#Política

Un sentido de país

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los países, como las personas, necesitan un sentido para avanzar en una determinada ruta de desarrollo. Necesitan el encuentro con su verdadera personalidad y luego, fijar y modificar, si es necesario, las etapas, los plazos y las metas.

Es éste el único camino viable para llamar a la unidad nacional, para agruparnos bajo una bandera común, para encontrarnos como hermanos. Hacer llamados de unidad como los que escuchamos a diario, en torno a un gobierno determinado , el nuestro o peor aún, el mío, es un ejercicio nacido para el fracaso más rotundo y conduce a la desunión, a la frustración y el desapego.

Chile somos todos. Chile lo hemos logrado todos. Chile lo hemos cometido todos. Y todos tenemos que asumir la parte que nos corresponde. Tenemos una historia rica en aventuras, en desgracias, en desacuerdos. Conocemos los terremotos, los maremotos, las sequías, las guerras, las revoluciones, los golpes de estado, las dictaduras. También, épocas de generosa convivencia, de  conflictos solucionados en la amistad civil y la democracia. Somos responsables de Pinochet y de Pablo Neruda, y al decirlo, me duele ponerlos en la injusta vecindad de una frase.

Hagamos, al menos, un intento de describirnos, de poner en común algunas de nuestras características, de encontrar un punto de partida desde el cuál trazar una línea – ojala recta – a otro lugar en el mapa del desarrollo de las naciones.

Somos un pueblo heterogéneo. Con múltiples raíces étnicas e históricas, donde conviven descendientes de muchos países con los habitantes primigenios de la tierra, los pueblos originarios. Una convivencia que ha conocido la guerra, el exterminio, una brutal cristianización, un genocidio cultural. Algunos genuinos intentos de integración y múltiples hechos de explotación, subyugación, guerra sucia  y aniquilamiento. Un ramo que, lamentablemente, saca una calificación menos que regular.

Somos un pueblo industrioso, trabajador y responsable. Es una verdad a medias. Los hay, desde luego y abundantemente. Emprendedores, funcionarios competentes, profesionales destacados, trabajadores del campo y la ciudad confiables y juiciosos. La materia prima está ahí y es de buena calidad. Pero no es menos cierto que los estamos desaprovechando. Porque también hay abusadores, sinvergüenzas, estafadores, delincuentes de cuello y corbata, gente que se colude, se confabula, se concerta para apropiarse indebidamente del bien ajeno. Si bien, la proporción entre ellos es ampliamente favorable al honrado, el resultado favorece con aun mayor amplitud al que no lo es. Un puñado de ladrones es capaz de estafar a un millón de honestos, como hemos podido comprobar recientemente. El poder de unos es inmensamente superior al de los otros. Esa tendencia es, probablemente nuestro problema más acuciante, el que está haciendo masa crítica y nos tiene al borde de un precipicio. No voy a citar ejemplos porque ellos están dramáticamente presentes en nuestro quehacer diario y radican en el retail, la banca, las farmacias, la salud, la educación, la vivienda, en tantas otras actividades. Nuestra nota, en ese terreno, es un rotundo insuficiente.

Nuestra educación acusa también fuertes marejadas. Conviven ahí gobiernos que pusieron en ella su principal o única razón de ser con mercaderes que se han hecho propietarios del templo. Dos frases de la historia: Gobernar es educar. La educación es un bien de consumo. En esta ocasión, al menos logré interponer un punto seguido para no contaminarlas. Como el producto de la educación es evaluable sólo a largo plazo, resulta difícil darle una nota. Posiblemente, entre regular y mediocre. Pero lo dramático y preocupante es la tendencia que refleja la secuencia de ambas frases citadas. Vamos de culo, dirían los españoles. De más a menos, cuesta abajo, retrocediendo, avanzando hacia la ignorancia, como prefiera. Yo me quedo con la expresión castiza inicial.

Nuestra política es también de dulce y de agraz. Conviven ella grandes estadistas con bailarines, acróbatas, demagogos y charlatanes. Gente comprometida hasta con la vida propia y otros mercanchifles dispuestos a venderse (o alquilarse) al mejor postor. Que cada quien le ponga nombres a las características señaladas, me limito a constatar el hecho. Nuestra calificación global en el campo de la política, me temo que sea un tímido regular.

Hay, sí, un campo en el que destacamos y conseguiremos sin duda una calificación excelente, insuperable. En la creación de desigualdades hemos hecho notables progresos. El mundo entero nos mira o nos admira. Estamos como el Barça en la liga, siempre primeros o segundos en todo. La desigualdad de ingresos sólo se compara con la de expectativas. En este país nacen ricos y pobres. El sistema se encarga de que unos y otros se mantengan en su lugar. Quienes migran en un sentido u otro son la excepción. Naces como rico, tienes infancia de rico, educación como rico, salud como rico, mueres como rico y te entierran como tal. Lo propio es verdadero en caso de los pobres. Naces de la miseria, el frío y la ignorancia, te acuna la cesantía, las deudas, el alcoholismo y la delincuencia, te educa la mediocridad y la carencia. Trabajas como esclavo y te pagan como mendigo, tu salud tiene lugar en frías salas de espera, te mueres en la indigencia y te sepultan en la fosa común. Tus hijos siguen tus pasos.

Ahora que nos situamos en el punto de partida, hay que encontrar un camino. El que nos lleve a mejorar nuestras notas en todos los campos. Tú, ciudadano que eres inteligente y capaz, comprometido y valiente, lo hallarás. Nadie puede dictarte la solución, debes encontrarla por ti mismo. Conversa con tus amigos, vecinos, parientes. Escucha su opinión, expresa la tuya. Luego decide. Estoy seguro de que no te equivocarás.

——-

Foto: Tipos / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
peon

05 de febrero

El único camino de el que ha dispuesto la gente en las últimas décadas ha sido “LA RAYA” en un voto…

¿Las perspectivas?… Sólo más rayas para pensantes e impensantes… Para los unos, creyendo que con una raya no cambiarán nada y, para los otros, creyendo que con una raya escogerán a alguien que le quitará el manto de opresión al pueblo, soñando con ello tal vez y desengañándose después… Pero, no hay mas que rayas en el horizonte… Incluso, podrán escoger entre ir a hacer su raya o no hacerla, pero, no hay más posibilidades que sólo rayas en un voto…

Si hubiera un camino diferente que nos pudiera llevar a forjarnos un futuro distinto al que hoy visualizamos, ese podría ser NO ACUDIR A HACER LA RAYA, porque si no acuden a hacer su raya no habrá candidatos electos y así el sistema debiera abrir paso a la voz de la ciudadanía y tal vez podríamos cambiar todo lo necesario, debatiendo acerca de ello cuánto fuera suficiente, en una Cámara Ciudadana tal vez, para definir lo que queremos como pueblo, como territorios, como organizaciones civiles o sociales y como personas naturales en general…

Sin embargo, “la enyegüezida” mente nacional del pleno del pueblo está dopada con la propaganda televisiva y los cuentos de la política nacional que transmiten los noticieros que son financiados por los sistema de venta a crédito y, en general, todos piensan en qué cosa quieren comprar utilizando qué tarjeta de crédito y por cuál candidato votarán, haciendo, como decía, una RAYA con la que venderán una vez más, sin pensar en ello, su derecho inalienable a debatir acerca de el país que deseamos…

Es triste decirlo, pero, la mayoría de mis compatriotas son unos jetones sin remedio, jaja, a los que les podrían vender su propia cama dos veces y con gusto la pagarían…

No tenemos un futuro previsiblemente distinto a la tendencia, porque si nos quejamos del sistema educativo, entonces, la gran mayoría han sido mal educados y así, en consecuencia, sólo les queda babear por lo que les desean vender y lo más terrible de todo es que a ellos no les importa que se les caigan las babas porque saben que tienen más…

Si hay algo en lo que creo, si hay algo por lo que pienso que debiéramos luchar como pueblo y que podría hacer la diferencia entre la esclavitud que ha creado la MAFIA del sistema político-económico, eso es crear una Cámara Ciudadana porque con ella podríamos hacer realidad todos los proyectos que deseara la mayoría O justificara la razón… Sin embargo, hay quienes creen otras cosas y se dan vueltas y vueltas y más vueltas y no consiguen nada, porque pareciera que están construyendo una casa clavada con clavos y para ello sólo utilizan piedras de caliza que se rompen ante el impacto con las cabezas de los clavos y así, su casa, nunca termina de ser construida porque, en resumen, utilizan una pésima herramienta o metodología y “todos sabemos” que un MÉTODO o herramienta ineficiente lo más probable es que dé malos resultados y así, tal cual, es como sucede…

A pesar de todo ello, ideas como una Cámara Ciudadana no tienen forma de ser difundidas entre el pueblo de forma masiva, porque a pesar de que algunas personas pueden comprender la idea, a otras les estorban .. una serie de prejuicios que imaginan al presionar la tecla del símbolo “igual a” en sus calculadoras chiquititas y egoístas…

A pesar de todo, sin embargo, creo que llegará el día en que el pueblo entienda lo que éste peón dice y entonces los corderos ya no dudarán en convertirse en leones…

http://www.camaraciudadana.cl

gfdgd

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?