#Política

Y la alegría, ¿viene con el fin de la transición?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El principal eslogan de campaña de la Concertación de Partidos por la Democracia, coalición que agrupó a diecisiete partidos de oposición a la dictadura cívico-militar encabezada por Augusto Pinochet, era el anuncio de que la alegría vendría. No, no es la actriz de ese apellido: es la consolidación de esas ansias de cambio escondidas a la fuerza por el peso de una magra noche.

Pero lo que podía haberse convertido en un hermoso proyecto de transformación democrática, que escuchara a la sociedad en su conjunto y caminara al tan anhelado desarrollo de la mano del crecimiento con equidad, se murió antes de que empezara a vociferarse quela alegría estaba por venir.

La suerte de la República Concertacionista se selló en una mesa, con unos pocos negociadores. Patricio Aylwin, Gabriel Valdés, Edgardo Boeninger: tres nombres que figurarán ampliamente en los años venideros serán los cómplices de una entrega fatal, la democracia obtenida a cambio de la protección y el blindaje a Pinochet y las fuerzas armadas. Todo se condensó en un tutelaje mutuo: el nuevo gobierno cubriría a Pinochet y él resguardaría el nuevo período a su imagen y semejanza. Para muestra un botón: tanto el boinazo y los “pinocheques” como los constantes discursos de “justicia en la medida de lo posible”, “respeto para Pinochet en el extranjero” y “territorialidad de la justicia” serán las demostraciones de lo que una vez fue un lindo sueño.

Pero no todos tienen la culpa, al menos en principio. En una primera etapa, las cúpulas concertacionistas –a espaldas de las bases- cooptarán la nueva democracia y la moldearán según acuerdos pactados. Ahora bien, los militantes como Ricardo Lagos y Eduardo Frei, precandidatos presidenciales en 1989, tendrán su responsabilidad posterior al querer cerrar ese eterno término llamado “transición”.

Este concepto opera a tres niveles: política, constitucional y social. La primera ha sido tratada de manejar muchas veces por las cúpulas concertacionistas, que posteriormente se amplían. Comienza con las negociaciones secretas de 1988 y culminan con las elecciones de 2010, puesto que un gobierno de derecha triunfa luego de medio siglo sin vencer en las urnas. La segunda, comienza con la negociación que deriva en las 52 reformas de 1989, que modifican la Carta Fundamental de 1980. Su término es forzado en 2005, cuando Ricardo Lagos da por “cerrado” el proceso. Sin embargo, no podrá culminar plenamente sino hasta que no se derogue tal texto. La tercera, no puede sino comenzar en 1983 y tener su cénit en 1989. Lamentable es ver cómo la República Concertacionista desmovilizó al país y lo desintegró socialmente. El proyecto de los sectores subalternos renace con fuerza en 2006, con las movilizaciones “pingüinas”.

Con estos antecedentes es legítimo preguntarse: ¿Acabará la transición algún día? ¿Llegará esa alegría que tanto se prometió? ¿O no será que, en realidad, son dos conceptos inventados para cohesionar a la gente cuando se tiene miedo de perder las elecciones?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de Julio

Diego, si bien concuerdo en términos generales en tu planteamiento, no entiendo por qué delimitas la responsabilidad en tres personas, todas ellas democratacristianas. Lamentablemente los acuerdos de la transición fueron mucho más transversales, incluyendo incluso al candidato del Pc que avaló la privatización de la educación..

Saludos

dvrsalov

06 de Julio

Hola, Christian. Uno de los autores de base que utilizo para esta columna es Felipe Portales, en “Chile, una democracia tutelada”. En este libro se ahonda en esas resposabilidades. Hay que distinguir dos tipos de acuerdos: los “implícitos” y los “explícitos”. En los primeros, estas tres personas -de quienes controlaron cupularmente el proceso- se sentaron directamente a conversar con las cúpulas cívico-militares; y en los segundos, sí tuvieron culpa los demás integrantes con poder. Estos tres democratacristianos tienen una responsabilidad directa en las concesiones del tutelaje, como quedó demostrado en esa investigación que menciono al principio. .

Muchos saludos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Es posible visualizar rápidamente varios otros aspectos en los que es posible identificar a ciertos vacíos en los que una gestión institucional de la Aduana podría crear valor público tanto para el Est ...
+VER MÁS
#Economía

Crear valor público desde Aduanas

El gran conflicto ético de nuestro tiempo, es con nosotros mismos. Nuestra falta de conciencia de sí mismos. El abandono absoluto, de una idea de hombre o mujer, luchando por una vida plena, porque eso se ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿Trabajadores o asociados?

Alguna vieja imagen para graficar la situación chilena de su proceso de desarrollo, nos vuelve hacia un túnel, un túnel muy largo al cual le perdimos la vista del ingreso y menos vemos aquella luz de la ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Andar a tientas, caminar a oscuras

La geografía del poder en la elección presidencial (primera vuelta), tendría relación con los resultados de la geografía del poder de la elección congresal y que ambas conviven con las “otras” geo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

La geografía electoral: pistas de lo que vendrá

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Revisando su manifiesto republicano, se evidencian intenciones de mantener el modelo de desarrollo impulsado en Chile en las últimas dos décadas del siglo pasado
+VER MÁS
#Educación

Libertad de enseñanza y mercado

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!

Si Kast es capaz de lucir ese 28% en primera vuelta es gracias a todos los que, con su condescendencia y tolerancia con la violencia, han abierto la puerta para que los moderados crucen la calle para encont ...
+VER MÁS
#Política

Amigue, date cuenta