#Política

Venezuela: algunas conclusiones sobre política nacional

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La importancia del programa es un lugar común dentro de los círculos de opinión allegados a la Nueva Mayoría. Si este diagnóstico devenido en lugar común llega a tener un correlato práctico fuerte, la tensión entre los dos modos de entender la política de izquierda amenaza con convertirse en una fuente permanente de inestabilidad.

Llama la atención que en Chile el conflicto de Venezuela haya alcanzado tanta importancia en tan poco tiempo. De un día para otro el tema dejó de ser de la competencia exclusiva de los analistas internacionales, para posicionarse en la boca de todos aquellos actores interesados en los asuntos políticos.

Nunca se había visto que la revolución bolivariana gatillara tantas y tan opuestas opiniones. Es de suponer que los hechos recientes hirieron una fibra del arraigado sentido común, una que dice relación con la ubicación de la violencia política en el espectro ideológico, a saber, que la intimidación y la persecución derivados del odio son instrumentos de la derecha.

Con el propósito de mostrar cuán arraigada está esa idea en el sentido común, no se necesita ir muy lejos en la historia chilena. Basta con recordar el intenso debate a propósito de los 40 años del golpe de estado. Entonces pudimos ver a la izquierda condenar con todas sus letras el terrorismo de estado, y del otro lado a una derecha silente, arrepentida de su complicidad en el mejor de los casos.

Con el propósito de mostrar que la herida existe, basta con señalar que el debate al interior de la izquierda se intensifica en el mismo instante en que un gobierno elegido democráticamente e ideológicamente afín, comienza a ejercer sobre sus ciudadanos niveles de represión cercanos a un autoritarismo.

Teniendo eso en mente, es fácil ver que las contradicciones del conflicto en Venezuela que ha permitido vislumbrar en el sentido común hacen que el asunto, por el lado de la violencia, obligue a la izquierda a buscar una salida coherente con su pasado reciente. La izquierda, en líneas generales, ha utilizado dos estrategias, incompatibles entre sí.

Uno, señalar que el ejercicio de la violencia es inconciliable con los principios de un sistema de gobierno democrático (efecto práctico: se condena la violencia venga de donde venga). Dos, denunciar un mal mayor (efecto práctico: se defiende la violencia ejercida por el oficialismo, se condena la violencia ejercida por la oposición). Entendemos que son incompatibles pues esta segunda estrategia pasa por alto el punto de la primera: no importa el proyecto político que se defienda, la violencia no es una vía adecuada para llevarlo a cabo.

Por supuesto, este debate tiene sus ramificaciones. Ambas estrategias, en el fondo, van acompañadas de una opinión distinta en lo tocante a la prioridad de los mecanismos institucionales en una democracia.

Para la izquierda que se identifica con la primera estrategia el cauce natural del conflicto político son los órganos de representación en sentido lato. Desde ese punto de vista, la primera prioridad del gobierno venezolano, si quiere detener la violencia vivida en las últimas semanas, debería ser la reconstitución del poder legislativo, diezmado en sus atribuciones y amenazado en su constitución, y el aseguramiento de la independencia en las organizaciones independientes del Estado, como los sindicatos.

Por su parte, los que favorecen la segunda estrategia no han puesto reparos a la extraña configuración del poder presidencial en Venezuela, en donde el decreto está por encima de la ley. Desde ese punto de vista, la primera prioridad del gobierno venezolano, si quiere detener la violencia de los opositores, es insistir en los medios empleados. Cuán lejos está dispuesta a llegar esta facción de la izquierda en su defensa del proceso bolivariano es una pregunta aún abierta. Que el gobierno de Nicolás Maduro gane la guerra económica y detenga a los golpistas son, por el momento, sus únicas preocupaciones.

No cabe esperar que esta diferencia de opiniones llegue a ser resuelta. Puede, sin embargo, suceder que el conflicto en Venezuela sea relegado a un segundo plano y que, por consiguiente, perdamos de vista que en Chile, en lo que respecta a la relación entre violencia y cambio social, existen dos izquierdas.

El anterior se vuelve un punto significativo cuando consideramos la proximidad del traspaso de mando. A estas alturas, la importancia del programa es un lugar común dentro de los círculos de opinión allegados a la Nueva Mayoría. Si este diagnóstico devenido en lugar común llega a tener un correlato práctico fuerte, la tensión entre los dos modos de entender la política de izquierda amenaza con convertirse en una fuente permanente de inestabilidad.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Persiste la indignación que experimentamos cuando supimos de su muerte a manos de agentes del Estado. Indignación porque el asesinato de Camilo fue un episodio más en la larga historia de abusos en contr ...
+VER MÁS
#Justicia

Lo que nos dejó la muerte de Camilo Catrillanca

Debemos ser nosotros quienes configuremos una institución a la altura del nuevo Chile, donde la represión, la des-inteligencia policial, el uso indiscriminado de la fuerza, las torturas, los apremios ileg ...
+VER MÁS
#Sociedad

La necesaria reforma de raíz a Carabineros

Las personas en situación de discapacidad comprendemos y somos parte de la lucha que está dando el pueblo chileno por vivir con dignidad, porque lo vivimos día a día, noche tras noche
+VER MÁS
#Política

Los ´cojos` también luchamos por la dignidad en Chile

Negar nuestra violencia, la de las calles, es negar una parte constitutiva de nuestra construcción social, que puede que no nos guste en nosotres mismos, pero la mera represión no servirá para sanar los ...
+VER MÁS
#Sociedad

El fuego y la violencia

Popular

Persiste la indignación que experimentamos cuando supimos de su muerte a manos de agentes del Estado. Indignación porque el asesinato de Camilo fue un episodio más en la larga historia de abusos en contr ...
+VER MÁS
#Justicia

Lo que nos dejó la muerte de Camilo Catrillanca

Debemos ser nosotros quienes configuremos una institución a la altura del nuevo Chile, donde la represión, la des-inteligencia policial, el uso indiscriminado de la fuerza, las torturas, los apremios ileg ...
+VER MÁS
#Sociedad

La necesaria reforma de raíz a Carabineros

Las personas en situación de discapacidad comprendemos y somos parte de la lucha que está dando el pueblo chileno por vivir con dignidad, porque lo vivimos día a día, noche tras noche
+VER MÁS
#Política

Los ´cojos` también luchamos por la dignidad en Chile

Negar nuestra violencia, la de las calles, es negar una parte constitutiva de nuestra construcción social, que puede que no nos guste en nosotres mismos, pero la mera represión no servirá para sanar los ...
+VER MÁS
#Sociedad

El fuego y la violencia

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Mientras en las poblaciones muere gente por “balas locas” del narcotráfico, Carabineros está persiguiendo actores sociales
+VER MÁS
#Uncategorized

Pacoleaks: ¿del débil protector?

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista