un hermoso proyecto de transformación democrática, que escuchara a la sociedad en su conjunto y caminara al tan anhelado desarrollo de la mano del crecimiento con equidad, se murió antes de que empezara a vociferarse quela alegría estaba por venir.

La suerte de la República Concertacionista se selló en una mesa, con unos pocos negociadores. Patricio Aylwin, Gabriel Valdés, Edgardo Boeninger: tres nombres que figurarán ampliamente en los años venideros serán los cómplices de una entrega fatal, la democracia obtenida a cambio de la protección y el blindaje a Pinochet y las fuerzas armadas. Todo se condensó en un tutelaje mutuo: el nuevo gobierno cubriría a Pinochet y él resguardaría el nuevo período a su imagen y semejanza. Para muestra un botón: tanto el boinazo y los “pinocheques” como los constantes discursos de “justicia en la medida de lo posible”, “respeto para Pinochet en el extranjero” y “territorialidad de la justicia” serán las demostraciones de lo que una vez fue un lindo sueño.

Pero no todos tienen la culpa, al menos en principio. En una primera etapa, las cúpulas concertacionistas –a espaldas de las bases- cooptarán la nueva democracia y la moldearán según acuerdos pactados. Ahora bien, los militantes como Ricardo Lagos y Eduardo Frei, precandidatos presidenciales en 1989, tendrán su responsabilidad posterior al querer cerrar ese eterno término llamado “transición”.

Este concepto opera a tres niveles: política, constitucional y social. La primera ha sido tratada de manejar muchas veces por las cúpulas concertacionistas, que posteriormente se amplían. Comienza con las negociaciones secretas de 1988 y culminan con las elecciones de 2010, puesto que un gobierno de derecha triunfa luego de medio siglo sin vencer en las urnas. La segunda, comienza con la negociación que deriva en las 52 reformas de 1989, que modifican la Carta Fundamental de 1980. Su término es forzado en 2005, cuando Ricardo Lagos da por “cerrado” el proceso. Sin embargo, no podrá culminar plenamente sino hasta que no se derogue tal texto. La tercera, no puede sino comenzar en 1983 y tener su cénit en 1989. Lamentable es ver cómo la República Concertacionista desmovilizó al país y lo desintegró socialmente. El proyecto de los sectores subalternos renace con fuerza en 2006, con las movilizaciones “pingüinas”.

Con estos antecedentes es legítimo preguntarse: ¿Acabará la transición algún día? ¿Llegará esa alegría que tanto se prometió? ¿O no será que, en realidad, son dos conceptos inventados para cohesionar a la gente cuando se tiene miedo de perder las elecciones?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de julio

Diego, si bien concuerdo en términos generales en tu planteamiento, no entiendo por qué delimitas la responsabilidad en tres personas, todas ellas democratacristianas. Lamentablemente los acuerdos de la transición fueron mucho más transversales, incluyendo incluso al candidato del Pc que avaló la privatización de la educación..

Saludos

dvrsalov

06 de julio

Hola, Christian. Uno de los autores de base que utilizo para esta columna es Felipe Portales, en “Chile, una democracia tutelada”. En este libro se ahonda en esas resposabilidades. Hay que distinguir dos tipos de acuerdos: los “implícitos” y los “explícitos”. En los primeros, estas tres personas -de quienes controlaron cupularmente el proceso- se sentaron directamente a conversar con las cúpulas cívico-militares; y en los segundos, sí tuvieron culpa los demás integrantes con poder. Estos tres democratacristianos tienen una responsabilidad directa en las concesiones del tutelaje, como quedó demostrado en esa investigación que menciono al principio. .

Muchos saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Lo que me marcó fue conocer jóvenes que tienen un talento artístico y un potencial deportivo enterrado por la ignorancia de las autoridades que no dan oportunidad al desarrollo de disciplinas culturales ...
+VER MÁS
#Política

La última actividad en un Centro de Sename

En consecuencia, ¿es Chile un país violento?, objetivamente tanto los datos a nivel nacional como internacional indican que no lo es, pero desde la subjetividad del temor y del miedo al parecer si lo es.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Es Chile un país violento?

La lucha del mundo feminista no es contra el hombre, ni odia al hombre, ni busca privilegio alguno para la mujer.
+VER MÁS
#Género

El feminismo en acción

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

¿Será que efectivamente la autoridad está llamada a hacer algo?, ¿algo distinto a lo que ha generado nuestra incomodidad como ciudadanos?
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Será cierto que no hay mal que dure cien años ni tonto que lo aguante?