#Política

Voto voluntario: la promesa incumplida

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace más de 2 años y medio los diputados y senadores vociferaron al país que se había aprobado la inscripción automática y el voto voluntario. Muchos pensamos que agregar algo de incertidumbre electoral  a las elecciones municipales del año 2012, podría ayudar a “despeinar” la política y agregar “aire nuevo” a un sistema seriamente dañado y asfixiado. 

Con nuestro mayor optimismo, pensamos que llegaría el día del retiro de aquellos  alcaldes y concejales que cumplirán 24 años en el mismo cargo, gracias a un electorado clientelar que por un grupo de beneficios y unas cuantas promesas, vuelven a otorgar el voto a las mismas autoridades de la comuna, en un ejerció cada vez más automático.

Resulta que, tras 32 meses del bullado anuncio, nada se ha resuelto para cumplir con la promesa del voto voluntario. Incluso algunos diputados, aduciendo la legitimidad que no tienen, respecto de los chilenos mayores de 18 años, desean que el voto además ahora, sea obligatorio. Vale decir, inscripción automática y voto obligatorio. 

El escenario de la obligación como un deber ciudadano respecto de la comunidad política en que se desenvuelven los electores, podría resultar atractiva, en la medida que los deberes sean iguales para autoridades y votantes. Sin embargo, ese pacto se rompe una y mil veces por parte de la clase política, que por su deseo de perpetuación en el poder, destroza con demasiada facilidad su compromiso con los ciudadanos.

Seamos directos. Una diputada que deja su distrito electoral para ocupar un sillón de ministra en La Moneda, está rompiendo su obligación con sus electores y con aquellos que no votaron por ella, pero les representa. Cuando el Presidente de la República obliga a un senador o senadora a que deje su circunscripción electoral para tratar de superar una crisis de gabinete, rompe sin duda alguna, el compromiso que tenían dichos congresistas con sus votantes. 

Cuando un diputado muere en el ejercicio político, es el partido que designa a uno de sus militantes para ejercer dicho reemplazo, lo que violenta a los electores del distrito, que deben aceptar la designación de alguien impuesto por las cúpulas partidarias, que carecen de legitimidad. La nueva autoridad puede no haber sacado ni un solo voto. O sea, impera la ley del dedo o la dedocracia.  

Entonces de qué obligatoriedad habla la clase política cuando aduce un supuesto compromiso de los votantes con la comunidad. Ocurre que el mayor infractor, del pacto gobernantes-gobernados es, lejos, la autoridad pública, que, además, le vuelve a solicitar a los electores que asuman mayores compromisos, aunque una vez más se imponga la ley del embudo.

En este caso, comparativamente, la clase política se parece bastante al caso de “La Polar”. La diferencia es que para un caso, las personas son clientes y para el otro, los ciudadanos son simplemente electores. En el fondo, el relacionamiento es muy similar.

Ambos saben que los clientes y electores son quienes sostienen el sistema pero, a la vez, los castigan mediante obligaciones a aquellos que les proporcionan las ganancias y los instalan en el poder. Sin embargo, cuando entran en crisis, sea la empresa o el sistema electoral, piden con total soltura, una vez más, que sean los clientes los que paguen las deudas de la multi-tienda y en el caso comparado, sean los electores quienes vuelvan a darle aire a un sistema electoral asfixiado, mediante la obligatoriedad.

 El voto obligatorio dejó de ser legítimo, a causa de los múltiples incumplimientos de la clase política, especialmente los partidos políticos, el excesivo presidencialismo y las malas prácticas de senadores y diputados, que han mantenido un sistema electoral que reproduce el poder y la perpetuación de una elite política que esencialmente es la misma en los últimos 50 años.    

Esperemos que la clase política cumpla con los plazos y se apruebe el voto voluntario, por que ello podría servir para recomponer en parte la confianza de los electores y de muchos chilenos que a pesar de poder participar de los procesos electorales, prefieren distanciarse de un derecho esencial, para elegir a las autoridades. 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Nuevos

La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Hoy en día, tenemos al alcance otros artefactos, distintos canales y una generación de ciudadanos impetuosos y concientes de colaborar con su trabajo comunicacional e informativo
+VER MÁS
#Medios

´El otro disparo` y su justificación social